domingo, 27 de diciembre de 2015

Reseña: Crónica de Tierra 2 - Jordi Sierra I Fabra

El mundo se nos está viniendo al piso y toda la culpa es nuestra, es imposible tapar el sol con un dedo. Día a día agotamos recursos, matamos a nuestros semejantes, extinguimos especies, envenenamos nuestro entorno y vamos destruyendo sin miramiento alguno el lugar que nos acogió y al que descaradamente tenemos la osadía de llamar hogar. Nos hemos proclamado la especie dominante y nuestro afán de desarrollo lo único que hemos logrado es acabarnos e involucionar frenéticamente.

Ya había tenido la fortuna de leer la variada obra de Jordi Sierra I Fabra (por ejemplo, en "Mendigo en la playa de oro") y de comprobar su talento indescriptible para adentrarse en géneros literarios de todo tipo, aunque su fuerte sin duda alguna son la literatura infantil y la juvenil. Cuándo leí una sinopsis que me presentaba la oportunidad de abordar un mundo distópico bajo los ojos de este escritor, no tuve que pensarlo dos veces. El libro del que vengo a hablarles en esta oportunidad es "Crónicas de Tierra 2", el cual es distribuido por Ediciones Minotauro del Grupo Planeta.  Por si les interesa, pueden encontrar este libro por solo $10.000 (unos 3 USD) en Dislectura en Bogotá.

Esta obra se desarrolla en Tierra 2, el planeta al que la raza humana debe exiliarse luego de haber matado por completo a su antiguo hogar. Aquí nos encontramos con Nathanian, un robot que luego de investigaciones quiere traer de vuelta a los seres humanos, quienes luego de una guerra sin antecedentes, tuvieron que huir del lugar. En su intento por defender su propuesta, nuestro protagonista se enfrentará a una serie de hechos y de verdades que pondrán en peligro su vida y lo harán replantearse sus objetivos y todo lo que conocía.

Jordi Sierra I Fabra, como es habitual en su narrativa, incorpora en la historia un sentido crítico y de verdadero valor. Con un prosa sencilla y un universo muy bien creado, vamos moviéndonos por planetas, naves y ciudades en donde seremos testigos de la historia, de la evolución, del renacimiento y de la decadencia.

Con una propuesta interesante y atrevida, en donde los robots son quienes toman la batuta de lo que el libro cuenta, el autor crea una obra inteligente y que me puso a pensar a cada instante. Fue inevitable plantearme dilemas y verme sumergido en un mundo en donde el orden ya no es el que los seres humanos hemos querido tener desde que tenemos memoria.

La obra describe de manera detallada los diversos escenarios y la oscuridad que se cierne sobre nuestro personajes; y hablando de personajes, hay que destacar los elementos que el autor ha insertado en cada uno de ellos para hacer que sus procesos dentro de la historia se sientan reales y no forzados como cabría de esperarse. Nathanian es un sabio, visionario y héroe en potencia que sin buscarlo tiene en el plano de su ciclo de vida una misión que puede salvar o destruir su realidad, y en su camino por defender sus ideas y descubrir la verdad, irá encontrándose con partidarios y contrincantes que hacen de esta aventura algo diferente y seductor a la lectura. Mis favoritos, además del excepcional protagonista, son la máquina conservadora Uthan, la liberal Zukad y la comprometida Anassakyy.

Entre capítulos vamos viviendo un relato futurista que se asemeja de manera peligrosa a nuestro insensato y cobarde día a día y que nos pone sobre la mesa un panorama sumamente cercano y desolar, bajo sutiles disyuntivas y agudos conflictos inyectados en nuestra esencia, para desembocar en un final que por mi parte disfruté y que me hizo cerrar el libro con muchas ideas en la cabeza y una sensación de satisfacción que se agradece.

Con "Crónicas de Tierra 2" Jordi Sierra I Fabra experimenta de manera exitosa y procurando innovar en lo que es posible en el abusado, y explotado indiscriminadamente, mundo de las distopías (la malgastada nueva joya de la corona de la literatura juvenil). Motivo de reconocimiento ver que aun hay letras que pretenden ir más allá de lo seguro, se alejan de la mediocridad y no le temen a proponer cosas nuevas.

Reseña: El regalo - Eloy Moreno

Desde el mismo instante en que emprendes la carrera por llegar a una luz hacia la que todos se dirigen y corres sin pensar en nada más que en llegar a la meta y averiguar qué es lo que te espera; desde ese momento en que te ves nadando solo (o en algunos casos acompañado) y notas que con el paso del tiempo tu cuerpo alargado empieza a transformarse, sientes como crecen cosas que nunca habías tenido y como poco a poco te conviertes en algo totalmente diferente a lo que conocías; desde aquel preciso instante en que unas manos te desprenden de tu hogar y luchan por sacarte de tu zona de confort; desde el momento en que abres los ojos y recibes un haz de luz directo al rostro, sientes una palmada en tu bien formada nalga e inmediatamente emites un grito desesperado e iracundo; desde el segundo en el que te degustas por primera vez el sabor que te acompañará durante los primeros capítulos de tu vida; en esa milésima de segundo en que encuentras frente a ti la mirada sonriente de aquellos gigantes que serán tus protectores, tus guías y tus amigos... Desde el momento cero recibimos un obsequio invaluable, un don sin igual, un regalo indescriptible.


"Nunca olvides que la mejor herencia que le puede dejar un padre a un hijo son buenos recuerdos."

En estas letras más que hablar de un libro, quiero contarles una experiencia, una vivencia, un pensamiento que me encaró y dio un giro de unos cuantos grados a mi vida. En esta ocasión quiero entregarles algo que me maravilló de maneras que jamás imaginé, que me removió partes que creía muertas, que insertó en mi existencia conceptos que desconocía, que abrió mis ojos como ningún otros conjunto de letras lo había hecho y que se convirtió sin duda una de las cosas más hermosas que haya tenido la oportunidad de leer durante los 25 años que mis pies llevan plantados en este planeta. "El regalo" de Eloy Moreno, obra que llega al mercado gracias a Ediciones B (ojalá la filial en Colombia lo traiga muy pronto al país), es lo que quiero enseñarles el día de hoy.

En 448 páginas se presenta la historia de un hombre del común, con una vida acomodada, con un trabajo que para muchos es factor de envidia, con una familia aparentemente perfecta; un hombre como nuestro vecino, como nuestro jefe, como nuestro profesor de la universidad, un ser humano como tu o como yo que ha caído en las redes de la monotonía, se ha dejado atrapar por el sistema y ha sucumbido a lo que los demás quieren que el sea. Un hombre que ha empeñado su vida a cambio de encajar en un mundo patas arriba que va directo al colapso.

Este es un camino que ya sea a pie, en bicicleta, en bus o en una camioneta roja destartalada, es imposible de no sentir hasta en la fibra más ínfima de nuestro sistema. Paso a paso, fui transitando por momentos de mi vida, por las decisiones que tomé, por los errores que cometí, por las sonrisas que regalé y las lágrimas que propicié; kilómetro a kilómetro, fui tropezando con baldados de agua fría que pedían a gritos pensar y reflexionar sobre la forma en que actúo y en que hago las cosas, sobre la ruta que se escribe con cada elección que se hace.

"Te quiero , dos palabras tan sencillas como complicadas, tan presentes como esquivas, tan pequeñas como el amor cuando se olvida, tan grandes como la felicidad que trae una nueva vida."

Este es un regalo sin destinatario específico y sin rótulos de exclusividad, pues su mensaje busca llegar a cualquiera que decida vaciar su papelera de reciclaje, formatear su sistema y empezar desde cero. Este es un telegrama magnánimo que desde la letra inicial hasta el punto final pretende abrir ojos y poner frente a nuestras narices cosas que son obvias, pero que por soberbia e inconsciencia dejamos en el archivador.

"El regalo" de Eloy Moreno más que un libro, es un compendio de lecciones, de frases infinitas, de enseñanzas indelebles, de momentos inolvidables, de martillazos a corazones de piedra, de respuestas a preguntas que nos negamos a hacer, de terrenos que deberíamos conocer, de clases que deberíamos tomar, de letras magistralmente incorporadas en palabras, de portentosas remembranzas que edifican un añorado futuro, de alaridos reconfortantes ante soplos de vida ensombrecidos. "El regalo" de Eloy Moreno es una ofrenda a la vida que planeo cuidar hasta mi último latido.


Tomada de: www.eloymoreno.com

sábado, 26 de diciembre de 2015

Reseña: Catalyst (Insignia #3) - S. J. Kincaid

Encontrar al amor de tu vida puede ser una tarea difícil y casi imposible en muchos casos. Siempre corremos con el riesgo de tomar decisiones equivocadas, de elegir a quien no debemos, de dejarnos llevar por el primer impulso, de cegarnos ante lo evidente, de ceder ante presiones externas, de embarrarla con pendejadas y de pecar por cobardes y no ser capaces de tomar riesgos. En otros casos, sin siquiera buscarlo y de la manera más sencilla imaginable, llega ese alguien que nos transforma, que nos cambia la manera de ver el mundo, que nos muestra nuevos universos y hace que nuestra existencia se pinte de mil tonos diferentes, cada uno más vibrante que el anterior. El amor es un golpe de suerte.

Algo parecido a lo que narré en el párrafo anterior me pasó en el mundo literario, pues tal como les conté en la reseña de "Insignia", un día paseándome por las estanterías de la Librería Nacional, y escudriñando en las más reconditas, me tropecé con una portada encantadora y así sin más, sin siquiera darle la vuelta al libro y hojear la sinopsis, decidí tomar el riesgo e invertir en la historia que tenía en mis manos. Sin duda alguna aquel fue un golpe de suerte como el del amor.

Luego del despertar del fantasma y de su desafío al sistema impuesto por Joseph Vengerov y los miembros de la Coalición narrada en el cierre de "Vortex", el segundo tomo de esta trilogía, es el momento de adentrarnos en el tercer y último capítulo de la serie creada por S. J. Kincaid. El libro del que les contaré en esta ocasión es "Catalyst", el cual ve la luz gracias a V&R Editoras y que espero Ediciones Urano traiga pronto a Colombia.

Luego de un accidentado reencuentro con su padre, Tom regresa a la Aguja Pentagonal para descubrir que las reglas de juego en su hogar han cambiado por completo y que un nuevo orden se ha establecido allí. Nuestro protagonista y sus amigos empiezan a ser testigos de hechos que los pondrán alerta para todo lo que está por venírseles encima tanto a ellos, como al mundo entero.

"Catalyst" es por mucho el mejor libro de la saga. Kincaid construye una trama cargada de un sinfín de conceptos de todo tipo, de situaciones de todo calibre y de emociones que transitan desde el éxtasis máximo hasta la desolación absoluta. La autora aprovecha de manera inteligente los elementos que tan bien le habían funcionado en los tomos anteriores, y los lleva a otro nivel con la incrustación de nuevas joyas en la corona, llegando incluso a meterse de lleno en el terreno de lo psicológico. Una carrera de fórmula 1 con sables tipo "La guerra de las galaxias" para combatir en medio de campos de batalla mentales.

Tomada de: hunveesketch.deviantart.com
Con cada una de las escenas vemos una evolución envidiable en Tom, nuestro personaje principal, quien se ve inmerso en incontables escenarios que lograron crear una conexión inexplicable y que por más que quisiera a lo que él personificaba en los otros libros, no había alcanzado con las entregas anteriores. Sufrí, desesperé, amé, arriesgué, peleé, planeé, perdoné, odié, descubrí, morí, renací y viví en carne propia cada una de las mil cosas por las que pasaba Tom en las casi 400 páginas que componen esta obra. Nuestro fantasma se reviste de una fuerza absoluta, la cual le confirió un status preferencial en mi estantería de personajes literarios favoritos. El trabajo de la autora en este aspecto, y no solo con Tom, es excepcional, pues la misma fortaleza con la que lo dotó a él, se la imprimió a un despreciable y maquiavélico Joseph, quien con el pasar de los capítulos despierta tantas, pero tantas cosas, que resulta imposible no odiarlo sin remedio alguno.

Así como lo hizo con las dos caras de la moneda, la autora trae al ruedo en su versión mejorada a todos y cada uno de los personajes con que nos habíamos encontrado en los libros anteriores (Vik, Yuri, Dalton y Neil, por mencionar solo algunos. Debo hacer una mención especial en este punto a la madre de Tom, al inquebrantable Blackburn, a la inagotable y valiente Medusa, y a Wyatt, mi amor platónico y personaje favorito de la saga.

Luego de moverme por muchos lugares, de cercenar mi cerebro con todo lo que la historia me ofrecía, de odiar y amar a todos y cada uno los participantes de esta aventura, de alegrarme y comerme las uñas por tantas cosas que esperaba desde el inicio y tantas otras que llegaron como una bofetada sin merecimiento, me hallé con un cierre inolvidable y cargado de una dosis de sencillez esperanzadora. Un final hermoso para una historia increíble. Cerré el libro con una sonrisa en el rostro y con un hueco tremendo en mi interior.


Poner punto final a algo que te llenó de tantas maneras es muy, pero muy complicado, sin embargo, es necesario dar una despedida sentida a Tom, a la Moza Perversa, al Indiecito Picante, a Yuri, a Medusa, a Joseph, a Vanya, al conejo, a Blackburn, a Neil, a Elliot, a Marsh, a Olivia, a Heather y los que se quedan por fuera de esta lista; seguramente nos encontraremos en los rincones de mi mente muchas veces. 

Para cerrar, tengo que dar un agradecimiento eterno a S. J. Kincaid por regalarme una historia que puede parecer a muchas otras, pero que carga un sin número de factores diferenciadores que se agradecen. Gracias S. J. por hacerme reír como no imaginaba, por tantas ocurrencias, por tantos paseos por el espacio exterior, por tantas clases de calistenia, por tantas charlas en el dormitorio, por enseñarme valiosas lecciones, por darme una nueva y encantadora visión del amor, por darme la tarea de buscar adjetivos para describir tu obra, por plasmar en un universo futurista lo que vivimos y lo que está por venir si mantenemos nuestra forma de vida como la llevamos. Gracias totales por en casi 1.200 páginas, regalarme la saga favorita de mi vida.

http://libletter.blogspot.com.co/2015/03/mi-tiempo-con-sj-kincaid.html

Reseña: Virus (Virus #1) - Alvaro Vanegas

Un sábado en la noche, y más en pleno cierre de año, el plan de muchos es estar bebiendo algo, cenando en un restaurante cualquiera, charlando con sus amigos, viendo los alumbrados navideños o sentados ante un televisor. Por mi parte, decidí cambiar cualquiera de esos planes por estar en la sala de mi casa, frente a un computador, sacando de mis entrañas todo lo que un libro dejo metido en mí; tratando de expeler el virus que inyectó en mi interior un grupo de letras engendradas por una pluma conocida.

El libro del que vengo a hablarles en esta fría noche bogotana, con cobija encima y con un vaso con leche a mi lado, es "Virus", la última obra de uno de mis escritores favoritos, el excelentísimo Alvaro Vanegas, la cual ve la luz gracias a la Editorial 531. Este nuevo hijo llega al mundo acompañado de una portada que debo confesar, me parece un tanto fuera de tono, pero bueno, no todo puede ser perfecto y para gustos los colores.

En esta ocasión nos enfrentamos a una ciudad en decadencia, en donde en cuestión de segundos todo lo que constituía normalidad se ve eclipsado por una horda enardecida de seres salidos de cualquier estándar, de dentelladas escarlatas, de excitación visceral y de putrefacción en cada esquina. En medio del apocalipsis, Iván, un banquero con una vida "envidiable", ve como su realidad toma un tono rojo angustiante, obligándolo a replantearse y repensarse como ser humano.

Desde el primer momento en que abrí el libro fue imposible soltarlo; la manera en que Vanegas describe y detalla el fin del mundo se devela asquerosa, inquieta y magnífica; me hallé corriendo por mi vida en medio de edificios bañados en sangre, escarbando centímetro a centímetro por un rastro de humanidad, por un aliento de esperanza, por un antídoto utópico y por una media naranja extraviada.

Los capítulos se suceden de modo ingenioso, intercalando interlocutores locuazmente, dejando puntos altos cada nada y edificando una historia poderosa, con tintes muy comunes en el género, pero con elementos diferenciadores y sagaces que la convierten en un refresco para la mente.

A medida que nos movemos entre hígados, sesos y una tormenta de racionalidad, nos topamos con unos seres ágiles, fuertes y distintos a los que, desde que George Romero los hiciera famosos, han venido atestando el universo de zombis y demás seres infectados.

Otro, y quizá el punto en el que el aplauso se puede hacer más estruendoso para el autor, es el de la confección de todos y cada uno de los personajes que avivan el fuego de esta apocalíptica obra. Vanegas plasma la naturaleza humana en un grupo generoso y decidido a quedarse en la cabeza del lector; Iván, su esposa Ximena, el valiente e inolvidable Azul (amo los gatos, pero este perro me robó el alma), la cercana Martina, el equívoco Camilo, el ingenuo Alejandro y hasta la deschavetada vieja loca personifican los sentimiento más profundos y los rasgos que nos caracterizan diariamente, eso que nos hace lo que somos y lo que desconocemos, eso que brota en el día a día y que despierta en situaciones extraordinarias. Ovación total por esto.

No imaginan lo bonito que se siente ver a uno de tus autores favoritos haciendo esto.
Rodeado de escenarios infernales, de persecuciones para enmarcar, y estructurado co un toque cinematográfico que se agradece, "Virus" fue mostrándome un trasfondo social exquisito, una crítica a nuestro podrido sistema y a nuestra indiferencia como miembros de una sociedad, todo para terminar de manera fascinante en un cierre que me dejó con el corazón acelerado, con una lágrima en los ojos, con una incertidumbre abrumadora y con las ganas imperiosas de salir a gritarle al mundo: ¡QUÉ HIJO DE PUTA LIBRO TAN BUENO ACABO DE LEER!

Alvaro Vanegas (y la casa editorial por añadidura) lo vuelve a hacer, tomando todo lo que conocíamos de él como autor y potenciándolo de una manera impensable; se reinventa y lleva su trabajo a otro nivel. "Virus" es un libro convulsionado, trepidante y adictivo. Bien tenía razón en esperar por vivirlo para definir la lista de mis mejores lecturas del 2015. Estoy ávido de una dosis más...

Para cerrar esta reseña y saliéndome un poco de contexto, debo felicitar a Vanegas por mantener ese lado humano que lo caracteriza, por meter parte de su vida en la narración, por hacer homenaje a sus maestros, a sus compañeros de batalla, a esos seres que lo han apoyado y que lo han hecho ser lo que es, a los sesos detrás de cada uno de sus pasos por el apasionante mundo de la literatura. Hombre, nunca dejes de escribir, incluso en el fin del mundo, habrá un libro tuyo debajo del brazo desmembrado de algún loco por ahí.

Pdt: No asistir a los lanzamientos de la Editorial 531... Spolean y mal.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Reseña: Mi amigo el demonio - Carolyn Jess-Cooke


De vez en cuando (99% de las veces) pasas por las estanterías de una librería y te dejas perder en medio de portadas, de nombres, de editoriales, de marcas, de rostros, de letras, de sinopsis, de tipografías, de precios, de ofertas, de sagas, de líneas, de historias prometidas... Vaya experiencia bonita es ir a comprar (o mirar) libros.

En una de esas ojeadas virtuales por las estanterías electrónicas del mundo 2.0 de Panamericana Librería, me encontré con un pequeño de portada excepcional y gratamente oscura que hace tiempo, en las estanterías físicas de la misma tienda, había tomado mi hombro y me había pedido que lo llevara, cosa que no pude hacer en su momento pues mi capacidad de sostenimiento era nula, pero le prometí que en cuanto mi vida cambiara y todo fuera color de rosa, iría por él. Pues bien, mi vida cambió, y aunque no vivo el final de un cuento de hadas, si es estoy muy feliz con todo lo que está pasando; esos cambios pusieron dinero en mi billetera, y con ese dinero, era hora de cumplir la promesa que había hecho a ese pequeño (gran) compañero que me estaba esperando.

"Mi amigo el demonio" de Carolyn Jess-Cooke llegó a mí luego de eternos meses de anhelo, de incansables jornadas de indecisión, de curiosas quincenas sin saldo, de muchas lecturas pensando en él... Este compañero llego a mi biblioteca para darme una inmensa sorpresa...

El libro nos cuenta la historia de Alex, un niño de 10 años que vive en Belfast con Cindy, su mamá, y con Guau, su perro. Entre las poco animadas jornadas en el colegio, las constantes escenas de locura de su madre y su nada activa vida social, Alex se refugia en Ruen, un demonio que llega a su vida luego de una serie de sucesos que la parten por completo, para convertirse en su fiel y único amigo. La amistad del demonio llega como un remedio para el día a día del niño, hasta que la cara de la moneda da vuelta y las cosas parecen empezar a cambiar y a mostrar un lado totalmente diferente.

Recuerdo que al ver la portada de este libro me imaginé una historia infantil de letras gigantes, en donde un pequeño conocía a un demonio que lo invitaría a tomar té, a ver los colores del arcoiris, a pasear por el país de las maravillas, a comer helado en un concierto de los minions, a descubrir que el mundo tiene solución, convertir su triste existencia en un cuento de hadas y enseñarle que no hay que juzgar un libro por su portada. Pero la vaina era totalmente diferente, pues al abrirlo, me llevé una sorpresa de dimensiones mayúsculas.

"Mi amigo el demonio" no es un libro para niños, no tiene un tamaño de letra exagerado ni está repleto de dibujos para hacer que los más pequeños se animen a leer. La literatura infantil no es el espacio para Alex y para Ruen.

Tomada de: http://www.gla.ac.uk/
Carolyn Jess-Cooke me sumergió en un mundo oscuro, lleno de indiferencia y dolor, de soledad, abandono y desesperación, en donde la niñez no debería desarrollarse, pero en donde desafortunadamente lo hace en casos incontables y no solo en los libros. La vida de Alex y de quienes lo rodean es un constante ir y venir de emociones que te quitan el piso y te pican la cabeza sin remordimiento alguno; es inquietante el modo en que te pones en los zapatos del pequeño y vives en carne propia su tristeza, su necesidad de afecto y su búsqueda de cuidado. La prosa de la autora va tejiendo un thriller de manera impensable y que hilo tras hilo se hace casi perfecto.

Pero no todo es negro en esta obra. La vida de Alex tiene momentos de lucidez y una que otra sonrisa, que resultan refrescantes en la construcción de una historia que te conecta manera tal, que pasé muchos días pensando en todo lo que iba conociendo de ella y en como acabaría.

Alex no es el único interlocutor, pues en esa tarea lo acompañan su madre, una mujer devastada y repleta de amor pero sin la fórmula exacta para darlo; Anya, la psiquiatra del pequeño quien terminará metida de lleno en el mundo que el ingenioso y polifacético Ruen construye; el mismísimo demonio, Ruen, quien entre sus mil transformaciones nos pone un espejo en el rostro para que reconozcamos las mil caras que podemos usar dependiendo del momento en que estemos; o la adorable tía Bev, una mujer, una madre y una amiga inmejorable. Cada uno de estos personajes dan una fuerza abrumadora a esta historia que con el pasar de los capítulos fue sumergiéndome en un océano profundo, sombrío y sin mayor salva vidas que mi propia voluntad.

A medida que Ruen hace de las suyas y la existencia de todos se planta en una oscuridad implacable, pude deleitarme con un tramo final inesperado, agradable, muy bien escrito y en línea con todo lo que desde la primera línea me había ofrecido el libro. Es asombrosa la fuerza con que "Mi amigo el demonio" tocó fibras, me movió la vida y replanteó muchas cosas en mí. 

Esta es una de esas historias que te reta, te obliga, te intimida y que te exige; no maneja una prosa plana pero tampoco demasiado elaborada, aunque puede tornarse pesada y llegar a cansar (y exasperar por momentos); pero si eres paciente, le tomas la cuerda a todo y soportas la cantidad de cosas que el libro tiene para ofrecerte, de seguro te llevarás, como yo, una sorpresa increíble, una lectura para la eternidad y unas cuantas lecciones de vida que dan un sentido acertado a lo que Alex, Ruen y Anya tienen para contarnos.


Reseña: Pétalos de hielo - Beatriz Navas


Colombia ha vivido, vive y quien sabe por cuánto tiempo más vivirá envuelta en la violencia, las drogas, los narcotraficantes y la corrupción. El país se ha acostumbrado a ello, no nos digamos mentiras. Parte de esa realidad ha infectado la sangre que corre por la venas de nuestra televisión, de nuestro cine, de nuestro arte y de nuestra literatura.

No es raro pasar por una librería y ver que los títulos nacionales más vendidos son aquellos que hablan de todos esos temas que para nuestro diario vivir se han vuelto clichés. Pero hay un mundo diferente detrás de la puerta oscura de esta literatura, que ya sea bien o mal escrita, propositiva o no, tiene plagado nuestro mercado literario y crea una visión única ante los ojos externos de lo que como país tenemos para proponer.

Este año me dí a la tarea de buscar, encontrar, leer, vivir y dar un espacio a esos personajes que han querido salir de los estándares, que han empezado a buscar otros caminos, que han dejado de apostar a los seguro y han puesto su boleta al caballo que no es favorito en la carrera. En esa búsqueda he descubierto a Alvaro Vanegas (uno de mis escritores favoritos), a Carolina Andújar, a Margarita Arenas, a Sergio Ocampo Madrid, a Tomás González, a Gabriela Arciniégas, a muchos otros que se quedan fuera de la lista, y a la encargada de dar vida al libro del que vengo a contarles en esta oportunidad.



Beatriz Navas es la autora de "Pétalos de hielo", novela ganadora en el año 2014 del premio del Consejo Editorial de Autores Boyacences, obra que llegó a mi gracias a la difusión que la Fundación Fahrenheit 451 hizo de la misma, y a la generosidad de la misma Beatriz, quien acompañado de una magnífica dedicatoria, me obsequió este libro, y con él, una parte de su vida y de su ser. Gracias infinitas por ello.

"Pétalos de hielo" nos cuenta la historia de Juliana, una joven inocente, alegre y "muy de su familia", como decimos aquí en Colombia, la cual un día ve llegar un ejército de larvas cargadas de corazones, que luego del debido proceso, explotaron en una lluvia de alas y tonalidades para bailar en su estómago y enseñarle la parte bonita de lo que es enamorarse. Ese sentimiento es el que la llevará a salirse de su zona de confort y emprender una vida diferente, en la cual descubrirá que no todo es color de rosa, que además de las lindas mariposas amarillas, hay otras negras de alas gigantes que resultan aterradoras, y que el amor también puede destruirnos.

La manera de escribir de la autora me permitió engancharme de inmediato con una historia interesante, con un lenguaje sencillo, enmarcada por desafortunados errores editoriales, que si bien resultan molestos hasta cierto punto, no opacan la receta llena de misterio, amor, con tintes psicológicos y con escenarios exquisitos que el libro propone.

Fui caminando de la mano con Juliana por calles de la fría ciudad, por la oscuridad de su elegante cuarto, por la soledad y los resquicios de amor que se iban presentando, por la solemnidad y el misterio de un príncipe escarlata, por la casa de muñecas que se hizo su escondite, por las mermadas aceras de aquello que muchos llaman el sueño americano, por los pueblos de mi país bañados de historia y de belleza, y por las profundidades de la escabrosa y siempre majestuosa mente humana.


Premiación CEAB 2014. Tomada de: boyacanoticias.com

En mi viaje por cada uno de los capítulos, pude encontrarme con un grupo muy reducido de personajes que encarnan perfectamente una situación que parece salida de la realidad, pero que pasa, y mucho; allí donde el amor muta y tal como hacen las flores, se marchita y desdibuja el paisaje. Juliana, nuestra protagonista, enmarca todo aquello que se ha ido perdiendo con el pasar de las generaciones, toda esa ingenuidad e inocencia que parecen una aguja en un pajar por estos días, una mujer que debe tomar decisiones para cambiar su rumbo; Santiago, un hombre que lo ha tenido todo aparentemente, pero que esconde millones de cosas detrás de su fachada intachable. Además de ellos a lo largo del libro nos encontraremos con Alejandro, con "la otra", con los padres de Juliana, con algunas batas y trajes quirúrjicos, y con mi personaje favorito, María Fernanda. Necesitamos muchas como ella en este mundo.

Al dar los pasos de cierre, me tope con un final que como algunas partes del libro, sentí acelerado y algo predecible, pero sin duda esperanzador y necesario de difusión. 

"Pétalos de hielo" es una carta de presentación plagada de elementos positivos, de lecciones necesarias, de un mensaje poderoso y de intenciones plausibles. Ha sido un gusto reafirmar que la literatura colombiana va más allá narcos, de putas, de droga, de youtubers y de historias repetitivas y sin propuestas. En Colombia hay mucho talento y es nuestra tarea descubrirlo y disfrutarlo.


Reseña: Bestias - Gabriela Arciniégas

Suena la alarma, la mente aún no está lista pero no hay nada que hacer; el día debe comenzar. Los párpados se obstinan en abrirse, el aliento nauseabundo nos pide un rato más entre las cobijas, pero es hora de una ducha y de obligarnos a empezar el día antes de lo deseado. Salimos afanados a ponernos prendas que usualmente no usaríamos, a someternos ante una corbata o colgarnos en tacones (según sea el caso), a disfrazarnos para luego succionar un desayuno sin disfrutarlo, lavarnos los dientes en 15 segundos, y salir corriendo a embutirnos en calles colapsadas y repletas de otras miles de personas que como nosotros, han empezado su día de la misma manera.

Luego de eso nos sentamos ocho horas (si bien nos va), con un ínfimo tiempo de almuerzo, frente a un computador para hacer algo que en muchos casos no nos llena, no nos hace felices, pero que si nos absorbe y nos drena la existencia con cada segundo que pasa. Aguantamos los gritos absurdos de nuestros jefes, las idioteces y banalidades de nuestros compañeros de oficina, para luego de una extenuante jornada, salir a embutirnos nuevamente en calles, absortos de nosotros mismos y despreocupados de los demás. Llegamos a casa y no saludamos a nadie, nos tiramos al sofá, encendemos el televisor para ver la misma mierda de siempre, miles de muertos que poco nos importan, niños muriendo de hambre los cuales no sentimos, robos e injusticias que nos pasan como la vida misma. Somos uno más del montón, somos seres sin razón. Somos bestias.

Esa última palabra es la que da título al libro del que vengo a hablarles hoy. "Bestias" de la colombiana Gabriela Arciniégas. Esta obra llegó a mi gracias a un inesperado, pero infinitamente valioso regalo de la editorial Laguna Libros.

Este libro esta compuesto por 11 historias que nos presentan personajes monstruosos, irreales, despreciables, encantadores, por muchos momentos fascinantes, y por otros aterradores. Personajes como ustedes o como yo, que en medio de un mundo sin rumbo se encaminan día a día por situaciones tan comunes como inusitadas, sedientos de un trago de vida, hambrientos de algo más.

En medio de sus escasas 128 páginas, "Bestias" descubre el innegable talento y la iluminada mente de Gabriela Arciniégas, una autora con cierto bagaje en el oscuro mundo de la literatura, y que seguramente mucho conocen por sus "13 relatos infernales", pero que para mi era totalmente desconocida. De igual modo nos enseña el exuberante y experimental talento Rafael Díaz, quien es el encargado de dar un toque de vida a las 11 bestias que se pasean entre cada una de las historias. Ambos se llevan mi eterno agradecimiento por la mejor dedicatoria de la galaxia conocida y las muchas por conocer. Del carajo.

Esclavitud, experimentación, seres asquerosos y vanguardistas, cucarachas encantadoras, rebeliones inesperadas, mutaciones y deseos sorprendentes hacen parte de lo que nos propone la autora, qué con una prosa elaborada y envidiable, nos regala una lectura sencilla e inquietante. En medio del terror y la fantasía que baña este libro, Gabriela pone al lector a reflexionar sobre sí mismo, sobre su cotidianidad, sobre que tan alejado está de hacer de la ficción su propia realidad, sobre si en realidad tenemos la vida que queremos, o si simplemente estamos viendo el reloj girar. Gabriela me dejó antojado.

Una colombiana más a mi lista de sorpresas del año; 11 historias que nos cuentan pesadillas o quizá sueños que alguna vez nos abordaron; un hombre lobo certero y tierno como pocos en el universo; y un teratoma encantador que sigue dándome páginas de vida, párrafos de tiempo, capítulos a mi extracto bancario y sagas de felicidad.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Mi tiempo con Sebastian Fitzek

Luego de una recomendación inesperada, pero absolutamente grata y necesaria como lo fue “El sonámbulo”, abrí la puerta de la compleja y enredada mente del invitado del día de hoy al blog. Una voz que desde Alemania retumba en el resto del mundo y que espero siga dejando sin poder dormir a más de uno por muchos años más. He aquí mi tiempo con Sebastian Fitzek…

Fuente: www.kriminetz.de


- ¿Cuándo eras niño soñabas con ser escritor?

No. Yo quería ser jugador de tenis o baterista. Luego, estudié leyes y obtuve un trabajo en una estación de radio. Me tomó mucho tiempo darme cuenta de que me gustaba contar historias. Empecé a escribir entre los años 1999 y 2000 (a los 28 o 29 años de edad).

- La mente humana… Una maravilla.

Siempre he pensado que la mente humana es como un mar profundo. Repleto de misterios sin resolver.

- ¿Qué se siente ser un best seller?

Me siento como un personaje viviendo mi propio thriller psicológico. Aun no sé si es algo verdadero o tan solo un sueño.

- ¿Qué tal tu visita a la Feria del Libro de Buenos Aires en Argentina?

Fui invitado por mi editor para hacer parte de la feria. Fue una experiencia increíble. Pensé que conocería algunos lectores, pero luego me encontré con cientos de aficionados en la feria.

- ¿Por qué Michael Ende es una de las mayores influencias dentro de tu carrera? Yo también amo su trabajo.

“La historia interminable” fue uno de los primeros libros que leí en mi infancia. Esa obra me abrió un mundo completamente nuevo, es capaz de hacer al lector parte de la historia. Un respiro para la mente.

- ¿Cómo definirías tu trabajo?

Thrillers psicológicos.

- ¿Cuál es tu lectura actual?

“El marciano” de Andy Weir. Un gran libro de ciencia ficción.

- ¿Cuál es el lugar favorito de Sebastian Fitzek para escribir?

Un escritorio con una gran vista. Me gustaría que fuese frente al mar o en medio de un bosque.

- Ojalá algún día tengas la posibilidad de visitar y disfrutar de mi país, Colombia. Sería un total gusto conocerte.

Lo espero también.

- ¿Conoces alguna palabra, frase, expresión o cualquier cosa en español?

Conozco algunas palabras como “te quiero”, pero sin duda alguna, la frase más loca con la que me he encontrado es “vivo con los enfermos”. Cuando estuve en España me quedé con unos amigos que estaban algo enfermos. Intenté hablar con el médico.

- Una escritora uruguaya, Cecilia Curbelo, me recomendó tu trabajo y ahí empezó todo… ¿Algunas palabras para esta devota promotora?

Querida Cecilia, muchas gracias por recomendar mi trabajo y apoyarme. Espero tengamos la oportunidad de conocernos en persona en un futuro cercano.

Tuyo, Sebastian.

My time with Sebastian Fitzek...

After an unexpected, but absolutely free and necessary recommendation as was "The nightwalker", I opened the door of the complex and tangled mind today invited to this space. a powerful voice from Germany came to worldwide. A voice hopefully continue for many more years. Here’s my time with Sebastian Fitzek...

Credits: medien-mittweida.de


- When you were a child dreamed of being a writer?

No, I wanted to become a tennis player or a drummer. Later I studied law and got a job at a radio station. It took a long time for me to find out that I love to tell stories. I started writing 1999/2000.

- The human mind... A marvel.

The mind is like the deep see. Full of unsolved mysteries.

- How did it feel to become a best seller?
                                                                                                                            
I felt like a character in my own psychothriller. I did not know if this was true or just a dream.

- How did it go at Buenos Aires, Argentina?

I was invited by my publisher to attend the book fair. And it was so amazing. I thought I would meet a few readers, but then there were hundreds of fans at the fair.

- Why is one of your biggest influences is Michael Ende? I love his work.

“The Neverending Story” was one of my first books that I read in my childhood.
It opened up a whole new world and turned the reader into a character who is part of the story. Mindblowing.

- How would you define your work?

Psychological Thrillers.

- What are you currently reading?

"The Martian" by Andy Weir. Great Science-Fiction Thriller.

- What is your favorite place to write?

A desk with a great view. I like to be near the sea or in the woods.

- I hope one day you have the possibility to come to Colombia, it would be nice to meet you .

 I hope so, too!

- Do you know a word, phrase, or anything in Spanish?

I know some words, like “te quiero” but the phrase: “Vivo con los enfermos” might be the most crazy one. When I was in spain I stayed with some friends who had the flu and I tried to call the doctor.

- An Uruguayan writer, Cecilia Curbelo, recommended me your work… Could you devote some words to her?

Dear Cecila, thank you so much for recommending and supporting me. I hope we have a chance to meet in person in the near future.

Yours, Sebastian

Credits: assets.fontsinuse.com

domingo, 13 de diciembre de 2015

Reseña: Zodíaco (Zodíaco #1) - Romina Russell


Suena el timbre y salgo disparado por la puerta del salón, sin despedirme de nadie y sin tomar nota de la tarea que queda para el día siguiente, ya llamaré más tarde para averiguar qué debo hacer. Giro en la esquina del pasillo a 100 km/h (soy algo exagerado) y bajo las escaleras a la velocidad de la luz; salgo del colegio y emprendo una carrera contra el tiempo para llegar a mi casa a la hora asignada. Golpeó insistentemente hasta que mamá abre la puerta, tiro la maleta al sofá, arrojo los zapatos a un lado y tomo el control remoto para cambiar de canal y sentarme frente al televisor. Los altavoces le regalan a mis sentidos el sonido por el que corrí esa maratón, una canción que dice así:

"Caballeros del zodíaco
cuando lanzan su ataque
entonando siempre su canción,
la canción de los mejores..."
 

Una estrategia de mercadeo bien aplicada por parte de Ediciones Urano Colombia me llevó a conocer y a querer leer de manera loca "Zodíaco" de Romina Russell. El lema de campaña rezaba "La novela juvenil del año", y ante una aseveración de ese tipo, era necesario embarcarme en esta aventura y comprobar qué tan cierto era eso. De antemano, un agradecimiento infinito a esa casa editorial por su apoyo constante y por hacerme llegar un ejemplar del libro.

"Zodíaco" se desarrolla en un universo más allá de nuestro entendimiento conformado por doce casas o conjuntos de planetas, cada una de ellos con el nombre de lo que nosotros conocemos como uno de los signos del zodíaco y con características propias y complementarias entre sí. Rho, una chica de 16 años habitante del planeta Cáncer, tiene una habilidad especial para leer las estrellas, y un día durante uno de sus exámenes en la academia detecta un peligro que se cierne sobre las doce casas, un peligro que está más allá del territorio periférico de Piscis, un peligro que proviene de hechos del pasado, un peligro que cambiará por completo todo lo que ella conoce.

Romina Russell. Tomada de miamiherald.com
La temática del libro lucía totalmente atractiva, pero al iniciar su lectura una serie de elementos comunes y exasperantes en lo que constituye la línea de redacción de la gran mayoría de obras de la literatura que conocemos como young-adult, me llevó a desanimarme por completo y a decirme a mí mismo: "Bah, este es otro librete más del montón".

Sin embargo, continúe para saber qué era lo que tenían Romina y Rhoma Grace para contarme y ofrecerme, y me lleve una grata sorpresa. "Zodíaco" se mueve en medio de planetas, de lunas, de majestuosidad, de opulencia, de tecnología, de resistencia, de lugares tan comunes como diferentes, de escenarios inexplicables, de colores maravillosos y de auras indelebles.

La narrativa de este libro denota investigación detrás de ella; el universo de las doce casas está plagado de terminología propia de temas astrales, lo cual exige al lector a ir un poco más allá y salir de su zona de confort, dándole la oportunidad de conocer algo de lo que quizá, como fue mi caso, jamás hubiese conocido de otra manera (algo como lo que me paso con "El marciano" de Andy Weir). Otro de los detalles en los que es notorio el trabajo y el compromiso de la autora, es en darle a la historia un tono visual definitivamente marcado; las descripciones y el detalle con el que cada acto va teniendo lugar dan cuenta de ello y para quienes apreciamos este tipo de cosas, es algo para agradecer.

A medida que iba pasando los capítulos fui absorbido por completo por una historia con un trasfondo social arrebatado y que dentro de todo el sentido salido de la normalidad que muestra, es un reflejo total de lo que está pasando en nuestro presente. Fue muy fácil sentirme viendo las noticias del día a día, en donde la injusticia, la falta de solidaridad, la ausencia de humanidad, los desafortunados efectos del poder y la pérdida de la memoria son el común denominador.

Como en toda historia, aquí los personajes también juegan un papel vital. Rho es una protagonista certera y bien lograda, llena de los miedos propios de la juventud, pero con las mismas ganas de hacer las cosas que esa etapa de la vida nos da, una joven con ganas de ser una llama que no pueda apagarse; ella está metida en un triángulo amoroso que si bien resulta empalagoso, algo forzado y desesperante por momentos, tiene sus instantes de lucidez. Mathias, un Polaris (algo así como un caballero, general o guardaespaldas) de la casa de Cáncer, quien tiene como tarea acompañar a Rho durante su recorrido en esta historia; y Hysan, un caballero de la casa de Libra, son los otros participantes del mencionado triángulo de amor, y a los cuales podrán conocer cuando lean el libro.

 "En un universo de personas que pasan su hoy buscando mañanas, la esperanza es el arma más poderosa que se pueda tener."

Además de los protagonistas, esta obra está plagada de una rica variedad de personajes que alimentan en buena manera el desarrollo de la misma: la inquebrantable e incondicional Nishi, la sabia Agatha, el intermitente Eusta, el pícaro Cassy (mi favorito), las entregadas Lola y Leyla, y un sinfín de nombres con los que nos vamos encontrando página tras página.

Luego de viajar por los cielos libranos, de soñar en el suelo geminiano, de sentir la luz del sol en tierra virginiana, de incrustarme en el Psi, y de conocer de frente a Ocus, el dirigente de la 13a casa del Zodíaco, me encontré con un cierre trepidante, acelerado y emocionante, que desembocó en encontrar la respuesta a la pregunta que me había planteado al iniciar con este libro: ¿es "Zodíaco" de Romina Russell la novela juvenil del 2015?

Mi respuesta es no. Esta obra recurre a muchos escenarios recurrentes y apuesta a los seguro en muchos otros; pero a pesar de ello, "Zodíaco" es una historia con un lenguaje propio, una historia contemporánea e ingeniosa, repleta de fotografías de esa realidad que nos negamos a aceptar. Romina Russell me regaló un universo excepcional y un paseo por todos los rincones del universo y de la mente humana, un tiquete sin regreso por lo más oscuro de nuestra sociedad y lo más claro de nuestra razón. Estoy ansioso por saber cómo continúa la historia...



 Zodíaco