jueves, 28 de julio de 2016

Reseña: Todo llega - C. Santana (Recomendado para mayores de edad)

El andar por la literatura, incluido aquí el ejercicio de la lectura, es todo un camino de descubrimientos. Hay muchas zonas para visitar, y seguramente muchas de ellas te generarán una sensación de confort que demorarás en abandonar, o quizá nunca lo hagas. El ejercicio de la lectura es un camino de búsquedas, sorpresas y decepciones. La lectura te puede llevar a ser presa de un hombre con colmillos gigantes, a personificar a uno de los grandes reyes de la antigua Europa, a ser el líder de una rebelión en pro de la dignificación humana, a vivir la vida de un animal, a visitar universos que ni en un sueño llegaste a imaginar, a enamorarte de ese ser que tanto anhelas, a investigar un crimen al que todo mundo le sigue la pista, a ser víctima de un suceso a todas vistas extraño, y a vivir un sinfín de aventuras que sería imposible enumerar. Allí, en cada compendio de páginas (o también en cada archivo digital), hay muchas cosas por descubrir.

En mi propio viaje de exploración y de reconocimiento de géneros literarios, había uno que me faltaba tachar de la lista. Había leído "De Gabriel a Jueves" de Juan Flahn, obra que puede llegar a clasificarse dentro de la novela erótica, pero quería algo que sin miramientos se clasificara en ese género, quería vivir la experiencia de leer algo de este tipo y entender el motivo de tantos seguidores alrededor del mundo. Khabox, una editorial española independiente, fue la encargada de darme el primer paso por este terreno. El libro del que vengo a hablarles hoy es "Todo llega" de C. Santana (si quieres saber más de esta obra, haz click aquí).

Aquí nos encontramos con la historia de Tito, un hombre que a sus 30 ve como la vida se le ha pasado y no ha podido lograr casi nada de lo que soñaba alcanzar a esa edad. A la espera de una nueva entrevista de trabajo, Tito nos va contando el paso de sus años y su reconocimiento como homosexual, con todo lo que esto conlleva.

Al momento de adquirir el libro no detallé ni por error en la sinopsis, puesto que la explícita portada en donde frente a un fondo blanco dos hombres desnudos se están abrazando, fue una invitación más que atractiva. Sí, la calidad de las ilustraciones puede no ser la mejor y lucir algo básica, pero rayos, llama la atención al instante.

La voz de Tito, personaje principal y narrador de la historia, es terriblemente sincera. No se queda con nada mientras te está contando lo que vivió en su niñez, cómo fue descubriendo que no le gustaban las mujeres como al resto de sus compañeros de clase, cómo su organismo se sentía estimulado ante el contacto de su mejor amigo Nico, y cómo al tocarse no pasaban por su mente senos, sino troncos masculinos. Este fue un punto que me agradó mucho dentro de la narración, pues en novelas LGBTI es muy normal que el tópico del reconocimiento lleve hilos de sufrimiento, luchas internas interminables y el dolor como estandarte; aquí Tito nos cuenta todo desde la sutil tranquilidad de saber quién es, qué le gusta y cómo le gusta. Por supuesto, como en toda salida del closet existe miedo al rechazo y al qué dirán, pero aquí esto no es el centro de todo, sino simplemente un condimento.

C. Santana no escatima en descripciones y detalles para contarnos la manera en que el sexo va haciendo parte de cada una de las etapas de vida de Tito. La novela está llena de escenas explícitas, de diálogos desbordantes y muy comunes, y de toneladas de pasión y sentimiento, tal como la que se puede llegar a vivir en una relación de pareja o en un encuentro casual. En el amor hay sexo, y el sexo no son solo suaves caricias, besos lentos y una balada de fondo. El sexo es deseo, frenesí y éxtasis. El sexo es autocomplacencia y lujuria. El sexo es exploración y desenfreno. El sexo es una visita al paraíso, con dolor a cuestas (este párrafo no aplica para todos los polvos). Lo mejor del cuento es que lo que está allí escrito, es tremendamente realista, y estoy seguro que muchos podemos dar fe de ello. Puede llegar a pensarse que todo lo que se cuenta en el libro es exagerado, pero si ponen el cassette a rebobinar, se darán cuenta que no lo es (aplican condiciones y restricciones).

Además de Tito, en esta novela nos podremos encontrar con sus círculos familiar y social, gracias a los cuales, además de todo el tema erótico y carnal, estaremos frente temas importantes en nuestro día a día como el bullyng, el enfrentamiento a la verdad, la desafortunada estratificación social, el sesgo de oportunidad, el valor del esfuerzo y la importancia del tiempo y de saberlo aprovechar. Todo esto no se trata de manera aislada, sino que compacta y permea por completo la vida de Tito, por lo cual el libro cobra un sentido muy diferente, en donde lo explícito es un motivante ante un lado profundo tratado de manera muy apropiada.

De todos los compañeros de ruta, sin lugar a dudas merece la pena hacer un reconocimiento a Nico, con quién nos encontraremos en diferentes parajes de la historia; vaya personaje seductor y encantador. Todos necesitamos un dios Ares en nuestras vidas.

Con una erección a cuestas (de las tantas que tuve durante la lectura) llegué a la página de presentación del autor, y vaya sorpresa me he llevado, pues es una mujer quien lo escribió. Aplaudo a C. Santana por mostrar el amor y la pasión entre dos hombre de la manera tan certera en que lo hizo. Bravo.

"Todo llega" es un libro excitante, divertido, adictivo y muy real. Un paseo franco por la vida de un joven que siente, ama y piensa a su manera. Un viaje nostálgico por los pasos que de un modo u otro todos recorremos y que en más de una ocasión nos sentamos a recordar.

miércoles, 27 de julio de 2016

Reseña: El arte de ser normal - Lisa Williamson

Vivimos en una sociedad enferma, llena de prejuicios, estándares y reglas. Hemos sucumbido a los gustos y las necesidades que el sistema ha querido. Hemos permitido que los demás nos moldeen a su antojo. Hemos aceptado verdades en las que no confiamos y certezas en las que no creemos. Hemos permitido que nuestra esencia como seres humanos no sea nuestra. Hemos sido cómplices de nuestra mutación a simples títeres. Lo peor del caso, hemos aprobado que nos digan cómo debemos pensar, e incluso, cómo debemos sentir.

Siempre estoy buscando títulos de literatura LGBTI, especialmente aquellos que se dirijan al público juvenil. Me interesa sobremanera ver el modo en que los autores abordan la temática, las qué dinámicas a las que acuden, y especialmente, disfrutar de buenas historias.

En una de mis jornadas de búsqueda, me encontré con el libro del que vengo a hablarles en esta oportunidad. Una portada clara y minimalista. El planteamiento de un tema del que poco o nada había leído hasta el momento. El invitado del día de hoy es "El arte de ser normal" de Lisa Williamson.


Aquí nos encontramos con la historia de David y Leo; uno nació en el cuerpo equivocado, y el otro está envuelto en una serie de conflictos que iremos conociendo a medida que las páginas vayan pasando.

Lisa Williamson se atreve a llevar un tema como la transexualidad a la literatura infantil y juvenil. La autora toma un riesgo claro y trata de enviar un mensaje de concientización en un mundo en donde la mojigatería y la intolerancia están a la orden del día.

El libro resulta un golpe fuerte desde el principio. Encontrarte con la realidad de un niño que sabe que nació en el cuerpo equivocado y que sueña con todas sus fuerzas ser quien sabe que debió ser, se convierte en un choque total, incluso para una persona liberal en tantos sentidos como lo creo ser yo. En algo me ha absorbido esta sociedad tan normalizada.

La historia es una línea permanente que va cambiando de vocero. Cuando David se cansa, Leo toma la batuta, y así sucesivamente. Con los cambios de narrador tenemos la puerta abierta a dos vidas diferentes con muchos tópicos en común. Y es que Lisa Williamson no se queda en tocar el tema de la transexualidad y de ser diferente en un ámbito como el que nos ocupa, sino que intenta mostrar otro tipo de problemáticas que nos atañen permanentemente tales como la estratificación económica, la calidad de la educación, el bullying de todo tipo, los roles ante la descomposición familiar, y el valor de ser como somos, entre algunas otras.

Tomada de: curtisbrowncreative.co.uk
Tanto David como Leo, y por supuestos sus familiares, amigos, profesores de colegio, tutores, y demás personajes que nos encontramos en este trayecto, van personificando las problemáticas sociales que ya he mencionado. Todos y cada uno de los seres en esta historia cumplen un rol por mínimo que sea, que termina sumando bastante al objetivo que persigue la autora, el cual es totalmente claro. Considero que las labores de relleno no fueron utilizadas en este libro, lo cual es algo que agradezco y que aplaudo. No puedo pasar sin hacer un reconocimiento a Essie, Felix, Harry, Amber, Tia, Spike, Alicia, Jenny, Livvy, y todos los que se me escapan en este momento. Gracias por haberme mostrado el valor de la amistad, la imperiosa necesidad de cambios estructurales en nuestra sociedad, el valor de la familia y la importancia de permitirnos conocer antes de juzgar.

Narrativamente hablando, este libro puede definirse como preciso, tanto en el lenguaje empleado como en la manera en que se desarrolla. Línea tras línea resulta en un viaje contemporáneo y tremendamente real por la mente de las voces protagonista, de sus miedos, de sus inseguridades, de sus metas, de sus sueños, de sus vivencias y sus discernimientos más comunes. Evidentemente quienes vivimos en Latinoamérica encontraremos la realidad que se muestra algo color de rosa, pero hay que tener en cuenta que a pesar de vivir en el mismo mundo, del otro lado del charco las condiciones son bastante diferentes.

La contextualización y la ambientación que emplea la autora dentro de la construcción de su obra es otro punto positivo. Tal como mencioné, el espacio en que todo se desarrolla puede parecer un cuento de hadas comparado con las situaciones que presenciamos en un país como Colombia o cualquier otro de nuestro continente, pero las situaciones de fondo y la manera en que la autora las pinta son bastante pertinentes y muy cercanas a lo que se vive realmente. Revisar tus medidas escondido en tu cuarto, llorar bajo las cobijas sin motivo aparente, cuestionarte ante lo que eres, tratar de borrar las burlas que te bombardean a diario, ocupar la mesa más alejada en la cafetería, o tomar de la mano a quien quieres sintiendo el miedo latir en tu interior. Todo se siente tremendamente cercano.

En una sociedad que discrimina hasta por el más mínimo detalle, una propuesta como la que Lisa Williamson nos regala es muy, pero muy valiosa. Ponerte en los zapatos de ese vecino que consideras raro y al que muchas veces miras por encima del hombro e incluso con desprecio, significa un ejercicio de cambio social hacia un mundo más incluyente y respetuoso. Incluso dentro de la misma comunidad LBGTI hay discriminación, por eso es que esfuerzos e invitaciones como estas, deberían ser revisadas con lupa y conocidas por más personas. Seguro habrán detalles y giros que resulten algo abruptos, pero como ya he mencionado, la contextualización y la cercanía con la realidad es clara, aunque seguramente la vivencia diaria sea a otro precio.

"El arte de ser normal" es sencillamente valioso. Una bofetada necesaria ante una realidad que está latente aunque quiera ocultarse. Un viaje increíble por la aceptación y la redención. Una prosa sencilla y pertinente para tratar un tema tan socialmente espinoso. un riesgo que se agradece, que he disfrutado y del que he aprendido mucho. Un libro para todo tipo de público con un mensaje muy importante, especialmente para los más jóvenes. Una ventana que se abre para que continuemos creando un mejor lugar en el cual vivir.

Reseña: Cuando la amistad me acompañó a casa - Paul Griffin

Vamos por el centro comercial tratando de ver algo en las vitrinas que se robe nuestra atención, cuando de pronto alguien sale de la tienda contigua y con un vistazo cambia todo el panorama; un cruce de miradas basta para hacer que algo dentro de ti estalle y que una sonrisa se dibuje en tu rostro. Alguien importante en tu vida ha dicho adiós y a modo de despedida un raudal de lágrimas se escapa de tus ojos; te sientes solo, destrozado y frágil, hasta que de la nada un abrazo amigo llega y te alivia el alma. Estás sentado frente a tu computador tratando de escribir el sueño de tu vida, y como por arte de magia, el giro que parecía inconcluso termina su vuelta y un puño apretado se eleva hasta el cielo. La lluvia oscurece el color de la ropa en tu carrera hacia casa; un compañero de cola juguetona te persigue y resguarda tus pasos, te mantiene atento a los imprevistos y te hace compañía; pasas tu mano por su cabecita peluda y te dispones a buscar las llaves dentro de tu maleta, abres la puerta rápidamente y cuando vuelves tu vista al suelo, no hay más que pavimento mojado y soledad; el ángel de la guarda te ha llevado a salvo a tu destino y ha partido a buscar a alguien más. No siempre son necesarias las palabras para expresar lo que sentimos.

Una caja gigantesca proveniente del otro lado del continente y con una D, una H y una L encima auguraban buenas noticias. Tijeretazo tras tijeretazo logré abrirla y sacar uno por uno los nuevos hijos adoptivos que tantos kilómetros habían recorrido. Un perrito de color azul se asomó por entre el plástico de bolitas. Un perrito con mil historias había llegado a mi casa con mucho para contarme. El libro del que vengo a hablarles en esta oportunidad es "Cuando la amistad me acompañó a casa" de Paul Griffin y la editorial argentina Del Nuevo Extremo.


Aquí nos encontramos con la historia de Ben Coffin, un niño de 12 años de edad que un día de regreso a casa se topa con un perrito de color gris y tamaño algo reducido. Flip, como él llama a su nuevo amigo, llega a la vida de Ben y a la de todo su círculo para cambiarlas por completo.

Seguramente cuando vayan revisando las estanterías de la librería y un color azul de letras divertidas y con la silueta de un peludo amigo de cuatro patas, no van a poder dejarlo pasar desapercibido. El diseño de cubierta y la combinación de colores elegida para este libro es simplemente preciosa y atractiva. Al menos a mí, me resultó imposible resistirme.

"Cuando la amistad me acompañó a casa" es una novela notoriamente enfocada al público juvenil e infantil, pero con un mensaje tan claro y universal, que hasta la persona con más arrugas de la casa podrá disfrutarlo.

Todo es sencillo (no simple) narrativamente hablando dentro de este libro, aunque el trasfondo del mismo no lo sea tanto. Gracias a lo limpio de la prosa resulta sencillo conectarte con lo que Griffin te está contando. Por medio de un lenguaje coloquial y muy común en nuestro día a día, el autor nos presenta una historia ligera en apariencia, pero con un nivel de profundidad que se agradece, y que recuerda en muchos sentidos a las buenas películas de Pixar, las cuales además de entretener, persiguen algo más para la vida.

La historia de un niño y su madre adoptiva, de lo que tiene que pasar en un ámbito escolar en donde el bullying es el pan de cada día, y de lo que debe afrontar ante la pérdida. "Cuando la amistad me acompañó a casa" es un libro minado de lecciones, de frases tremendamente importantes, de diálogos sumamente trascendentales, de escenas que te obligarán a reflexionar, y de personajes que será muy difícil olvidar.

Y hablando de los personajes, es sin duda alguna este el elemento más importante dentro de la construcción del libro. Son un niño, su perro, sus amigos, sus no tan amigos, sus familiares y sus compañeros de vida quienes se llevan todo a cuestas, y de qué buena manera. Cada cual te cuenta sus alegrías y sus tristezas, sus preocupaciones y sus certezas, y nos van mostrando sin tapujo alguno su día a día. Ben Coffin y su camino de superación, Tess y su mirada curativa, Halley (mi favorita) y su sonrisa de mil colores, Damon y sus malos reflejos, Mercurius y su mágico toque; o Flip y su enternecedora existencia. Todos te enseñan. Todos te alegran. Todos te duelen. Todos son perfectos a su modo.

Me encantó el hecho de haber incluido una pareja homoparental dentro la novela; un detalle de inclusión y visibilización que ayudará a la creación de una mentalidad mucho más amable frente a los que aun pensando y sintiendo de un modo diferente a lo que la mayoría considera socialmente aceptado, son seres humanos que piensan y sienten como cualquier otro y no hacen daño a nadie.

Además de la línea principal, Paul Griffin introduce en el camino una historia paralela, la cual va siendo creada, escrita y editada por los mismos personajes. Ese vaivén en la trama y la interacción entre el par de relatos se convierte en un punto de complemento que enriquece sobremanera al libro en su totalidad, y que hace más fuerte todo lo que el autor persigue con la obra. Cuando motivamos nuestra imaginación y le damos rienda suelta, todo suele salir mejor.

Tomada de: penguin.com
El libro es tremendamente bueno en casi todos los sentidos, pero comete un pecado que al menos a mí, no me permitió conectarme de la mejor manera durante toda la lectura. Al tratar de mostrarse sumamente profundo y llenar de lecciones de vida cada una de las páginas, el desarrollo de la trama principal tenía ciertas desconexiones que me hicieron echar de menos algo más de continuidad y de pequeñas explicaciones, que al final terminaron afectando una calificación perfecta.

Soy bastante ogro y medio insensible con eso de los sentimientos, pero lo que Paul Griffin construye con el desenlace de su obra, te sobrepasa sin poder hacer mucho al respecto. El libro te toca, los personajes te hablan al oído, logras sentir de lejos lo que ellos viven en carne propia. Cerrar los ojos y dejarse llevar.

"Cuando la amistad me acompañó a casa" es una de esas cosas que te sorprenden, que te hacen sentir, que te ponen chiquito el corazón, que te sacan sonrisas enormes, que llevas en tu día a día como una lección para no olvidar. Un recordatorio de lo importante que resulta aprovechar al máximo cada segundo de la vida.

lunes, 25 de julio de 2016

Mi tiempo con Shannon Kirk...

Es imposible para mí expresar cuán feliz y complacido me siento de esta entrada en el blog. Hoy quiero mostrarles algo de mi tiempo con Shannon Kirk, la mente maestra detrás de “El método 15/33”. Una charla valiosa, divertida e inolvidable. Sin lugar a dudas, la mejor entrevista que haya hecho alguna vez en mi vida... (Las fotos en esta entrada, son cortesía de Shannon)


-) ¿Qué es la justicia?

Fantástica pregunta. ¿No es la justicia algo personal? Yo sé que nosotros tenemos leyes y normas sociales que, se supone, tratan de suscribir una definición única de justicia. Pero ¿es objetiva esta definición?

En “El método 15/33” tenemos a una chica que no está satisfecha con este concepto universal de “justicia”, según el cual su captor, quien además de encerrarla planea robarle a su hijo y después matarla como ha hecho ya con varias chicas, debe pagar su delito encerrado en una prisión. Ella tiene otra visión de justicia, y se me ocurre que ante las circunstancias, esta resulta mucho más válida y justa que la socialmente aceptada. Cuando existe violencia contra su hijo, el concepto de justicia de una madre puede llegar a diferir bastante del que reza la ley. Yo estoy de acuerdo con esto.

Quizás la pregunta correcta sería ¿está bien tomarnos la justicia por nuestra propia cuenta? Bueno, para ser clara, no soy defensora de que ninguna persona viole ninguna ley; a lo que quiero ir es a que la justicia es un concepto personal, y a que entiendo que muchos se alejen del concepto universal y acudan a la justicia por su propia cuenta cuando alguien atenta contra la integridad de su hijo. Pero bueno, es solo mi opinión.

-) ¿Vivimos en un mundo justo?

No. No vivimos en un mundo justo. Estoy segura de que cualquiera que ingrese a internet por estos días sabe que nuestro mundo es un caos completo. Tenemos ataques terroristas como el de Francia; balaceras en colegios, clubes nocturnos, oficinas o teatros de cine; discriminación racial en lamentables y épicas proporciones; casos de genocidio; fraudes financieros; políticos corruptos expuestos ante el mundo por los medios de comunicación, entre muchas otras cosas terribles. Lo verdaderamente preocupante es que estas noticias, las cuales considero que son verdaderamente importantes, se ven opacadas y pasan a un segundo plano por las peleas sin razón de ser de las súper celebridades, o por el choque de trenes que plantea la actual contienda por la presidencia de Estados Unidos. Tenemos discursos que magnifican los tópicos vacíos. No tenemos soluciones tangibles para nada de lo que realmente nos afecta y debería importarnos. Solo odio, ira y divisionismo.

Entonces no, pienso que no estamos ni siquiera cerca de vivir en un mundo justo. Es más, este se vuelve más y más injusto con el paso del tiempo, haciendo que lo verdaderamente bonito de nuestro mundo, quede perdido en la oscuridad. Porque a pesar de todo lo malo que acabo de mencionar y que parece superponerse sobre todo, tenemos muchas cosas buenas en nuestro día a día. El colibrí azul que baila frente a mi ventana en busca de su nido, la bebida helada y deliciosa servida en mi tazón de cobre. Pero además de lo que tengo frente a mí, también hay muchas cosas sensacionales que podría hacer, como por ejemplo viajar a Colombia y conocer gente que aunque hable otro idioma, está dispuesta a mostrarme algo de su cultura. Podría viajar y conocer a muchas personas que hacen arte, comparten arte, y aman el arte; personas que se dedican a amar y ser felices. Esos regalos, esas pequeñas grandes cosas, son las que podemos ver en mayor proporción en nuestro mundo, y sin embargo, es lo negativo lo que se está adueñando de nuestras vidas y está bombardeando nuestra conciencia. ¿Por qué? Es simple. Son los grandes tenedores de dinero quienes dominan las riendas del mundo y no de buena manera, mientras la gran mayoría restante, hombres y mujeres del común, solo queremos vivir en paz y tranquilidad.

Entonces, ¿qué podemos hacer para que nuestras vidas sean más justas? No estoy segura de que podríamos hacer. No lo sé en realidad. Por mí parte estoy intentando enfocar mi tiempo y mi vida en cosas positivas, en aquello que amo, en mis propias pasiones.

-) Ser una escritora ¿cuándo tomaste esa decisión?

Escribí mi primer libro, “The Sentimental Sweetooth”, en quinto grado. Obtuve el segundo lugar en un concurso de escritura con él. Yay! Pero luego llegó un momento de mi vida en el que me dije a mí misma que debía ir a la escuela de leyes para así poder obtener un buen trabajo y con ello un sueldo fijo, y así dejé la escritura de lado.

Años después, cuando empecé a trabajar como abogada, mi escritor interior intentaba terminar la siesta. En algunos viajes de negocios me despertaba a las tres de la madrugada para escribir poemas o capítulos de libros, pero tristemente cuando llegaba la mañana lo dejaba todo de lado nuevamente.

En 2008, cuando estaba haciendo mis prácticas en Chicago, recibí una llamada de una importante firma de abogados de Boston. Ellos me hicieron una oferta laboral a la cual no pude resistirme. Regresé a Nueva Inglaterra para dirigir un pequeño grupo práctico en materia de derecho. Mi única condición fue tener los viernes libres. Así me mudé a vivir a Massachusetts. Y fue cuando llegué aquí, y pude sentir el aroma del mar desde mi casa, que algo cambió dentro de mí. Con 35 años volví a escribir y desde ahí, he preparado cinco manuscritos (algunos con un largo trabajo de edición por venir), varios poemas, y algunas historias cortas. Estaba lista para hacerlo y mi entorno ayudaba en el propósito. Era mi momento. Soy adicta a esto. No puedo imaginarme no haciéndolo.

-) ¿Cuál es el efecto de escribir en tu vida?

Escribir es la actividad más satisfactoria que tengo. Emocionalmente y profesionalmente. Escribir lo es todo para mí. Si no escribo, estoy estresada. Si escribo, soy feliz. Tan sencillo como eso.

-) ¿Alguna vez ganaste un juicio?

Si, y varias veces. Mi cliente contrató a una persona para que hiciera reparaciones en su casa, pero esta casi la destruye por completo. Mi cliente era muy emocional, y cuando ganamos el caso, bueno. Ese fue el mejor sin duda alguna.

-) Muchos dicen que tan solo usamos el 10% del potencial de nuestro cerebro ¿qué piensas al respecto?

Es algo increíble. Hace tan solo una semana, el New York Times publicaba una reciente investigación de un grupo de neurocientíficos de la Escuela de Medicina de Washington, la cual revela cien nuevas regiones en el cerebro humano. Los científicos fueron capaces de utilizar la tecnología más reciente para descubrir nuevas regiones en nuestro cerebro ¿puedes imaginar eso?

De seguro toda esa teoría de que no utilizamos más del 10% de nuestro cerebro ha contribuido a la creación de innumerables posibilidades para los autores de ficción. En términos de los thrillers psicológicos, si solo tienes certeza sobre una parte de ciencia real sobre el cerebro, puedes crear un montón de teorías especulativas al respecto del resto… ¿y quién puede decir que estás 100% equivocado con ellas? ¡Acabamos de descubrir 100 nuevas regiones en él! Eso es algo liberador y excitante, tal como si nos dijeran que han sido encontradas 100 ciudades perdidas que están listas para ser exploradas. Increíble.

-) ¿Cómo conociste a la chica de ojos azules? Ella es cruda, brillante, letal, y además de todo está loca. Quiero casarme con ella.

Eres muy divertido Esteban. Debo confesarte que no he tenido la oportunidad de conocer a la chica de los ojos azules, quienquiera que sea la modelo expuesta en la cubierta del libro. ¡Pero quisiera conocerla tanto como tú! En cuanto al personaje de ojos azules que está en mi libro, la cual es cruda, brillante, letal, y además de todo está loca (amo esa descripción), te cuento que vive en mi cabeza, así que creo que la conozco :) Sé por qué dices que quisieras ser su esposo, pues yo quisiera ser su mejor amiga. Tener un arma implacable de mi lado. Quisiera ser como es ella. Quisiera tener la habilidad de controlar mis emociones. Quisiera tener la capacidad de no sentir miedo. Quizás ella sea el prototipo de persona que yo quisiera ser, pero como es algo imposible, la puse en mi libro.

-) Tu primer libro gana el “National Indie Excellence” como mejor novela de suspenso en 2015… Tu primer libro llega a Colombia y de inmediato entra a la lista de los más vendidos… Tu primer libro está en camino a convertirse en todo un fenómeno literario (si es que ya no lo es). ¿Viste venir todo esto?

No puedes imaginar lo emocionada que estoy con todo lo que está pasando con “El método 15/33” en Colombia. Y no, ni en un millón de años esperaba que pasara todo lo que está pasando. Para serte honesta, escribí esta como una novela para entrar en un concurso y así poder tener un poco más de bagaje en el asunto. Necesitaba más credibilidad como escritora para conseguir un agente literario que me ayudara a sacar a la luz un libro de ficción para adultos con toques de realismo mágico, algo completamente diferente al thriller de suspenso que es “El método 15/33”.

Curiosamente esa obra, “The Extraordinary Journey of Vivienne Marshall”, era la que quería vender a una editorial estadounidense en primer lugar, antes que cualquier otra cosa. Nunca pensé en publicar primero “El método 15/33”.

La venta de los derechos a una productora cinematográfica, la buena recepción en ventas internacionalmente, y todo lo que ha pasado con esto, ha sido un loco y sorprendente golpe de suerte –el genio de la lámpara hizo algunos trucos conmigo-.

-) Lugar perfecto para leer y escribir…

Tengo dos lugares. El primero es un sillón esponjoso y suave de color púrpura que está en mi biblioteca. Suelo estar allí a menos que uno de mis gatos esté ahí. En la foto aparece el gordo perezoso Marvin Marquez (en honor a Gabriel García Márquez). Él es el director de la casa. Nosotros somos sus sirvientes.

El otro lugar donde amo escribir y leer es el patio de mi casa en un día soleado. Una bebida fría, mi computador, mis letras y el color púrpura en mis pies…

-) ¿Cuál es el papel de la literatura en tu vida?

La literatura lo es todo en mi vida. Ella me ha dado la posibilidad de sentirme libre. He convertido mi cuarto en una especie de biblioteca, incluso luce como una librería desde que tengo mi TBR ahí. Básicamente, mi TBR es mi habitación entera.

¿Sabías que de acuerdo con un estudio de la Universidad de Sussex, leer puede reducir nuestros niveles de estrés en un 68%? Súper ¿verdad? Y escribir es mi vida entera. Escribo en el tren camino al trabajo, también en el que tomo de vuelta a casa, escribo temprano en las mañanas y hasta tarde en las noches. Cada segundo de vida que pueda robarme, lo uso para escribir. Escribir está en mi sangre. No tengo elección.

En cuanto al papel de la literatura en la vida de otros, no podría decirte mucho. Lo único que sé es que todos deberíamos darnos la oportunidad de leer, pues esta es una manera de expresarnos y de esa manera ser libres. Ese es el rol principal de la literatura en nuestras vidas: ayudarnos a ser libres como individuos y como sociedad.

-) ¿Qué se viene para Shannon Kirk?

Mi próximo libro se titulará “The Extraordinary Journey of Vivienne Marshall” y estará disponible en Estados Unidos en el mes de septiembre. No es un thriller como “El método 15/33”, pero espero que los sorprenda. Es la historia de una mujer moribunda, que decide en su última semana de vida visitar diferentes cielos que ella misma eligió. Es una historia de exploración de la vida, de las lecciones en ella, y de los diferentes tipos de amor que podemos llegar a sentir (amor familiar, amor pasional, amor maternal, amor fraternal…). Amor, amor, amor y más amor.


Espero que hayan disfrutado de esta entrevista tanto como yo lo hice realizándola. Para cerrar, les dejo el primer capítulo de "El método 15/33" por cortesía de Ediciones B :)


My time with Shannon Kirk

Well, I don't know how to express all the emotion that I feel with this post. The interview that I show you at this time, is the best (no doubt) that I EVER DO EVER. An interesting, deep, inspiring and accurate talk. Here's my time with Shannon Kirk, the mind behind "Method 15/33"... (Pictures courtesy by Shannon)


-) What’s the justice?

What a fantastic question. Isn’t justice personal? I know we have laws and social norms we’re supposed to subscribe to that try to normalize one definition of justice. But is that definition truly universal, objective? 

Let’s take the girl in "Method 15/33", she’s not satisfied with the probable “justice” that her kidnapper would likely get, probably life in prison, for trying to steal her baby and for killing other girls. And I happen to agree with her definition of justice, something that in her situation would go beyond what the law would provide. 

A mother’s definition of justice as it pertains to violence incited against her child is sometimes much different from what the law prescribes. I’m okay with that. Perhaps the real question is, do I support vigilante justice, outside of the law. Well, to be clear, I do not advocate anyone breaking any laws. What I’m saying is that the definition of justice is personal. And I’m pretty sure that personally speaking, I might understand why someone would consider breaking some laws to impose vigilante justice on anyone who tried to harm their child. But that’s just me.

-) Do we live in a just world? Why?

No, we do not. As I’m sure anyone who opens their internet browser these days knows, the world is in turmoil. We have bombings, trucks driving into tourists in France, massive amounts of machine gun deaths in dance clubs, movie theaters, offices, college campuses, elementary schools. We have racial injustice in epic and sad proportions. Genocide. We have major financial fraud and significant government spying exposed by reputable journalists and verified as true, and yet seem to either be met by apathy or be buried under the landslide of vapid news on celebrities fighting with other celebrities or the American election train wreck, which itself focuses on zero substance. We get speechwriters regurgitating empty platitudes. We get no real tangible solutions on anything. Just anger. Fear. Divisiveness. 

So no, I do not think the world is anywhere near just. And the world becomes further unjust in that I was just able to rattle off, within two minutes by the way, a list of major problems, all of which obscure the actual beauty of our world. All of the negatives I just listed sully and hide the incredible gifts we have on this planet. The trumpet vines on my porch that I’m looking at right now, and all the way down to the blue hummingbird who visits there. The cold drink in my copper mug, exciting and refreshing. And I could travel to a beautiful land, such as Columbia, and I could meet wonderful people who don’t speak my language, but are kind enough to want to teach me their culture. I could meet many other people in this world who are giving and who love art, make art, and devote themselves to happiness and love. These gifts, these are the ones that dominate the majority of this world, and yet, the negative items are what take the airspace, the print space, and often, since we’re bombarded with it, our conscience. Why? It’s simple. The divisiveness and negativity of the few garners more money for the powerfully corrupt. Meanwhile, the vast majority of us, the common man and woman, just want to live in peace.

So what do we do to make our own lives seem more just? I’m not sure. I don’t know. I just know I’m trying to focus my own time and life on whatever is positive, what I love, what I’m thankful for, and my own passions.

-) Be a writer… When you took the decision?

I wrote my first book, "The Sentimental Sweetooth", in the fifth grade. I got second place in a writing contest for it. Yay! But then I got all practical with my life for many years, telling myself I had to go to law school so I could earn a dependable and consistent salary, and so I set writing aside. I used to sneak in writing as a young lawyer. When on a business trip, I’d stay up until 3:00 am writing poems, or chapters of books, and then, and this is sad, I’d rip it all up in the morning and go take a deposition. 

In 2008, I was an active trial attorney in Chicago, but I got a call from a large law firm in Boston. They offered me a job I couldn’t refuse, and so, I returned to my native New England to lead a small practice group within my current firm. The deal was, I could have Fridays off. In making this major move in my life, we transferred to live on the coast of Massachusetts. It was in moving here, being ensconced in this beautiful environment, where I can smell the sea at my house, that something changed in me. I returned to writing, at the age of 35. Since then, I’ve drafted five manuscripts, at varying levels of draftness (some need alot, alot of editing to go), several poems, and short stories. I think I was just ready and the physical environment was just right. I can’t imagine stopping now. I’m addicted.

-) What’s the effect of the writing exercise in your life?

Writing is the most satisfying activity for me. Emotionally, professionally, everything, writing is everything for me. If I don’t write, I get stressed out. If I do write, I’m happy. Simple as that.

-) Have you ever won a judgment?

Yes I have. A few times. The best was a construction case in which we argued my client had been taken advantage of by shoddy work that nearly ruined his home. My client was emotional, and so was I, when we finally got vindication by the court.

-) Many people say that us just use 10% of the potential of our brain. What do you think about that?

It’s incredible. Just this week, the New York Times highlighted recent research by neuroscientists at the Washington University School of Medicine that reveals ONE HUNDRED new regions of the brain. Scientists were able to discover those regions by mapping the brain with newer technology. Imagine that. This whole notion that we’re not using all of our brain, and/or that we only know a fraction about it, sure does breed a multitude of possibilities for fiction writers, right? 

In terms of psychological thrillers, if you have just a kernel of real science about the brain, you can come up with some crazy speculative theories and go from there….who’s to say you’re 100% wrong? We just found 100 new regions of the brain! J It’s liberating and exciting. Like knowing there are still lost cities to be discovered.

-) How you met the girl with the blue eyes? She is crazy, crude, smart and lethal, but I wanna be her husband.

You are hilarious. No, I have not met the literal girl with the blue eyes, whoever the model for the cover is. I want to meet her too! As for the character with the blue eyes, who is crazy, crude, smart and lethal (love that description), she lives in my head, so I guess I’ve met her. J I know what you mean about wanting to be her husband. I want to be best friends with someone like her. A fearless, ruthless weapon on my side. I want to be like her. I want to be able to harness and control my emotions. I want to have no fear. Perhaps she is the person I crave to be, and so, since that’s impossible, I had to create her in fiction.

Un vídeo publicado por Esteban Parra (@estepar970) el


-) Your first book travelled to my country and entered of a bestseller list… Your book won the National Indie Excellence. Your book is on way to become a literary phenomenon (for me, it is already). Did you see that coming?

I am so thrilled with what is happening with "El método 15/33" in Colombia. And no, not in a million years did I expect this. 

To be honest, I first wrote "Method" as a novella to enter in a writing contest so I could get some street cred in writing. I needed some writing cred to make my efforts to obtain an agent more attractive, as I was trying to hook an agent for a completely different book, which is not a thriller at all, it’s adult fiction with traces of magical realism. Oddly, that book, "The Extraordinary Journey of Vivienne Marshall", the one I actually landed an agent on, sold to a US publisher after "Method" sold—and again, I had never really intended to shop "Method" in the first place. Everything that has happened since, the movie deal, all the foreign sales, everything, it’s all just some crazy, wonderful fluke—the mad genius of the universe playing tricks on me.

-) Perfect place for read and write...

One of two places. One is the purple, fluffy armchair in my library. Unless one of the cats owns it at the time. Here’s the lazy, fat Marvin Marquez (named after Gabriel Garcia Marquez), ruler of the house. We’re just his servants.

The other place I love to write and read is on my porch on a sunny day. Here’s my purple toes with a cold drink, writing….


-) What’s your next step?

My next book is titled "The Extraordinary Journey of Vivienne Marshall", to be released in the United States in September. It is not a thriller, but I hope readers find it thrilling nonetheless. It’s the story of a woman who is dying and in her last week of life, visits the different heavens she might select as her own. Of course the story is really an exploration of her life and how her life lessons and the various love she has felt impact her decisions about death. Basically, it’s all about the various forms of love, family love, eternal love, passionate love, maternal love. Love, love, love.

-) What’s the role of the literature in our lives?

Literature is everything in my life. It gives me a great sense of individual freedom. I converted the living room into a library, which looks more like a bookstore, since I only keep my TBR pile in there. So basically, my TBR pile is a whole room. Did you know that according to a University of Sussex study, reading can reduce stress by up to 68%. Cool, right? And writing is my entire life. I write on the train to work, coming home, early in the morning, late at night, every single second of the day I can steal, I am writing. Writing is my blood. I have no choice. 

As for others’ lives and literature, well, it’s not for me to say. But I know that even if a person does not choose to read, having free access and thus the simple option of getting literature and the freedom of speech are the best ways for us to ensure freedom. So perhaps that is the ultimate role of literature in our lives: freedom, individually and collectively.

I hope you've enjoyed this interview as much as I enjoyed making it. And to close, here are the first chapter of "El método 15/33". Thanks to Ediciones B :) 

martes, 19 de julio de 2016

Reseña: Uno siempre cambia al amor de su vida [por otro amor o por otra vida] - Amalia Andrade

La edición especial viene acompañada de la "Guía para el amor pos-desamor"

La primera agarrada de manos en la oscuridad del cine, el primer beso robado en la portería del conjunto, el primer abrazo con la etiqueta "novios" de por medio, la primera visita al paraíso con solo dejar los pantalones en otro lugar, la primera sonrisa ante un desastre en el desayuno, la primera limpieza de casa previa al almuerzo familiar, la primera lágrima derramada mientras una sonrisa celebra una nueva vida, el primer "sí, acepto" frente a un tipo de blanco en el altar... El amor puede parecer algo sublime e inigualable, y no tengo la menor duda de que lo es, pero como todo en la vida, tiene un final, y usualmente es jodidamente doloroso (98,75% de las veces lo es según estudios del Centro Estadístico Parra & Asociados).

La tusa es un estado en donde la razón se va por la alcantarilla, la autoestima se rompe en mil pedazos, y nuestro cantante interno sale a relucir. ¿Cómo olvidar el saldo en rojo de la tarjeta de crédito luego de una tarde de compras para cambiar de look y sentirse renovado?, ¿cómo olvidar los días enteros con un tarro de helado pegado al televisor viendo comedias románticas?, ¿cómo olvidar las incontables salidas con nuevos clavos que si bien clavan, lo único que hacen es clavarte más profundo al que estás tratando de sacar?, ¿cómo olvidar los desastrosos conciertos de música para planchar que sin costo alguno ofrecías a tus vecinos?, ¿o el dolor de cabeza por la borrachera que te metiste la noche anterior maldiciendo a esa persona que se marchó?, o aún peor ¿la dignidad perdida al ver en whatsapp las barbaridades que le escribiste a tu ex mientras la botella se quedaba vacía?... Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

Amalia Andrade es caleña. Vive con Lady George Michael y Valiente Gracia. Es ilustradora y contadora de historias. Una estudiosa de las ciencias del amor y el desamor. Amalia Andrade es el alma detrás de "Uno siempre cambia al amor de su vida  [por otro amor o por otra vida]".


De aspecto ambientalista, con tonos amarillos y una tipografía sumamente fresca y cero acartonada, este libro es un paquete de páginas cargadas de risas, lecciones y aprendizaje. Un viaje de actividades, de reconocimiento y de desahogo. Una travesía en donde el esperado final terminará siendo, tarde o temprano, la tranquilidad y el reencuentro con el amor propio.

La guapísima Amalia Andrade (tomada de elespectador.com)
Amalia Andrade nos regala su talento por medio de sus ilustraciones, su experiencia en la carne de cada capítulo, y su alma en cada introducción a los mismos. La sinceridad es un regalo, y en este libro viene incluido por el precio que pagado. La franqueza es una virtud, y Amalia Andrade no es tacaña, y nos regala un poco de ella en su obra.

No importa si eres de un clan o del otro, de izquierda o de derecha, si tienes un extra de carne en tu pecho o si por el contrario está en tu entrepierna, si te gustan los hombres o las mujeres (o ambos), si llevas corbata o converse, si te gusta la ranchera o el rock en español, si prefieres el perro caliente a la hamburguesa, si rezas arrodillado o batiendo las manos hacia el cielo, o si te levantas con el pie izquierdo o con el derecho: en este libro vas a encontrarte con una guía universal, con un retrato sano y certero, con un día a día irrefutable, con recordatorios y caídas, con puertas y galletas, con un montón de consejos para salir del abismo, con espacios para dejar salir ese demonio que llevas dentro, con playlist musicales y hasta con un recetario.


Todos hemos vivido una tusa (si usted no lo ha hecho, fresco, le va a tocar), pero no es este el motivo por el cual este libro ha sido exitoso. Amalia Andrade ha creado un bestseller por su honestidad, por su simplicidad, por su madurez, por su cercanía, por su capacidad de generar conexiones, por su habilidad de robar sonrisas mientras las lágrimas se escapan de los ojos, por su innegable capacidad en donde algunos no pasamos de las bolitas y los palitos, y por ser capaz de visibilizarnos y prestarnos su experiencia para sobrellevar la nuestra.

No olviden que de un corazón roto pueden salir grandes cosas, que está bien estar mal, y que tal como dijo un excelentísimo y sabio caballero, el diablo es puerco.