martes, 30 de agosto de 2016

Hablemos de paz

Soy habitante de un país que lleva sumergido en la violencia hace más de medio siglo. Esta problemática de dimensiones inconmensurables ha traído consigo terribles consecuencias que de uno u otro modo, y en mayor o menor proporción, han calado en cada uno de nosotros. Un estado corrupto y claramente apartado de los ideales del pueblo, una sociedad apática y desmemoriada, unos objetivos desdibujados por la ambición y los caminos fáciles, un atraso en términos de desarrollo que parece infinito, una sensación constante de desconfianza ante nuestro prójimo, miles de infancias perdidas en medio de balas y abusos, abandono del campo por causa del desplazamiento forzado, derechos humanos violentados por doquier… Bien podría quedarme toda la vida enunciando lo que la violencia ha significado para mí país (y para el mundo entero), pero esa no es mi intención.

Tomada de elfichero.com

Puede sonar repetitivo, cliché o lo que quieran, pero las oportunidades se presentan muy pocas veces en la vida, y está en cada uno de nosotros dar un paso adelante para aprovechar todo lo que de ellas venga.

Actualmente Colombia está ante un escenario que luego de tantos fracasos e intentos fallidos, parecía imposible. Un escenario histórico.

Muchos dicen que un acuerdo con un grupo al margen de la ley no es la solución definitiva, que una firma no causará la paz inmediata, o que un apretón de manos no será el “y vivimos felices por siempre” que tanto buscamos. Quizá todo lo que mencioné no sea el final del camino, pero sí es el principio de una nueva historia, el primer ladrillo en la construcción de una nueva Colombia. El “Erase una vez” del cuento que pensamos escribir.

Llevamos más de 50 años viviendo en un lugar que ha hecho de la violencia su doctrina de vida, y eso ha causado en todos nosotros una sensación arraigada de miedo y desconfianza. Pero es tiempo de cambiar el chip y de ver más allá. Es tiempo de ver las ventajas que tiene el pensar en una nación en donde el perdón, la justicia y la redención vayan de la mano; en donde dejen de invertirse millones y millones en armas y camuflados; en donde la salud y la educación sean un derecho y no un privilegio; en donde podamos salir tranquilos a la calle sin los temores inculcados que esta eterna etapa han dejado marcados en nuestro ser.

Ad portas de la firma de un acuerdo de paz han llegado a mí letras hablando de la guerra. Han llegado párrafos de reflexión y concientización ante la peor parte de nosotros mismos. Han llegado páginas llenas de espejos ante la cara que deberíamos dejar de lado.

Janne Teller podría ser definida de muchas maneras, pero prefiero condensar todas las palabras que he encontrado sobre ella en una concepción que puede parecer pretenciosa, pero que considero es certera y muy válida. Más allá de sus letras, su trabajo como activista en defensa de los derechos humanos, sus conocimientos en materia de economía, sus reflexiones acerca de la vida, y todas las demás cosas que haya hecho y le queden por hacer durante su existencia, Janne Teller es una mujer de paz. Reflejo de lo mencionado es el discurso impreso en tinta sobre el papel en su pequeña pero gigantesca obra, “Guerra”.

Cuando hablamos de paz y de un acuerdo tan trascendental como el que se encuentra en la agenda de discusión nacional, es importante no solo sentarnos a revisar qué está plasmado en ese documento, sino a reflexionar acerca de a qué le estamos apostando con un sí, o con un no ante el mismo. “Guerra” de Janne Teller es un relato corto que resulta perfecto de cara a ponernos de pie ante estragos de la violencia que muchos jamás vivimos en carne propia. No se centra en lo explícito y amarillista que suele ser la gallina de los huevos de oro de los medios de comunicación, sino que intenta crear una experiencia mucho más profunda y sensitiva, en donde el lector es el total protagonista y elector de su destino desde la sala de su casa.

Quizás el mayor acierto y lo más valioso del texto de cara a nuestro presente, es la contextualización del mismo, pues no nos habla de conflictos al otro lado del mundo o de años en los que la energía eléctrica era un lujo, sino que nos mete de lleno en lo que está pasando. “Guerra” se desarrolla, vive y padece en la Colombia hoy, esa que está ante una oportunidad de dar una vuelta a la tuerca que puede ser definitiva no solo para el estado ni para los grupos al margen de la ley, sino para todos y cada uno de nosotros como nacionales de este país. Un libro sensato, al punto y totalmente recomendado, especialmente para el momento, pero útil en cualquier instante de la historia. 

La paz no es algo que surja por arte magia; como todo proceso humano y social requiere de pruebas, de errores, de tiempo y de acciones. No importa si nuestra respuesta será sí o será no. No importa si el personaje líder en el proceso nos agrada o nos molesta. No importa si el vecino nos dice idiotas por querer marcar una casilla u otro. Lo que realmente importa es que leamos, veamos y escuchemos; lo importante es que nos informemos y seamos parte de lo que está pasando y que dejemos de lado ese toque de indiferencia que lamentablemente nos caracteriza y que claramente nos tiene como nos tiene.

Mi invitación después de todo esto es a imaginarnos un mejor país. Mi invitación es a darle la oportunidad a un discurso diferente. Mi invitación es a salirnos de la zona de confort. Mi invitación es a poner nuestro granito de arena, y apostarle al cambio. Mi invitación es a paso a paso construir un mejor lugar y una mejor sociedad. Esa, es mi pequeña invitación.



Mi tiempo con Cristina Alemany

La vida va poniendo oportunidades en tu camino, y es decisión propia qué hacer con ellas. En uno de los muchos viajes que la literatura me ha permitido, conocí a una mujer de porte serio a primera vista, pero con una luz inconfundible e irrepetible. Esta vez tuve la tremenda oportunidad de entrevistar a la mujer detrás de la movida infantil y juvenil (en lo que a libros se refiere y todo lo que culturalmente esto representa) en Argentina. Aquí les dejo mi valiosísimo tiempo con Cristina Alemany...


¿Cómo llega Cristina Alemany al mundo de la literatura?

Por vocación, por amor, por insistencia... Cuando tenía 11 o 12 años lo que más me gustaba hacer era leer y escribir. Eso cada vez tomó más impulso.


Estudié Letras, pasé algunos años buscando... hasta que entré en una editorial. Y nunca más me detuve.

Gracias a mi blog, he tenido la oportunidad de conocer muchas personas que participan en las diferentes etapas de la cadena del libro, especialmente en lo que a literatura juvenil respecta; pero muy pocas con la energía, la dedicación y el esmero con el que tú lo haces ¿por qué apostarle a esto?

Creo que fue empatía pura. Me empezaron a contactar chicos desde los 12 a los veintitantos, con pasión por leer, por ser escuchados. Y había un cierto vacío. Me fui metiendo y descubrí que me gustaba mucho, que había bastante camino por recorrer y que el entusiasmo y la energía de los jóvenes me contagiaban. Además, fue tener que aprender algo nuevo, y eso es lo mejor: aprender de las nuevas generaciones. Cuando empecé, ni Facebook tenía... pero de a poco me fui poniendo al día. Y ahora no lo dejaría por nada.

En mis últimas visitas a la librería me he encontrado con un cuadro repetitivo que me resulta bastante fascinante. Un niño no mayor de 10 años se acerca con cara de emoción a la sección de literatura infantil y agarra con fuerza entre sus manos un nuevo amigo, mientras su padre le pregunta al librero de turno si conoce otros libros que puedan interesarle a su hijo. ¿Qué está pasando en el mundo para que poco a poco cada vez más niños vean en los libros una opción? 

Esa es la tarea de las redes sociales, el aporte de bloggers, booktubers, bookstagrammers, clubes de lecturas online, el traspaso de libros juveniles a las pantallas, la interacción global. Millones de chicos de todo el mundo hablando del mismo libro, o del mismo autor. Hoy en día la literatura juvenil da la posibilidad de "pertenecer" a un grupo, a una comunidad, a un fandom. La función de socialización es muy importante, para chicos que están lejos, o solos, o son tímidos, o aman leer y no tienen alrededor con quién compartir ese gusto. Eso viene creciendo en los últimos 10 años. En todos lados es igual: los chicos leen más, se han apartado un poco de la TV y se entretienen con lecturas y todo el mundo online que gira alrededor de esas lecturas.

La literatura juvenil viene siendo sujeto de críticas frente a la calidad de su contenido, la simplicidad de sus propuestas, la copia indiscriminada de estructuras, y el oportunismo de los autores, entre muchos otros aspectos. ¿Qué opinas al respecto?

Hay de todo un poco, como en los otros géneros. Hay cosas buenas, hay cosas originales, hay autores increíbles y otros que no tanto u otros que directamente, ni valen la pena. Pero los chicos no son tontos: si el libro es una copia, se dan cuenta, si es malo, también, y ni qué hablar si se aburren o les resulta predecible... Esto es porque leen mucho. El adulto que no está tan informado tiende a decir que todos los libros son como “Harry Potter” o “Los juegos del hambre”. Y no es así. Hay mucha variedad... tanto de autores como de temas y de calidad.

¿Por qué es importante la literatura juvenil?

Porque ayuda a desarrollar integralmente a una persona. Es indispensable para la formación intelectual, para crecer, para despertar la imaginación, para practicar la comprensión de textos, para expandir el conocimiento, para mejorar el vocabulario y la ortografía... Podemos seguir esto hablando además con psicopedagogos, neurólogos, docentes... Las ventajas educativas, cognitivas y madurativas son múltiples. Es difícil encontrar algo malo en leer, a menos que lo hagas casi a oscuras, 10 horas seguidas en una pantalla, sin lentes... Ok, no le consultemos a un oftalmólogo si leer es malo... :)

Los booktubers y los bloggers se han convertido en un pilar de altísima relevancia dentro de la vida de los libros, lo cual, a pesar de los contenidos repetitivos y la presencia de los mismos libros en la mayoría de medios de difusión (canales o blogs), me parece muy positivo pues logran acercar un objeto que muchos hacían ver como exclusivo para eruditos, a un público cada vez mayor. ¿Cuál es el siguiente paso para esta comunidad?

En primer lugar veo que cada vez hay más editoriales colaborando con ellos, además de lo que se compran por sus medios, y eso hace que varíe más lo que reseñan. Pero es cierto que si sale un nuevo libro o una saga top, o de un autor consagrado, se ve lo mismo en todas las cuentas o canales. Eso pasa en muchos aspectos culturales y en el mundo adulto también, con libros, films, música. Lo que es mainstream sale todo a la vez y está presente en todos los medios.

El próximo paso es la profesionalización. Veo a muchos BBB (bloggers, booktubers y bookstagramers) que están descubriendo su vocación a través de los libros. Van creciendo; deben estudiar en la universidad o trabajar, y veo a muchos volcándose a la industria cultural o editorial, directamente: edición, letras, traductorado, periodismo, docencia, diseño, guiones de cine y TV, escritura... ¡Me parece muy bien! Bienvenidos, porque la rueda debe seguir girando.

Magia, vampiros, romance paranormal, distopías… ¿Cuál crees que será la próxima tendencia en lo que a literatura juvenil respecta? 

Eso no es tan fácil de predecir. Hace ya un par de años que vengo escuchando que se acabaron las distopías. Pero cuando sale alguna buena, todo el mundo se vuelca a leerla. Eso no se puede imponer o decretar. Sin importar el género, si la historia es buena, está bien escrita y la trama te atrapa, va a ser leída y recomendada. No obstante, creo que en este momento lo que es thriller, terror, policial, misterio (que suena muy parecido, pero no lo es tanto), por un lado, y la temática LGBT (ya sean historias reales, ficción o no ficción) tienen una fuerza grande para lo que queda de este año y el 2017. Y una buena novela de fantasía (que no es nada fácil encontrar) siempre va a funcionar.

Estoy en busca de títulos juveniles para mi colección ¿podrías recomendarme algunos que deban estar sí o sí en mi biblioteca?

Para mí, los infaltables son: “Demian”, “El retrato de Dorian Gray”, “El guardián entre el centeno”, “Peter Pan”, “Un mundo feliz”, “1984”, “Los juegos del hambre”, ”Maze Runner”, ”La quinta ola”, ”El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares”, “Harry Potter”, “Éramos mentirosos”, “Tru & Nelle”, ”Persona normal” y muchos más. Es difícil nombrarlos a todos... además de que cada lector tiene sus imprescindibles.

¿Qué es #numeral?

Es una nueva editorial juvenil, en español, un proyecto muy lindo que me ha llevado todo este último año y que ya ha comenzado a lanzar sus primeros libros. Empezamos en Argentina y nos estamos expandiendo a toda América.

Lanzamiento de "Emmy & Oliver", el primer libro de la editorial #numeral. Todas las fotos de esta entrada vienen del twitter de Cristina Alemany.

¿Qué son los libros para Cristina Alemany?

Hace rato que los libros son mi vida. Y no hablo solo de trabajo. Hablo de todo lo que han significado para mí, desde chica: amor, amistad, familia (esa enorme biblioteca que tenía mi abuelo en su casa y de la que todos nos nutríamos y después conversábamos, en la mesa) mente abierta, vuelo, libertad, la posibilidad de pensar más, de salir adelante, de no estar nunca solos. Los libros son como mi puente con los otros, como si fueran mi misión en este mundo. Trabajar con ellos y unir autores con lectores, realidad con imaginación, sueños con oportunidades.


Los libros son todo. No imagino una vida sin ellos y sin todo lo que ellos conllevan a su alrededor. Una vía de comunicación y acercamiento que trasciende todas las fronteras.



Reseña: Tres hombres: dos padres y un hijo - Gonzalo García Valdivieso

La discriminación y el rechazo, lastimosamente, están arraigadas en nuestra esencia como seres humanos. Desde el simple acto de mirar de manera despectiva a alguien por la ropa que está usando, por la música que le gusta o por los libros que lee, hasta las marcas en la historia que ha dejado (y sigue dejando) la pretensión de pensar que una raza, un género, una religión o un bando político nos hacen mejores que los otros, esta realidad se hace evidente.

Hoy por hoy la diversidad de género se ha plantado en la mayoría de escenarios como un discurso de aceptación y discordia al mismo tiempo, en donde la búsqueda de la igualdad se pone de frente a una oleada de moral bastante cuestionable forjada en letra escarlata y plasmada con bendiciones de por medio. Solo hace falta rebobinar el casete un poco y ver en el pasado el tiempo en que los negros eran esclavos por el simple hecho de ser negros, o las mujeres no tenían derecho a votar pues era algo exclusivo de los hombres.

En la Feria Internacional del Libro de Bogotá del 2016 me encontré con una portada bastante colorida y un título muy sugestivo para lo que estamos acostumbrados a ver en el mercado nacional. El invitado del día de hoy es “Tres hombres: dos padres y un hijo” de Gonzalo García Valdivieso, publicado por Ediciones B.

En esta obra nos encontramos con Faustino (el mismo Gonzalo García Valdivieso), quien desde el lanzamiento de su último libro nos irá narrando lo que junto a su pareja han tenido que soportar al tomar la decisión de adoptar un hijo en un país como Colombia. Valga aclarar que Faustino es homosexual.

Desde que inicias la lectura del libro es evidente la influencia que tienen la antropología y el periodismo en la pluma del autor. García Valdivieso va creando su historia bajo un halo crítico notable, con un estudio social muy pertinente, opiniones contundentes, referencias periodísticas a tener en cuenta y destellos de jocosidad y explicitud muy necesarios para el tema tan pesado y polémico que está tratando.

A partir de la gestación de una nueva vida y hasta el camino al altar de esta misma, el autor va dejándonos migas de pan de lo que vivió en el proceso de convertirse en padre y de lo duro que es ser diferente en una sociedad tan normalizada, en donde la solución más fácil ante la discriminación es culpar al discriminado en lugar de educar al que discrimina.

El libro es una denuncia en todo el sentido de la palabra no solo ante la sociedad sino ante sí mismo; una denuncia fuerte y sin miramientos, sin suavidades o aguas tibias. La voz de Faustino (el protagonista) se siente honesta ante un panorama lamentable, y dolida ante la hipocresía y doble moral bajo la cual se construye esta sociedad, de la cual él mismo hace parte, y a la cual él mismo alimenta.

Esto último fue una de las cosas que más me gustó, pues el relato tenía una fuerza especial gracias al aire testimonial que lo acompañaba, pero al mismo tiempo ese apersonamiento que es totalmente evidente dentro del pasar de las páginas, va dejando lentamente de lado la historia principal. El texto es una mirada muy personal, casi que un cúmulo de letras autobiográficas que mutan en opiniones válidas y certeras, que dejan al libro en un peligroso baile entre dos mundos y sin una postura clara. La voz literaria del autor en cabeza de Faustino en muchas ocasiones muere y da paso a las palabras del propio Gonzalo García Valdivieso, quien se siente con más fuerza que la misma historia que aparentemente se nos está narrando. La novela se desdibuja ante la grandeza del trabajo crítico, con aires periodísticos y antropológicos, de la obra.

Tomada de www.laopinion.com.co
Uno de los discursos más claros y contundentes del autor está ante el papel de la iglesia y su influencia dentro de la conformación y consolidación de Colombia como “sociedad”. Duele leer y notar que todo lo absurdo y triste que se cuenta no es más que un reflejo irrefutable de nosotros mismos. Duele ver como la violencia es la forma de vida que hemos aceptado y las irremediables consecuencias que esto ha dejado en cada uno de nosotros. Duele saber que una biblia, una camándula y las directrices de una institución plagada en la corrupción y manchas grises en sus decisiones parecen ser el derrotero de un pueblo rezandero e inconsciente. Con lo anterior no estoy diciendo que todo lo que tenga relación con la iglesia sea malo, pero es imposible tapar el sol con un dedo.

Otro detalle muy valioso dentro de la construcción de la “novela” resulta del papel que todos los personajes juegan y de la importancia que esto tiene en el diseño de cada uno de nosotros como persona, y en conjunto como una sociedad: todos, independientemente del escenario en el que nos movamos, tenemos algo que decir y contamos con las herramientas para hacer de este un lugar para vivir más incluyente. Tanto ustedes como yo somos parte de un todo que nos forma de una u otra manera, y esa realidad es la que está grandiosamente plasmada dentro de la obra.

“Tres hombres: dos padres y un hijo” es un relato crudo, divertido, conveniente y puntual para el momento histórico en el que nos encontramos; un desahogo notorio que duele a la lectura. Este es uno de esos libros que no se va por las ramas, sino que es claro y dice la verdad, por dura que parezca.



lunes, 29 de agosto de 2016

Mi tiempo con Jacqueline Goldberg...

Hace unas semanas llegó a mi casa un niño rebelde, malgeniado y mal mirado. El pequeñín se resistía a dormir, desayunar, asistir al colegio o hacer cualquier actividad a la hora normalmente aceptada. Aunque no fue sencillo, nuestra convivencia de a poco mejoró, y cuando menos lo pensé, estábamos sentados en el cuarto comiendo pan, café, huevos y fruta antes de irnos a dormir. 

En esta oportunidad quiero presentarles a una laureada poeta y escritora de literatura infantil venezolana. Este es mi tiempo con Jacqueline Goldberg...



¿Cómo van las cosas por Venezuela?

Van. A ciegas. Con muchas dificultades, una cotidianidad atroz, días de encierro. La escritura en ese contexto es jadeante, una batalla contra el infortunio. Pero también va. Los rumbos son impredecibles. Hay que seguir haciendo lo que uno hace, porque cuando esto acabe —lo bueno y lo malo tienen fin— no quiero que el destino me pille con las manos vacías.

¿Por qué decidiste empezar a escribir?

Porque me sentía sola, ajena al mundo que me rodeaba. Necesita hallar fuerzas para cuidarme del matoneo del que era víctima en el colegio. Escribir se hizo refugio, paz, territorio ganado. Tenía yo ocho o nueve años. Comencé escribiendo textos narrativos. Alrededor de los trece años descubrí la poesía y solo leí y escribí poesía. Esos caminos iniciales e inciertos se hicieron formales y una decisión de vida a los dieciséis años, cuando entré en un taller literario y en la universidad.

¿Cuál es la importancia de tratar con los niños temas tan trascendentales en la vida, como lo es la muerte?

No hay temas tabú. Los niños los descubren todos por sí solos. Es mejor hablarlos, mostrarlos. La escritura es uno de los posibles caminos para poner sobre el tapete aquello que la realidad impone de golpe.

Mi primer libro infantil, "Una señora con sombrero" (Monte Ávila Editores), habla de la muerte. No creí que era un libro para niños, lo escribí sin pensar en formatos ni público. Mis amigos vieron en él un tono infantil y me sugirieron mostrarlo a un editor de obras para niños. Lo hice con resquemores y la editorial decidió publicarlo con ilustraciones. Era 1992. Había pocos libros que hablaban a los niños sobre la muerte de un abuelo, al menos no en mi país. La recepción fue muy positiva, una verdadera sorpresa para Monte Ávila Editores y para mi. El libro tuvo alrededor de quince reimpresiones y hoy está sumergido en el limbo que es la editorial del estado en Venezuela. Debo rescatarlo de tan oscuras garras.

Todas nuestras acciones en la vida persiguen un objetivo, desde el crecimiento profesional al estudiar una maestría hasta el simple hecho de quedarnos todo el día en la cama un fin de semana para descansar. ¿Qué objetivo persigues con tus libros?

No hay un objetivo tangible mientras escribo, ni siquiera cuando publico. Todo lo que se asocia al libro como pulsión puede parecer banal: ¿ego, catarsis? No tiene un escritor obligación de conceptualizar sus despropósitos. Eso lo hace luego el mercado y la crítica. Los libros son necesidades interiores, hay que confiar en que muchas otras personas anhelan lo mismo y que el libro algo dirá más allá de quien lo escribe.

Para muchos la literatura infantil puede parecer un ejercicio fácil y bastante simple, pero tengo muy claro que no es así. Enseñar algo y mantener la atención del niño, no debe ser tarea fácil. ¿Qué hay que tener presente a la hora de escribir y generar contenidos para los más pequeños del hogar?

Sin duda la recepción de un libro infantil implica elementos éticos que pueden pasarse por alto en lecturas dirigidas a adultos. La responsabilidad es enorme. Cada palabra tiene un peso que puede modificar conductas. Pero esa reflexión aparece con el texto ya escrito. Los retoques que exige un libro infantil obligan a revisar elementos éticos, sociales, que el lenguaje sea sencillo sin perder belleza, que no sea fácil pero tampoco extremadamente exigente. A mi me importa mucho la belleza del lenguaje, su apego a las reglas de nuestra lengua, su poder de insertarse en la literatura. Todo libro infantil debe generar placer en la lectura de un adulto, al menos eso intento.

¿Cuál es tu desayuno perfecto?

Aquel que tiene leche con chocolate y mucho tiempo para conversar. Intento que así sea todos los días, como si fuese domingo. Es la clave de un buen día.

Los seres humanos somos seres como una capacidad invaluable a mi modo de ver y es la del cambio; un día hacemos algo y quien sabe al otro en donde nos encontremos, hoy actuamos de un modo y mañana podemos hacerlo de otro, hace una hora tuvimos un mal rato y ahora mismo tenemos una grandiosa idea que puede cambiarnos la vida para siempre. Para ti ¿qué es lo más bonito del ser humano?

Justamente esa capacidad de esperar lo maravilloso tras cada momento, aún en medio de lo más terrible. Me maravilla nuestra capacidad de sobreponernos, de cambiar, de ver el mundo distinto en cada etapa de nuestras vidas. Me maravilla cómo el sueño y el pasar de los días repara el cuerpo y el alma.

¿Cuál es la importancia de leer en familia?

La lectura es soledad. Así la he disfrutado siempre. Leer en familia abre otras posibilidades de interpretación, de vínculos con la realidad circundante y, lo que es fundamental, es la mejor excusa para estar juntos en un ambiente grato. Nunca leemos sino es con agrado, gratitud y paz.

Dudar hasta de la duda dijo el filósofo… ¿Por qué?

La duda es una alerta, nos reafirma. Hay que dudar —poéticamente, sin actitudes enfermizas— de todo lo que vemos, escuchamos, hacemos. Y cuando se duda de todo para emprender belleza, reflexión y armonía, la duda también entra en duda.

El siguiente paso para Jacqueline Goldberg es…

Ojalá presentar “El niño que desayunaba de noche” en Colombia, desayunar de noche un Ajiaco. Y seguir escribiendo, siempre.



miércoles, 24 de agosto de 2016

Mi tiempo con Sara Raasch...

Hace un tiempo navegando por mis redes sociales, me encontré con una portada que me enamoró a primera vista. Luego de leer la sinopsis del libro, no pude más que quedar enganchado y con unas ganas tremendas de leerlo. Ahora, una vez terminado, espero con ansias demenciales la llegada del resto de la serie. En esta oportunidad quiero compartirles una pequeñísima entrevista que hicimos con la encantadora e imaginativa mente detrás de la trilogía "Nieve como cenizas". Aquí está mi tiempo con Sara Raasch...


Tomada de twitter.com
La magia es el arte de producir un efecto o resultado deseado a través del uso de encantamientos u otras técnicas que presumiblemente se le adjudican a poderes sobrehumanos o fuerzas sobrenaturales. La fantasía es la formación de imágenes mentales, especialmente de algunas extrañas y otras fantásticas; conceptualización imaginativa por decirlo de otra forma. “Nieve como cenizas” fue para mí una experiencia mágica y fantástica en todo el sentido de la palabra. ¿Cuál debe ser el rol de la magia y la fantasía en nuestras vidas?

Siempre he amado la magia y la fantasía pues considero que estas nos ayudan a escapar de nuestros problemas diarios y de todas las cosas feas del mundo. Son mis labores de escapista las que me han conducido a crear nuevos mundos y pasar tiempo con nuevos tipos de magia, lo que realmente me ha permitido perderme de nuestro mundo y regresar a él con una perspectiva algo más clara de las cosas.

¿Por qué elegir a una mujer como el espíritu del cambio?

El espíritu de Mare es el que yo quise haber tenido cuando era joven; alguien tenaz, leal y fuerte, que sabe lo que quiere y no tiene miedo de luchar por ello.

En cierto modo, aún espero ser como ella.

Cuando visitamos una librería, la oferta de libros young adult es enorme, y día a día las diferentes editoriales hacen que esta oferta sea cada vez más grande. ¿Qué hace diferente a “Nieve como cenizas”?

Pienso que todo varía de lector a lector, de lo que estén buscando y esperando de una historia. No veo nada malo en que el número cada vez más grande de libros young adult, pues cada libro tiene su lector, y cada lector su libro indicado.

¿Qué hace diferente a “Nieve como cenizas”? Lo único que espero es que mi libro encuentre el rumbo hacia el lector que más lo necesite.



Esta pregunta puede parecer un cliché y seguramente te la han hecho mil veces, pero necesitaba incluirla aquí. ¿Por qué un universo basado en las estaciones? Amo la premisa de la serie.

La idea llegó a mí, y la amé. Fue genial hacer de primavera el mal y de invierno el bien; una vez que tuve esto definido, los demás reinos tanto rítmicos como los otros estacionales, cayeron en el lugar indicado.

El próximo paso para Sara Raasch será…

Actualmente estoy editando mi próxima serie de libros Young adult, la cual será algo así como una fantasía pirata… Espero que puedan verla muy pronto.



My time with Sara Raasch...

When I met the cover and read some reviews about “Snow like ashes”, I was very excited. Now, I finished the first book of the trilogy and I can say I’m fucking excited for the rest of the series. Today, I want to share with you a little interview that I had the opportunity to do with the mind behind this incredible adventure. Here’s my time with Sara Raasch…


The magic is the art of producing a desired effect or result through the use of incantation or various other techniques that presumably assure human control of supernatural agencies or the forces of nature. The fantasy is the forming of mental images, especially wondrous or strange fancies. Imaginative conceptualizing. “Snow like ashes” was a magical and fantastic experience for me. What should be the role of magic and fantasy in our lives?

I’ve always loved fantasy and magic because it helps us escape from the problems of our every day lives. Escapism is what drives me to create new worlds and spend time with new types of magic—a chance to get a pause from our world, so when I come back to it, maybe my perspective will be a bit clearer!

From thebookmarkpr.com

Why do you choose a woman like the spirit of change?

Meira’s spirit was who I wanted to be as a teen—someone stubborn and loyal and strong, who knew what she wanted and would fight for it. In some ways I still hope I’m like her!

When you go to a library, you can find many (many) young adults books and similar kind of stories. Every single week, at least, the publishers publish new material for the readers. What is makes “Snow like ashes” different?

I think that varies reader to reader, depending on what they most took away from the story. And while there are a TON of YA books out now, I don’t think that’s necessarily a bad thing—for every book, there is a reader, so I just hope SLA finds its way into the hands of readers who most need it!

That question could be sounds like a cliché, but I need to ask you, why a universe based on seasons? I love that idea.

I loved the idea of making spring “evil” and winter “good”—once I had that, the other seasons just sort of fell into place!

The next step for Sara Raasch will be…

I’m currently editing my next series, a YA pirate fantasy coming soon!



Reseña: "Un mundo huérfano" - Giuseppe Caputo

Son las 5:22 de la tarde cuando usualmente, de lunes a viernes, me pongo a divagar sobre la vida. Mis neuronas se activan y en medio de impulsos recuerdo lo que hice durante el día, lo que estaba haciendo a esta misma hora hace unos años, y lo que quisiera estar haciendo cuando la motricidad no sea tan fina y las arrugas sean las dueñas de mi cuerpo.

De vez en cuando me escapo del ruido y el caos de esta ciudad tan enferma como encantadora, y me alejo del gris para intentar respirar un poco mejor. Desde que tengo memoria he sido lo que muchos llaman “un chico citadino”, con la convicción absoluta de querer pasar mis últimos días rodeado del verde ya tan escaso, con un televisor gigante para ver películas de muñequitos y de terror, con un gato pendenciero y consentido que se robe mi atención, con las paredes tapizadas de letras hasta el hastío, y con un par de mecedoras en la entrada para poder sentarme junto a la persona de mi vida a mirar el atardecer.

Quizás esta introducción parezca no tener nada en común con el libro del que vengo a hablarles en esta oportunidad, pero si se detienen un momento y cierran los ojos, seguramente hallarán una mínima relación.

Cuando los buenos comentarios se elevan como la marea de una ciudad en donde casi siempre es de noche, es porque algo está pasando. “Un mundo huérfano” es la ópera prima del colombiano Giuseppe Caputo, quien siempre ha estado amarrado a las letras, pero ahora ha decidido dar las suyas al mundo.

Aquí nos encontramos con la historia de un padre y un hijo que viven (o sobreviven) con la pobreza a cuestas, en una ciudad bañada por el mar y por la luz de la luna, en donde la escasez abunda y la oscuridad abraza.

Giuseppe Caputo tiene una pluma muy interesante, la cual queda en evidencia desde el preciso momento en que abres el libro. Por medio de un lenguaje urbano y una prosa extremadamente limpia, el autor nos va describiendo el día a día de un par de hombres que andan por el mundo tratando de plantarle frente a las adversidades propias de una sociedad clasista, corrupta, doble moralista y sin memoria. Es curioso y muy llamativo el modo en el que una historia aparentemente sencilla, logra abordar de manera certera temas tan álgidos como los ya mencionados, sin nunca dejar de lado su esencia.

Uno de los puntos fuertes de esta novela es el estilo narrativo que impregna los diálogos que los diferentes personajes van teniendo, y que en la mayoría de los casos, a pesar de ser tan coloquiales, resultan altamente significativos. Caputo no le apuesta a llenar su obra de metáforas inolvidables fabricadas con palabras rimbombantes o de personajes grandilocuentes ni nada por el estilo, sino a brindar una experiencia de lectura poderosa, dura y concienzuda, con el apoyo de seres reales, de hombres que sufren y sobreviven a un mundo depredador que se empeña en tragárselos.

Y son los personajes otro aspecto que merece ser comentado, pues los mismos van creciendo a medida que la historia va avanzando, y lo hacen desde la primera hasta la última palabra del libro. Con cada uno de los habitantes de este mundo huérfano bajo la luz de las estrellas, Caputo crea un retrato fantástico y tristemente acertado de lo que es Colombia. El desamparo, la soledad, la violencia, la resignación, la verraquera, el cariño, el desenfreno y muchas otras cosas están plasmadas en estos vecinos de la arena del mar y el calor del sol. Nos vemos junto a las olas Olguita :)

Como si fuera poco, “Un mundo huérfano” ahonda en un tema de debate permanente en nuestra sociedad actual como lo es la discriminación, centrado específicamente en este caso en la homofobia. El autor humedece su prosa de un grado de sutileza tal, que a pesar de lo pesado que es todo lo que se está abordando y de lo explícito que pueda ser a su vez el tratamiento, el desarrollo de esta temática no es del todo insoportable ni ensucia la predominante limpieza en la prosa.

Pero de lo anterior surge un grave problema con la novela, y es que la sutileza se esfuma por momentos y lo explícito explota sin una razón de ser que a mi parecer lo exija, y lo peor de todo, minando casi tres cuartas partes del libro. El ámbito sexual de cada ser humano es uno de los aspectos más importantes de la vida, y aunque muchas veces podamos hacer estupideces o vivir en un frenesí constante de placer, es recomendable tener cuidado y tomar las precauciones del caso. Para un libro de pasadas 200 páginas, hacer uso de casi 50 de ellas en un trabajo de exploración necesario pero exagerado, es a mí parecer un desperdicio en toda la extensión de la palabra. Juzguen ustedes cuando descalzos caminen por la arena junto a este libro.

Si bien la novela está impregnada de problemáticas sociales de peso como las ya mencionadas, el alma de la misma es el amor. Padre e hijo construyen una relación totalmente enternecedora y hasta cierto punto ejemplarizante, en donde ambos se sostienen y buscan crecer de la mano, sin importar los baches en la carretera.

A pesar de los tonos lúgubres y de la sombría ambientación, esta novela cuenta con una luz especial que es el común denominador en todo el recorrido, y que se ve potenciada por detalles tan simples como una borrachera, una chupeta en un lugar prohibido, un columpio para adultos, y una casa parlanchina. Es sin lugar a dudas este el mayor logro de Caputo, pues se resiste a hundirse en el fango que él mismo carga, y crea una historia agradecidamente melancólica y conmovedora.

“Un mundo huérfano” es un primer paso más que contundente en la carrera de Giuseppe Caputo. Una novela cargada de sentimientos, de razones, de placer, de tristeza y de aflicción. Una experiencia de lectura que como todas las adicciones podrá tener sus altibajos, pero de la cual es imposible salir, pues quedan las ganas incesantes de probar algo más.



martes, 23 de agosto de 2016

Mi tiempo con Sandrine Dumas Roy...

Día a día, vemos como las malas noticias se toman los medios de comunicación, y los niños se ven influenciados por todo ese tipo de cosas. Libros como los de la invitada en esta oportunidad son un paso importante para el fomento de aptitudes y actitudes que permitan a los más pequeños tener una visión diferente del mundo; obras como “El dorado de agua” tratan temas de gran relevancia en la sociedad actual como lo son la aceptación de las diferencias, la xenofobia y lo absurdo de las fronteras. Desde Francia, aquí les dejo mi tiempo con la encantadora Sandrine Dumas Roy…


Pensamos que somos los dueños del planeta, olvidándonos que alrededor nuestro hay algunos amigos muy cariñosos que nos aman y nos necesitan. ¿Por qué escribir sobre animales?

Creo que escribo sobre animales porque es una manera fácil de llegar a los niños; ellos aman a los animales. Pienso que usando animales dentro de mis historias puedo decir muchas cosas sobre los seres humanos, lo cual es importante dentro de lo que trato de hacer. En conclusión, es una buena manera para pescar la atención de los niños.

Tomada de: alchetron.com


Hace algunos días estuve hablando con una amiga. Ella me contó que estaba muy preocupada porque su hijo había empezado a leer mucho en los últimos meses. ¿qué respuesta piensas que le di?

Espero que le hayas dicho que esa es una buena enfermedad. Desearía que leer mucho fuera la única enfermedad que todos los niños del mundo tuvieran (risas).

¿Qué es lo más difícil de escribir para niños?

Trato de escribir de un modo sencillo, con palabras entendibles y apropiadas para los niños, que suenen tan bien como lo hace la música francesa. Siento que lo más difícil de escribir literatura infantil es expresar conceptos difíciles y complejos con palabras muy simples.

Estuve buscando información sobre ti en internet y me encontré con un dato muy interesante; haz tenido la oportunidad de hacer muchos viajes por todo el mundo.

¿Cuál es el lugar que esperas visitar muy pronto?

Espero poder visitar de nuevo Colombia muy pronto, pero esta vez con algo más de tiempo. Es uno de los dos países de Suramérica que me faltan por conocer. Quiero recorrer y conocer el país, y por qué no, poder hablar con algunos niños y con sus padres.

Los gatos son independientes. Las arañas son muy tiernas (a mi modo de ver). Las hormigas y las abejas son inspiradoras. ¿Cuál es tu animal favorito?

Creo que mi animal favorito podría ser el elefante. No es el animal más tierno de la historia, pero es inteligente y sabe muchas cosas. Esta pregunta es bastante difícil ¿sabes? ¿Por qué me gustan los elefantes? Tal vez por su fuerza y su poder, y más por el hecho de que lo usan para cosas buenas. Creo que esa es la razón, pero no estoy segura (risas).

Finalmente, cuéntanos un poco sobre el caballo nadador y su amigo el pollito.

Es muy divertido que menciones al pollito, porque su inclusión dentro del libro no es idea mía, sino de Jérôme Peyrat, quien es el encargado de la parte gráfica de la obra. Él ha invitado a ese pollito a todos los libros que ha realizado, y “El dorado del agua” no es la excepción; eso me parece muy divertido.

En el proceso de crear un libro ilustrado, es muy frecuente que por un lado el escritor se encargue de confeccionar la obra, y luego la editorial se ocupa de encontrar un dibujante para completar el resto del camino. Usualmente el escritor no tiene contacto con el dibujante, por lo cual todo es algo sorpresivo.

Ahora, hablando del caballo, me encanta el look francés que tiene con ese pequeño y elegante corbatín. Él es muy valiente y arriesgado. Él toma la decisión de volar al otro lado del mundo dejando su hogar atrás para buscar su destino, sin importar las consecuencias como, por ejemplo, el no ser bienvenido en el lugar a donde llegó. Este caballo elegante es la muestra de la forma de ser y de las cosas que deben pasar muchos seres humanos. Creo que su historia puede servirle a los más pequeños para aprender muchas cosas.

En verdad me siento muy feliz de ver el estilo francés de mi libro al otro lado del mundo, en Colombia :)