miércoles, 6 de abril de 2016

Reseña: Allí - Leonardo Patrignani

Cuando conoces un autor, y su obra termina convirtiéndose en algo de tu total agrado, es muy difícil no llegar con altas expectativas a su siguiente trabajo, pero al mismo tiempo, con el temor habitual de quien piensa que las mejores ideas ya han quedado plasmadas en el papel y que las letras ya han tocado la cima.

Al ver las portadas de la trilogía Multiverso de Leonardo Patrignani, me dije a mí mismo "Bah, esto debe ser otro refrito distópico barato, y además, son tan pretenciosos que ni siquiera sinopsis le ponen". Tiempo después, y habiendo terminado la saga, debo retractar mi ligera opinión y decir que además de una bella portada, esta saga tenía un trabajo de fondo, unas temáticas conexas, y una construcción que se salen de la zona de confort y que te ofrece una experiencia de lectura incomparable y completamente diferente a la que estamos acostumbrados quienes frecuentamos los terrenos de la literatura juvenil.

Luego del éxito mundial alcanzado con "Multiverso" (el cual lo hace partícipe de la Feria Internacional del Libro de Bogotá 2016), Patrignani decide emprender un nuevo camino, que lo lleva al recién salido del horno "Allí". Gracias totales a la gente de Ediciones B Colombia, pues creo que soy la primera persona en el mundo (fuera del círculo del libro, obvia aclarar) que lee esta obra en español. Una pendejada que me hace muy feliz.


"Allí" nos cuenta la historia de Verónica, una joven que pierde a su madre en un trágico suceso y que desde ese preciso momento ve como su vida se desmorona y se hunde en la más profunda oscuridad. Encerrada en un trabajo destructivo, sin ningún sostén sentimental que la apalanque y aprisionada en la supervivencia, comienza a ser parte de una serie de fenómenos o vivencias que se salen por completo de su entendimiento, pero que terminarán marcando su existencia...

Patrignani imprime en esta novela muchos de los elementos que tanto me gustaron de la trilogía Multiverso, advirtiendo que la historia que se cuenta es completamente diferente a la que se construye en esos tres libros. "Allí" tiene como columna vertebral un estudio abordado de manera muy apropiada sobre temas como la conciencia, las experiencias cercanas a la muerte (ECM), las experiencias fuera del cuerpo (EFC) y alguno que otro aspecto metafísico y psicológico. Esto le permite a la historia manejar un lenguaje propio y sentirse estructuralmente creíble; los diálogos y las ideas bajo las cuales el autor va dando rienda suelta a su premisa lucen veraces, lo cual dota al libro de un toque de complejidad muy interesante y que empieza a convertirse en una característica propia del trabajo del autor.

La manera en que Patrignani nos pone de frente ante los diferentes estados anímicos por los que Verónica se pasea, y la deprimente y desenfrenada carrera hacia al vacío que emprende desde el momento en que pierde a su madre se advierte muy real, y aunque por momentos roza lo tedioso y parsimonioso por el exceso en las descripciones, está totalmente conectado con lo que a mi sentir se persigue con el libro. Página tras página te ofrece una experiencia que te rodea y te da la posibilidad de hacer una mirada introspectiva, te enfrenta a realidades que pueden llegar, y a decisiones para las cuales jamás estamos preparados.


Tomada de: http://www.ilikegoingout.com/
La Milán contemporánea en la cual habita Verónica, se percibe llena de matices, luces, colores, sensaciones, podredumbre, peligros, espectros y mil una cosas más, las cuales se hacen vívidas a la lectura gracias a la narrativa tan detallada a la que acude el autor para su construcción. Puedes estar haciendo fila en una casa de apuestas mientras en la calle en pleno ajetreo por la temporada navideña un par se agarran a golpes, con una edificación haciéndose trizas de fondo, al ritmo de música clásica.

Otro factor del que vale la pena hablar es de los personajes, en donde nuevamente Patrignani se lleva una carita feliz. Verónica es una compañera de viaje que te abraza y te transmite todo lo que vive, desde su tristeza hasta tristeza elevada al cuadrado; ella te permea por completo con sus sensaciones, las cuales personalmente me hartaron, me enternecieron, y estuvieron a punto de robarme un par de lágrimas. También está Delia, la madre de Verónica, quien desde su dimensión siempre está presente, y como sucede con las personas que se van de este plano, siempre terminan jugando un papel fundamental en nuestra vida. De igual manera nos encontramos a Samuele, Martin, Mila y Moudi, a quienes les tengo mucho aprecio, y para cerrar las menciones no puedo olvidarme de Raymond Laera, quien personifica un ejemplo de vida que ojalá tuviéramos en cuenta.

Además de lo ya mencionado, "Allí" apuesta por vueltas a la tuerca drásticas, y que al menos a mí me emocionaron y me tomaron por total sorpresa. La lectura fue siempre amena, pero cuando parecía que la gasolina se había terminado, Leonardo Patrignani me ha enseñado su naipe, y no me quedó más que pegarme al libro hasta terminarlo con una sonrisa como la que hace meses no lograba robarme un libro.

De vez en cuando te encuentras con libros que te tocan, que hacen un click en tu interior, que trascienden y se hacen especiales (por ejemplo, "El regalo" de Eloy Moreno). Experimentando en terrenos desconocidos, acudiendo a lugares ya visitados, y recorriendo rutas cómodas e incluso aburridas, Leonardo Patrignani nos regala con "Allí" una historia inspiradora, totalmente humana, plagada de enseñanzas, con giros envidiables, y con un broche de oro como cierre. .Mi querido amigo italiano, has vuelto a sacarla del estadio.


Tomada de: http://sugarpulp.it/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario