lunes, 16 de enero de 2017

Reseña: "La vida es Linda" - Linda Guacharaca

En Colombia las calles tienen un común denominador, y no son los huecos, la basura en el suelo o los vendedores ambulantes, sino los animales sin hogar. En cada esquina vemos perros y gatos escarbando entre lo que para nosotros es basura, en busca de algo de lo cual puedan alimentarse. Ellos son víctimas de peleas territoriales con los de su misma especie, del maltrato proveniente de los seres humanos, del ataque inmisericorde de máquinas con ruedas y sin alma, de discriminación por ser más criollos que la chicha, o de los diferentes estados de ánimo por los que pase el clima día tras día.

Ellos son seres vivos como ustedes o como yo, con derechos al igual que todos, y con un merecido espacio en este planeta al que llamamos hogar. Ojalá algún día entendamos el precioso, aunque maltratado, concepto de convivencia.

Linda Guacharaca es una perrita criolla de color dorado, caminado sensual y sonrisa diabólicamente encantadora. Ella, al igual que todos, carga con una historia a cuestas, pero créanme, su vida es merecedora de ser contada, y es por eso que el proyecto independiente Ediciones Guacharaca ha decidido darle un espacio. Es hora de meter el hocico y hablar de “La vida es Linda”.

Yamila, la mamá de Linda, es la administradora del blog elmundoa4patas.com, mediante el cual hizo una campaña de financiamiento conjunto para hacer que lo que en su momento fuera un simple sueño, se convirtiera en el proyecto tangible con que contamos ahora. Un libro físicamente maravilloso, lleno de detalles visuales que van muy de la mano con la historia que dentro de pasadas 200 páginas se cuenta.


Esta es una novela autobiográfica en la cual Linda Guacharaca, de su pata y letra, nos cuenta todo lo que tuvo que atravesar desde el día que una mujer de un acento extraño y al que ella no estaba acostumbrada, decidió tomarla en sus brazos y darle un giro de 180° a su existencia. Aunque el estado de Linda no podía ser peor (desnutrida, con la columna maltrecha, una pata inservible, miles de pulgas que la habían hecho su hogar, y con problemas psicológicos graves debido al maltrato al que había sido sometida), la vida le tenía muchas cosas en el camino a esta luchadora incansable.

El de Linda es un recorrido que en materia editorial, textualmente hablando, puede dejar por momentos mucho que desear, pues ciertos apartados lucen como charlas apresuradas, palabras al viento o pensamientos sueltos que no se conectan de manera adecuada o que lucen precipitados, pero todo eso queda de lado ante lo inspiradora que puede llegar a ser.

Linda y Yamila son un ejemplo de vida para cualquiera de nosotros, pues se sobrepusieron a un sinfín de situaciones que las llevaron al límite, para llegar a ser la familia que son hoy en día (sí, una familia, porque, aunque algunos se mantengan en la cerrada posición de afirmar que solo hay un tipo de familia, la realidad nos muestra otra cosa).

Capítulo a capítulo vamos a ir conociendo todas y cada una de las cosas por las que este par de luchadoras tuvieron que pasar en el proceso de resocialización de Linda y de adaptación de Yamila: visitas al veterinario, miedo a la calle, compartir un espacio, buscar una nana, salidas al parque, conocer a los abuelos, hacer amigos, tomar un baño, viajar, extrañar el pasado, habituarse al presente y plantearse un futuro.

Foto tomada de elmundoa4patas.com
Cada paso que damos junto a esta perrita de espalda en forma de “S” y su mamá, está cargado de dosis precisas de inocencia, jocosidad, rabia y tristeza. La vida no es nada fácil, todos tenemos problemas, y textos como el que Linda nos regala son un bálsamo poderoso de cara a ejercicios de reflexión y al fortalecimiento de nuestras cualidades sociales, pues la voz de esta cuadrúpeda es inimitable, poderosa y esperanzadora.

Pero además de esas precisas dosis ya mencionadas, el texto está minado de mensajes y enseñanzas funcionales y pertinentes para todo momento de la vida, y no solo en nuestro relacionamiento con los animales, sino con otros seres humanos y en nuestra interacción con nosotros mismos. Aquí nos encontraremos con una definición bastante válida de lo que son el amor y la amistad, una forma de vida más que interesante, un reflejo de cierto tipo de actitudes que bien podríamos reprocharnos, y, en fin, un montón de cosas que vale la pena leer, problematizar y vivir.

“La vida es Linda” es una oda a la felicidad, a la lucha constante, al no darse por vencido, al amor sin medidas y al deseo indeterminado de vivir a pesar de todo. Una historia valiosa en todo el sentido de la palabra, que me hizo reír como loco y aprender mucho. Esta señorita se lleva en su lomo una de mis lágrimas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario