domingo, 15 de enero de 2017

Reseña: Esos pequeños gestos – Patricio Sesnich Espinoza

Un par de semanas de vacaciones antes de ingresar a un nuevo empleo es la oportunidad perfecta para estar en calma y disfrutar de la ciudad de una manera que usualmente no se tiene. Salí un jueves a comprar un libro que solo tiene distribución en una librería ubicada en el norte de la ciudad, a unos 30 minutos en el sistema de transporte masivo de la ciudad en la que vivo.

Siendo las 11 de la mañana tomé un bus rojo con menos gente de la que normalmente lo ocupa a la hora en que suelo tomarlo. Me senté en el vagón delantero del vehículo y busqué un puesto junto a la ventana como siempre hago. La silla a mi lado estaba vacía. Delante de mío, un par de señoras de aproximadamente 50 años cada una, hablaban de cómo había estado la novela el día anterior y de lo mucho que la historia de la protagonista les recordaba a su vecina que no vestía de la manera que ellas consideraban eran la apropiada para una dama. En el puesto de atrás un hombre de piel morena y músculos marcados le pedía perdón a quien supongo era su exnovia por la embarrada que había cometido en la fiesta del fin de semana en donde se pasó de tragos y le armo pleito por causa de unos celos que, ya había entendido, eran injustificados.

Guardé el libro de turno en mi mochila y me puse los audífonos. Cuando las historias salen desde mil flancos, lo mejor es hacerle caso a la música.

A diario miles de voces nos cuentan sus vidas en pequeños fragmentos que sin querer nos obsequian, y que de manera imprevista escuchamos y hacemos nuestras así sea por un instante. Esta es la espina dorsal de “Esos pequeños gestos”, libro auto publicado por el autor chileno Patricio Sesnich Espinoza.

Este es un compendio de historias cortas y cotidianas, que se construyen entre voces conocidas, habituales, vinculadas, rutinarias e impacientes.

En menos de 100 páginas el autor crea un hilo conductor común en medio de conversaciones independientes, alejadas y sin protagonistas recurrentes. Hombres y mujeres, padres e hijos, esposos, amigos, compañeros, en fin, seres humanos con un lazo de por medio, nos regalan algo de su vida.

Cada conversación viene con un mensaje de por medio y con una fuerza particular, que muchas veces se ve lastimada por lo forzoso que se siente todo, o por el ánimo formativo y reflexivo que pretende dar el autor con cada uno.

No importa la forma de vestir, el sexo, el género, la inclinación política, la creencia religiosa o cualquier rasgo distintivo en un ser humano particular, sino los lazos que se tejen en su mente y la relación que se construye con el otro.

“Esos pequeños gestos” es un libro interesante para pasar un rato y recordar una serie de cosas importantes de la vida diaria. El esfuerzo de un autor por dar a conocer su voz, acompañada de detalles editoriales de calidad que se agradecen y que harán que este libro se quede en la memoria de quien lo lea.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario