viernes, 29 de enero de 2016

Reseña: Juegos mentales - Friederike Schmöe

Solemos (me incluyo) juzgar de mala manera a la literatura juvenil. Es cierto que la gran mayoría de historias de este tipo son refritos baratos, copias mediocres, cúmulos de errores sin capitán, juegos de mercadeo indiscriminados o intentos desafortunados de hacer un libro; pero hay unas cuantas obras que de vez en cuando se paran frente a ti y te dan un empujón en exigencia de respeto, y con todo el orgullo del mundo te muestran sus credenciales y te dejan ver que hay material para trabajar, que hay buenas historias para contar y que aún (no es un mito) existe respeto hay el joven lector.

En uno de mis ya no tan cotidianos paseos por Panamericana Librería (ando en plan de leer lo que tengo y no gastar lo que no tengo), me topé con una portada ESPECTACULAR, que me atrapó y me hizo prisionero del laberinto en ella plasmado, y qué luego de ver el muy buen precio (como es usual con los títulos de Panamericana Editorial) decidí hacer mío al instante. Les hablo de "Juegos mentales" de Friederike Schmöe, una de las sorpresas más gratas con las que me he topado últimamente (y sí, no es una saga).

Este libro nos cuenta la historia de Kris, un adolescente que luego de la muerte de sus padres, tiene que continuar su camino de la mano de su hermana Aki, quien tiempo después y luego de un fin de semana como cualquier otro, empieza a cambiar de manera drástica sin motivo alguno. Ante esta situación Kris empieza a buscar pistas que lo terminarán metiendo de lleno en un conflicto de dimensiones más allá de su entendimiento; un laberinto sin salida del que intentará escapar.



Con toda la emoción que da encontrarse con una cubierta despampanante,más encima dura, y un precio súper amable, abrí "Juegos mentales" y decidí averiguar qué era lo que tenía para ofrecerme. La historia a 50 kilómetros por hora y con el pasar de 3 o 4 páginas nos vemos dentro de un bólido de fórmula uno al máximo de velocidad imaginable con rumbo indeterminado y con las menores condiciones de seguridad posibles.

De manera acertada Schmöe nos plantea una llovizna que de a poco se convierte en una tormenta de tamaños apocalípticos, y que a pesar de parecer inverosímil y alejada de nuestra realidad, creo que no lo es del todo.

Paso a paso la historia nos va metiendo en diferentes situaciones para ir descubriendo un misterio que si bien se me hizo predecible hasta cierto punto, no le quitó crédito ni emoción al desarrollo del libro, el cual en cada cierre de página dejaba abiertas puertas que era necesario abrir de inmediato para poder respirar tranquilo.

En este recorrido por lo más recóndito de la mente humana tenemos la fortuna de encontrarnos compañeros de viaje de todo tipo y que realmente se sienten cercanos y muy reales. Jon y Val son esos amigos que a pesar de las circunstancias y de las cosas que se puedan presentar, todos deberíamos tener; Aki es una punta de iceberg inmerecida pero necesaria; Ralph es EL papá de los sueños y Gilka es un virus silencioso más grande que el mismo cielo. Sin duda alguna Kris es mi personaje favorito, pues es como mi vecino, como mi amigo de la universidad, como mi compañero de oficina, o incluso como yo mismo; es un personaje que teme, que se equivoca, que ama, que siente y que no se rinde, un personaje muy real y cercano.

Escrito de manera sencilla, sin pretensiones absurdas pero con una crítica y un mensaje social valedero e importante, "Juegos Mentales" llega a un final muy por los lares del común de la literatura juvenil, pero habiéndome entregado con dosis precisas de emoción y suspenso, mucho más de lo que muchos best seller lo pueden llegar a hacer. Este es un título que me sorprendió de buena manera y que seguramente les hará pasar un buen rato.

Reseña: Las colonias del sistema solar (Theia) - Luis Ángel Fernández de Betoño


Recuerdo como si fuera ayer cuando en pleno mes de diciembre y luego de haber terminado la saga Divergente y de haberme devorado "Amanecer rojo" de Pierce Brown, sentí la imperiosa necesidad de contarle al mundo lo que mis lecturas me generaban, lo que dejaban en mí, lo que me hacían pensar, los detalles que me gustaron y los que no tanto, de generar un espacio de interacción para conocer otras opiniones y poder confrontar ideas. Es así como nació este blog, el cual ha contribuido a que el día de hoy sea una persona más feliz.

He conocido personas maravillosas, he empezado a contar con el apoyo de editoriales (mención especial a la gente de Ediciones Urano Colombia quienes fueron los primeros en confiar en mí), he interactuado con autores... pero entre estas y muchas otras cosas, quizá una de las mayores satisfacciones que "Liberando Letras" me ha dejado, es el que autores como el que voy a presentarles hoy me entreguen sus obras y den un voto de confianza en lo que hago. No imaginan lo bonito que se siente eso.

Un día como cualquier otro mi celular vibró como lo hace más de 40 veces al día en promedio, pero en esta ocasión la notificación que me traía era muy diferente a las que usualmente recibo, incluso más importante que la gran mayoría. Un autor ESPAÑOL (al otro lado del mundo) había encontrado mi blog y luego de revisarlo, decidió enviarme su primer libro para conocer mi opinión sobre él. "Las colonias del sistema solar - Theia" es la ópera prima de Luis Ángel Fernández de Betoño, la obra de la que vengo a contarles en esta oportunidad.

Para ambientarlos un poco, luego de que la tierra diera inicio a su inminente colapso, el hombre inició la desesperada búsqueda de nuevos lugares donde poder habitar, la cual lo llevó a colonizar nuevos territorios dentro del sistema solar y abrir las puertas a nuevos límites que a nuestros días parecen improbables, pero que seguramente terminaremos alcanzando. Este nuevo panorama no cambió muchas de las situaciones habituales en la tierra, por lo tanto, aquellos con mayores recursos pudieron pagar el derecho a vivir en un nuevo mundo y en las mejores condiciones posibles, mientras que aquellos menos afortunados tuvieron que resignarse a elegir entre ser esclavos en las nuevas colonias o ser huéspedes de un planeta moribundo. Pero como ocurre también en nuestra realidad, hay ciertos seres extraños y en vía de extinción que no están conformes con el desordenado orden de las cosas, y deciden trabajar y hacer lo posible por generar un horizonte más justo y equitativo para todos; Owen Jeringan, director de Helio Génesis, es el líder de "Los 10.000", un grupo que esta empecinado en llevar habitantes de la agonizante tierra hacia un nuevo lugar en el cual se pueda dar inicio a un mejor porvenir.

Lo primero que me encontré al recibir el libro fue una portada vestusta, con fallas de diseño notorias y con una tipografía que no despertó el mayor interes en mí; pero como bien he aprendido (todo gracias a "La reina roja"), no todo lo que brilla es oro.

Por medio de una narrativa detallada, madura y bien plantada, Fernández describe acertadamente el mundo en el cual se moverá este libro de inicio a fin. La manera en que nos cuenta el modo en que la humanidad tuvo que salir de su hogar, como su instinto autodestructivo terminó pasando cuenta de cobro, y como empezó a desarrollarse todo ante el nuevo día a día al cual se vio enfrentada, resulta creíble, poco forzada y muy agradable.

De igual modo el autor atina en la ambientación y en la definición que da a la misma, lo cual es evidente cuando empezamos a movernos por una derruida tierra, por la cúpula del maltrecho marte, por las pomposas lunas de Júpiter y Saturno, o por las naves y bases en las cuales la búsqueda de un mejor futuro tendrá desarrollo.

Fui pasando las páginas y descubriendo entre importantes errores editoriales y algunas desconexiones, una historia oscura y muy bien elaborada, que no escatimaba en nada, sino que fue generosa en puntualizar y especificar en donde era debido, y en abandonar ciertos vicios poco aconsejables de la literatura de hoy en día: la vida no es solo color de rosa, no siempre hay príncipes azules, la mierda puede ser un lugar en el que nos toque vivir, usualmente a los malos les va bien, el amor no son solo besos y el odio está a la orden del día.

En medio de sangre, deseo, lujuria (puede contener escenas de sexo y violencia no moderada), asteroides, batallas y conspiraciones, vamos conociendo a un grupo de personajes caracterizados de manera adecuada y que en conjunto logran meterle el turbo necesario a la obra. Una sugestiva Alexia, un suntuoso y muy humano Owen Jeringan, un ángel hecho Selena Lotti, una valiente Mia Leduc, un improvisado Gael Paulsen o un inteligentísimo Wang Li son solo algunos de los compañeros que nos acompañarán en esta aventura. Mi favorito sin temor a equivocarme es el complejo Victor, pues condensa en un solo conjunto de huesos, carne y aire las diferentes facetas que podemos llegar a adoptar los seres humanos.

El número de capítulos crecía y mientras las páginas restantes iban siendo cada vez menos y el ritmo de la historia se hacía más y más frenético, me encontré con un final interesantísimo, calculado de muy buena manera y llevado al papel acertadamente.

"Las colonias del sistema solar - Theia" es una carta de presentación excelsa a pesar de sus fallas editoriales y acertada a pesar de su mejorable cubierta, la cual incorpora una visión fascinante de nuestro futuro y que bajo la premisa del progreso vs. la ecología, establece una crítica a lo que hacemos en nuestro diario vivir, a lo que dejamos que los demás hagan con nuestras vidas, y al anárquico orden social en el que vivimos y que de una u otra forma nos empeñamos en perpetuar.

Gracias infinitas a Luis Ángel por permitirme volar con Atenea, espero leerte pronto.



martes, 26 de enero de 2016

Reseña: Orgullo y prejuicio: el amanecer de los zombis - Steve Hockensmith

Vamos a cine emocionados y con los nervios preparados para recibir dosis de terror tan necesarias como inverosímiles, a sabiendas que nos encontraremos con seres decepcionantes y estúpidos, y con situaciones en la gran mayoría de los casos deprimentes y más bien predecibles. Aun así, seguimos apostándole al cine zombi, el mismo que George Romero hiciera un culto hace algunos años, pero que ahora es prostituido y destrozado vilmente por una droga llamada consumismo.

Al igual que ocurre en otros géneros también desgastados, suelen haber historias que ofrecen algo y que se salen del estándar de seguridad, que se atreven y que no temen plantarse y mostrar detalle imprevistos y no abordados, que se encaminan hacia lo desconocido y apuestan el todo por el todo.

“Orgullo y prejuicio” es una de las novelas más importantes de la historia de la literatura universal, un clásico infaltable y una lectura obligada que año tras año cobra vigencia y seguidores alrededor del globo terráqueo, pero... ¿se imaginan este mundo de mentiras, intrigas y sofisticación bañado en sangre y habitado por zombis? Esa es la propuesta que les traigo en esta oportunidad gracias a “Orgullo y prejuicio: el amanecer de los zombis” de Steve Hockensmith. Este libro llega al país gracias al sello Umbriel de Ediciones Urano, y de seguro podrán encontrarlo en cualquier esquina del mundo.

Una portada del carajo fue el aliciente perfecto para hacerme con este libro. La inquietud por lo que podría encontrarme en sus páginas fue el empujón necesario para decidirme a leerlo ipso facto.

“Orgullo y prejuicio: el amanecer de los zombis” se desarrolla Hertfordshire, lugar en el que muchas cosas extrañas empiezan a tener lugar y en donde el apocalipsis zombi está por desencadenarse. En medio de una ceremonia religiosa, el primer zombi (Ford) hace su aparición y de allí en más esta descabellada pero ingeniosa aventura empezó a mostrarse ante mis ojos.

Adaptación al cine preparada
Este es uno de esos libros que llega y te ofrece un sinfín de cosas que quizá esperabas, pero no en la cantidad y en la calidad con que lo hace. Una vez el primer zombi es derrotado, la familia Bennet se ve atrapada en el centro del asunto y de un modo u otro se ve inmersa en la misión de encontrar al resto de los zombis y acabarlos por completo. En ese proceso tenemos la oportunidad de acercarnos de una manera agradecida y detallada con cada uno de los miembros de esta familia, quienes serán los estandartes principales de la historia y los encargados de hacernos morir de risa y angustia con el pasar de los capítulos.

Caminando por prados mágicos con peligrosos hoyos de donde zombis bravucones, hambrientos e irracionales salen de sopetón; andando por suntuosas mansiones en donde el pecado y la lujuria son el común denominador; atravesando una época en donde la mujer no era más que un objeto para el hombre y algunas valientes se daban a la tarea de transformar esa realidad; corriendo en medio de batallas bañadas en sangre y de besos más encarnizados que un trozo de pierna entre los dientes de un zombi, vamos conociendo a un grupo increíbe de personajes que potencia una historia que de por sí ya es muy rica. Una familia Bennet que es la muestra perfecta de una familia disfuncional, en donde la holgazanería, el miedo, la valentía y la cobardía se hacen presentes; un risible y magnífico Barón de Lumpley que seguramente les robará más de risa hasta el llanto; un ejemplar e inesperado capitán Cannon; o un caballero portentoso pero temeroso como Hawksworth. Sin duda alguna mi favorita es Elizabeth, pues personifica de una manera coloquial y fresca un sentido más serio en una historia que si bien tiene elementos muy bien puestos, tiene como única pretensión hacer pasar un momento inmejorable al lector.

En medio de batallas, triángulos amorosos, mucha (pero mucha) sangre y un montón de cosas que no dejan más que ganas no parar de leer, la obra fue tocando fibras en mí y mostrándome en escenarios de otra época y de otro mundo, cosas que pasan en mi día a día y a las que muchas veces restamos importancia por considerarlas habituales. Cuando menos pensé me vi ahogado en vísceras, ojos y tripas dentro de un final excepcional, divertidísimo y muy abierto, que no pudo más que robarme una sonrisa tremenda y dejarme con el buen sabor de boca de haber probado algo exquisito y cumplidor de su propósito. Degusté un trozo de carne de buena calidad.


“Orgullo y prejuicio: el amanecer de los zombis” es un libro ingenioso, inteligente, cómico y exuberante. Una completa sorpresa (al igual que “Virus” de Alvaro Vanegas” en el lineal y abusado universo de los zombis, el cual a pesar de estar viendo su ocaso, aún tiene rayos de luz que se empecinan en no dejar que caiga la noche.



Reseña: Bitácora del agonizante – Fernando Soto Aparicio

Cuando estamos en el vientre no sabemos a qué nos vamos a enfrentar cuando ese al parecer eterno descanso termine. Cuando somos niños, usualmente tenemos la oportunidad de jugar y disfrutar de las cosas más pequeñas e insignificantes, esas mismas que con el pasar de los años van perdiendo sentido pero que con el llegar de una edad más madura entendemos que son las que realmente valen la pena. Al llegar a la juventud queremos vivir a 100 kilómetros por hora y si es posible imprimirle un turbo a la escena no dudamos en hacerlo; disfrutamos saltándonos etapas y queriendo crecer a toda costa, creyéndonos seres supremos capaces de hacer cualquier cosa y sabios a niveles estratosféricos capaces de solucionar todos los problemas que nuestras muchas veces irresponsables acciones generan. Años más tardes llegamos a la adultez, aquella etapa en que nuestro océano se ve poblado de un número indeterminable de obligaciones y responsabilidad, en donde muchas veces nuestra vida no es nuestra y en donde en muchas ocasiones quisiéramos tener la habilidad de devolvernos en el tiempo y pensar mejor antes de tomar las decisiones que en su momento nos parecieron las mejores. Los años siguen pasando sean de bueno o mala manera, eso ya cada uno de nosotros lo decide, pero lo que sí es cierto, y si no recibimos una invitación de la huesuda antes de tiempo, es que los pañales y la dependencia casi total que nos revestía en nuestro primero años de vida llegará de nuevo a nuestra realidad; la tercera edad nos da la bienvenida.


¿Hemos vivido bien?, ¿hicimos todo lo que quisimos?, ¿visite todos los lugares que quise?, ¿me despedí de todos aquellos que lo merecían?, ¿leí todos los libros que quise? Esas son algunas de las miles de preguntas que en este momento pienso que puedo llegar a hacerme cuando me vea frente a un espejo y descubra que las incipientes arrugas que empiezan a nacer son las marcas únicas y distintivas de mi rostro; cuando los dientes que no cepillé durante niño, pero que ahora cuido como a mi propia vida, empiecen a flaquear; cuando la incontinencia sea el pan de cada día y un nuevo día se convierta en un regalo invaluable.

Hay momentos y situaciones que marcan nuestra travesía por esta carretera de etapas y vivencias, momentos y situaciones que nos imprimen una sonrisa en el rostro, que nos hinchan el corazón de emoción, que nos enaltecen más allá del rascacielos más alto, que nos destrozan como porcelana delicada en su encuentro con el suelo, que nos desvanecen de un solo jalón como un positivo en un papel.

Fernando Soto Aparicio es uno de los escritores más importantes de la historia de la literatura colombiana. Su aporte a nuestro mundo es invaluable y se pasea por la literatura infantil, el ensayo, el realismo, la violencia, la historia, la poesía, y tantos pero tantos géneros que más que enumerarlos, se los dejo como tarea para descubrir y disfrutarlos. Dentro de sus 77 hijos que dijeron “Buenos días mundo” gracias a hojas de papel, me permito destacar “La rebelión de las ratas”, “Camino que anda”, “Mientras llueve”, y mi favorita, “Proceso a un ángel”.


No importan las circunstancias en que todo se dio, sino más bien el acto en sí: Fernando Soto Aparicio fue diagnosticado con una de esas enfermedades que ya no son extraordinarias, que carcomen día tras día la vida de más personas, que se llevan miles de sueños y de ilusiones, o que terminan siendo un empujón de vida y el despertar de cosas maravillosas.

Con el cansancio a cuestas y el organismo desgastado, Fernando decide sentado en su mecedora predilecta frente a la ventana de su casa, despedirse de aquello que le dio tanto, de aquello que se hizo su vida y la vida de quienes lo leímos, lo conocimos con su prosa y lo disfrutamos con su obra. En noviembre del 2015 Fernando Soto Aparicio deja al mundo su último hijo, su último compañero de batalla, su último mensaje para el mundo, el fruto de su carrera y de su viaje por este mundo, la voz de sus mujeres y el miedo de su alma, la majestuosidad de sus vivencias y la podredumbre de su odio, la ira de sus sentimientos y la resignación de su actos, el amor más puro hacia sus letras y la devoción infinita hacia sus soportes.

“Bitácoras del agonizante” de Panamericana Editorial es un punto final doloroso, hiriente, sentido, melancólico y bello a más no poder; este es un conjunto de salmos preciosos, de letras magistralmente conectadas, de pensamientos soberbiamente traídos al papel, de lágrimas delicadas, de pesares hechos tinta y de sueños con ganas de alas para volar.

Hoy me despido de un genio de las letras al que pienso recordar y leer hasta que la fuerza me acompañe o hasta que el destino me lo permita. Hoy me despido de un señor escritor que con sus letras nos contó mil historias y unas cuantas más, que con su espléndida pluma tatuó una huella imborrable en el mundo. Hoy hago una venia merecida y me pongo de pie para aplaudir sin descanso un punto final dechado.



¡Gracias maestro Soto Aparicio!

lunes, 25 de enero de 2016

Reseña: El rey de hierro (Los reyes malditos #1) – Maurice Druon

Día tras día se escribe la historia con aguda pluma y tinta escarlata, que a pesar de las lecciones que se tejen en medio de hojas que buscan dejar algo plantado en medio de una mente aparentemente razonable, terminan mostrando que lo indeleble ante las condiciones también se hace permanente en nuestro actuar. Recurrimos a las mismas prácticas, caemos ante los mismos escoyos y perpetuamos la decadencia de nuestra especie negándonos a evolucionar y encontrar caminos a una redención que confluya en la construcción de un mejor porvenir para todos y no como seguimos viendo con el pasar de los años, solo para unos pocos.

El libro del que vengo a hablar en esta ocasión llegó a mí en forma de regalo; un regalo inesperado y que despertó poca (casi nula) inquietud en mí, pues su portada no transmitía lo necesario para despertar mi interés. La primera entrega de la popular y exquisita saga de “Los reyes malditos” se hacía un hueco en mi cúmulo de libros. Hoy vengo a contarles mi experiencia con “El rey de hierro” de Maurice Druon, el cual es distribuido por Ediciones B Colombia.

Un día por casualidades de la vida, una señorita en la red social twitter (@angydominic) me animó a que leyéramos de manera conjunta este libro, y me pareció algo chévere pues nunca lo había hecho, así que mano a la obra.

Esta obra nos transporta a los años 1.300, durante el tiempo en el que Felipe “El Hermoso” era el monarca de Francia. La manera en que este hombre había logrado llegar al poder no dista de la manera en que en la actualidad muchos de nuestros gobernantes logran cautivar votos en el electorado; la diferencia tampoco resulta a la vista al observar lo que sucedió tanto en la Francia del siglo XVI como en la Colombia del siglo XXI luego de que un personaje alcanzase, pues el disfraz de oveja se desvanecía para dar paso a un lobo desalmado y sin miramientos.

“El rey de hierro” se mueve en medio de la espesura de la niebla de los paisajes europeos de la época, recorriendo la majestuosidad y la precariedad propia de la realeza predominante, paseándose por la exuberancia de la naciente primavera y la rimbombancia de la arquitectura vanguardista del momento. Este libro nos da un tiquete con todos los gastos pagos para conocer pasajes de la historia que quizá en nuestros días de colegio ya habíamos visitado, pero que aquí podemos reconocer de una manera diferente, mucho más interesante, pero igualmente enriquecedora.

Tramo a tramo de esta travesía se va presentando de manera magistral mediante una prosa invaluable y deliciosa. Resulta imposible no sentirse extasiado al leer cosas tan bien escritas y tan magníficamente logradas. Capítulo tras capítulo se reviste de incontables elementos que van direccionándonos por la vida y obra de los personajes que dan vida a esta historia. Página tras página nos vemos envueltos en estrategias, complots, mentiras, engaños, coqueteos, situaciones jocosas y otras de una crudeza tal que establecen un contraste adictivo e imprevisible.

Monarcas, plebeyos, payasos, damiselas y muchos más seres hacen las delicias de esta novela. Un encantador Felipe, un ingenioso Roberto e Artois, un eterno Jacobo de Molay y sus tímidos templarios, una pícara Margarita (una de mis preferidas por su tesón), una inesperada Mahaut y así sigue la cuenta de nombres y de adjetivos. Sin duda alguna Isabel, la reina de Inglaterra, se convirtió en mi personaje favorito en esta primera entrega de la saga, pues con su pasión, sus miedos, sus silencios y su maquiavélica mente logra rozar sin mayores pretensiones muchos de los límites de la naturaleza humana, y eso que apenas la historia ve la luz.

Sin esperarmelo, me vi sumergido de manera despiadada y casi encarnizada en una lectura sin tregua, que no me permitió distracciones ni ratos libres, que en medio de su oscuridad  y su lucidez, de su toque fantástico y su acertado realismo, me marcaron un camino que desembocó en un final fascinante y que me dejó con ansias dementes por hacerme y devorar “La reina estrangulada”, la segunda entrega de esta inquisitiva saga.

No me queda más que darle un inmenso ¡GRACIAS! a @angydominic por quitarme los prejuicios y permitir que me deleitara de la manera que lo hice. Una bella cubierta no lo es todo en un libro (sino miren “La reina roja”); hay que ver más allá de lo aparente y darnos una oportunidad, pues nunca sabremos de qué nos podemos estar perdiendo.

sábado, 9 de enero de 2016

Sorteo año nuevo

Para celebrar el inicio de año y las primeras 50.000 visitas en el blog, he decido realizar este pequeño sorteo a nivel nacional e internacional, el cual estará vigente hasta el 20 de enero. El día 21, durante el hangout con Romina Russell, la autora de "Zodíaco", se anunciarán los ganadores.




 
Lean muy bien los términos y condiciones, y mucha suerte :)

Este sorteo tendrá dos ganadores: uno nacional que se llevará el paquete de los tres libros en formato físico, y un segundo nacional o internacional que se llevará los dos libros digitales.

Para participar, deben seguir el blog, seguirme en twitter y darle like a la fanpage. De igual manera, dar like a la publicación en facebook, así como compartirla y comentar tanto en ella como en esta entrada del blog, cuál es el libro que más quieren leer en es 2016.

Los ganadores recibirán un correo para continuar con el proceso de la entrega del premio, y contarán con 48 horas para responder al mismo, de lo contrario, el premio se volverá a sortear. 

Deben estar inscritas al menos 25 personas para que el sorteo se realice, de lo contrario, el premio se queda en mi biblioteca :)

jueves, 7 de enero de 2016

Las mejores y las peores lecturas de mi 2015

Durante 2015 leí libros de todo tipo (excepto de superación personal, aunque en cierto modo "Persona normal" de Benito Taibo pueda calar ahí), viví cientos de aventuras, visite innumerables lugares, me paseé por el pasado y el futuro, recorrí galaxias y planetas desconocidos, degusté cientos de platillos exquisitos y otros un tanto repugnante, usé disfraces bañados de oro y me desparpajé en los más miserables ropajes, sentí mi corazón romperse en mil pedazos y pegarse nuevamente en cuestión de segundos... Todo eso y muchas cosas más logré experimentar gracias a los libros que devoraron mi 2015.




10.  "Prohibido" de Tabitha Suzuma

Con una narrativa sencilla la autora construye una historia que dentro de la complejidad de lo que propone resulta simple y de alta recordación. Una lectura necesaria.






9. "El sonámbulo" de Sebastian Fitzek

Aterrador, confuso y enfermizo. Este es uno de esos libros que no te dejan dormir y te vuelve adicto sin siquiera esperarlo. Una sorpresa increíble.





8. "Purga" de Sofi Oksanen

La oscuridad que impregna los parajes de esta historia, la crudeza con que van presentándose cada una de las situaciones y la magnífica construcción de los personajes, hacen de esta obra algo inolvidable.




7. "La oculta" de Héctor Abad

Una de las voces y letras más poderosas y reconocidas de la literatura colombiana lo vuelve a hacer. "La oculta" es un obra inteligente, muy colombiana, muy de las entrañas, muy de nuestra historia. Con un lenguaje elaborado pero muy autóctono, Abad entrelaza historias y vivencias a uno de esos rincones de tierra que hacen de nuestro país una maravilla por conocer.





6. "Momo" de Michael Ende

GIGANTE. No hay otra palabra para definir este libro. Entre lo tierno, lo sórdido y un sinfín de personajes encantadores y maravillosamente logrados, Ende trata de abrirnos los ojos y darnos una lección de vida que ojalá todos tuviésemos la oportunidad de tomar.




5. "Virus" de Alvaro Vanegas

Uno de mis escritores favoritos se adentra en un nuevo terreno y logra reinventarse de manera acertada, ofreciendo una historia rica en elementos e inolvidable para los sentidos. Uno de los últimos libros de mi 2015, pero que no podía quedarse por fuera de este listado.





4. "Hijo dorado" de Pierce Brown

Los ojos azules más sensuales de nuestra generación dejan alma y cuerpo en un relato político y sanguinario que te meterá de lleno en un planeta rojo en donde las injusticias del planeta azul siguen vigentes. Mil veces superior a su antecesor, "Hijo dorado" deja el listón muy alto para lo que espero sea un cierre épico.




3. "El regalo" de Eloy Moreno

La sorpresa del año y el obsequio para la vida. Vaya pedazo de libro me he topado por pura casualidad. Una lluvia infinita de lecciones y de frases memorables. Un libro para pensar, reflexionar, sentir y vivir.






2. "Catalyst" de S. J. Kincaid

Un inesperado, cargado e inmejorable cierre para la que sin duda es mi saga favorita. Oscuro, inteligente y encantador, este es el mejor capítulo de la serie y un libro que no olvidaré jamás. Gracias infinitas a S. J.




1. "La luz que no puedes ver" de Anthony Doerr

Una verdadera obra maestra. Cargada de un sinfín de elementos que lo hacen todo un baile para los sentidos, este libro se pasea por los momentos más oscuros de la historia humana para ofrecernos una historia enternecedora y para enmarcar. No pueden dejar de leerlo.

Reseña completa







5. "Pie de bruja" de Carolina Andújar

Un libro ingenioso, trabajado a fondo y con una elaboración temática para resaltar. El problema: es una historia de amor disfrazada entre mililitros muy escasos de sangre y acción. A mi modo de ver, una obra sobrevalorada.

Reseña completa



4. "Blackbird" de Anna Carey

No es un mal libro, pero no cumplió con mis expectativas. Lapsos aburridos por otros frenéticos. Esperemos a ver como nos va con el desenlace.

Reseña completa



3. "Reiniciados" de Amy Tintera

Ofrecer algo que no se tiene, solo para poder vender. Otra historia más para el baúl de los recuerdos.

Reseña completa


2. "Red Queen (La reina roja)" de Victoria Aveyard

La decepción del 2015. El término mediocre le queda corto a lo que propone la autora con esta historia, que si bien emociona, resulta un refrito descarado de los mayores éxitos del young adult. Una portada linda con un interior cuestionable. Mira la esencia, no las apariencias.

Reseña completa



1. "El cuarto de los deseos (Mi hermanastro - 1)" de Dani Cubides


Una historia arrebatada, repleta de clichés, con infinidad de errores tanto de la autora como del equipo editorial. Un libro para olvidar. Nada más por decir.

Reseña completa