miércoles, 27 de mayo de 2015

Reseña: El octavo clan (El octavo clan #1) - Justine Evans


Sentado en el andén de la casa de la esquina en el pueblo en donde vive mi abuela materna, tratando de escapar del ruido y del licor, habitantes recurrentes en una celebración de fin de año; eran las 11:50 del 31 de diciembre de 1999 (estoy muy viejo) y como muchos otros (estoy seguro), a pesar de la emoción y la alegría típicas de esta época, un pensamiento se daba vuelta por mi mente de manera permanente. "El fin del mundo ha llegado", "se avecinan desastres", "pídale a Dios que lo salve mijo" y cosas así se escuchaban a mi alrededor. Después de todo y como ocurre cada que la bola de heno decide llevar rumores del fin de los tiempos, todo termina siendo una jugarreta y las cosas siguen igual.

Hace unos meses, revisando mi timeline, llegó a mí un tweet de Ediciones B España, en donde presentaban su nueva apuesta dentro de la literatura young-adult; una portada demasiado gráfica para mi gusto, pero que por tretas del destino terminó enamorándome, una sinopsis que soportaba mi atracción ya generada, y el plus de no encontrar en la red nada al respecto de la configuración de OTRA TRILOGÍA MÁS a partir de este libro, me llenaron de argumentos suficientes para hacerme con este libro, el cual adquirí en su versión electrónica (aunque ya Ediciones B Colombia lo trajo al país). Compra un ebook, salva un árbol.

"El octavo clan" de Justine Evans nos transporta a la ciudad de Nyork, antigua Nueva York, unos ciclos solares en el futuro, en medio de un panorama distópico en donde el agua se ha tragado la vida del planeta, dejando apenas rastros de lo que tiempo atrás fue la humanidad. Los edificios más altos se convirtieron en islas en medio del mar infinito. Las nuevas condiciones de vida en la tierra generaron cambios en la estructura de los seres que sobrevivieron, y partiendo de esto, el orden social y jerárquico se estableció a partir de la creación de clanes.

El libro acude a fórmulas ya conocidas dentro de un género algo saturado; sin embargo, Justine Evans nos regala una historia frenética, con contados baches, fuerte, que avanza de manera estrepitosa, pero que no confunde ni suelta al lector. Me mantuve al borde de principio a fin.

Un punto importante, como en cualquier otro libro, se da con los personajes. La autora acude a lo que hemos podido ver en otras distopías al momento de crear a los habitantes de su obra, pero los mejora y les da toques diferenciadores muy interesantes. Nuestra protagonista es Syren, una joven perteneciente al clan de los pastores de algas" que desde el inicio se ve cargada con una maleta de responsabilidades que por momentos la sobrepasan, envuelta en un triángulo amoroso que la alimenta y la destruye al mismo tiempo, insoportable y a la vez encantadora; esta figura geométrica del amor la cierran el obstinado Wren, otro pastor de algas, y Logan, un joven sin clan de nacimiento, pero que es el encargado de dar color a todo en esta historia. Personajes de todo tipo y para todos los gustos, construidos de manera fascinante, descritos de forma correcta y curiosamente pertinentes. Destaco al misterioso Lark, a la encantadora Ibis, a la valiente Ladybird, a la impredecible Fairy, a la inquebrantable Mantis y a mi favorita, la detestable, sensual e inquietante Cheetah. Delicioso personaje.

Tomado de: www.leerhacecrecer.com
Distritos, facciones, colores, castas, clanes... Aquí hablamos de otra fórmula trillada, pero que por la interesante narrativa manejada por Evans, toma un aire diferente. La descripción que se va dando de los clanes que se hacen presentes de manera importante en este libro (techs, raiders, voladoras, predators, constructores de puentes y pastores de algas) resulta bastante acertada. Las hojas van avanzando, la historia toma forma y en medio de una apropiada descripción, me fui metiendo en el corazón de cada clan, en su sentir, en su forma de pensar, en su territorio y en sus relaciones.

Si hubo algo con lo que me deleité, además de Cheetah y de lo adictiva que resulta la forma en que se cuenta la historia, fue con el escenario; me emocioné cruzando puentes en busca de unos minutos más de vida, corriendo en medio de oficinas abandonadas para escapar de los selachiphormes, adentrándome en la Estatua de la libertad o recorriendo la majestuosa Cúpula. Me gocé este peligroso paseo como no imaginan.

El tramo final, al igual que el resto del libro, va a la velocidad de la luz, cargado de acción y de escenas asombrosas y por ese mismo motivo, no tenía duda alguna de que fuera un libro auto conclusivo... pero el cierre deja todas las puertas abiertas y si bien las ganas de saber que va a pasar son muy grandes, me sentí algo decepcionado al ver en lugar de un punto final, puntos suspensivos.

"El octavo clan" de Justine Evans es una distopía como muchas otras, con toques más adultos de lo que estamos acostumbrados, llena de clichés y situaciones repetitivas en este tipo de literatura, pero con una fuerza única que la hacen destacar. Una obra a tener en cuenta.

domingo, 24 de mayo de 2015

Reseña: La revolución (La doctrina de la mortalidad #2) - James Dashner

Vamos por la calle caminando, disfrutando del día, con un helado en la mano y la mochila con un libro (como siempre) colgada del hombro, pasando por la vida sin más, sin esperar nada; pero sin quererlo, podemos terminar encontrando al amor de la vida. Sin buscarlo. Sin previo aviso. Lo sé, soy algo exagerado jajaja

A pesar de las críticas negativas y malos comentarios que en su momento recibí sobre "El juego infinito" de James Dashner (autor de la trilogía "El corredor del laberinto"), la primera entrega de la saga de "La doctrina de la mortalidad", decidí leerlo y hacerme mi propia opinión al respecto. Fue una buena decisión. Jashner me seguía enamorando.

"La revolución", segunda tomo de esta trilogía, llegó sin que me diera cuenta, a pesar de que aguardaba de manera poco habitual, por saber qué había pasado con Sarah y Bryson luego de lo sucedido en la senda, qué tenía planeado Kaine para el Sueño y el Despertar, y como tomaría Michael la información recibida sobre su origen. Ese éxtasis plasmado en el final del primer libro es el punto de inicio de esta segunda parte. Vale recordar que este libro todavía no ha llegado a las librerías de Colombia, pero lo hará próximamente de la mano de la editorial Penguin Random House. Pero si como yo, no aguantan las ganas, el ebook es una excelente opción.

El amor fue nuevamente a primera vista: si en la portada previa el azul era el protagonista, aquí el amarillo es el color dominante en medio de la ciudad divisada por Michael desde el último piso de un edificio. Luego de leer el libro esto cobrará mayor significado y al menos en mi caso, el gusto fue creciendo.

Después de pasar por difíciles pruebas y recorrer la "Realidad Virtual" en un viaje peligrosamente asombroso, Michael tenía a Kaine frente a frente. El encuentro desembocó en la inesperada noticia de Michael era un tangente y que toda su vida no era más que una fantasía, generada en "Sangre Vital Profunda". Un tren lo estrelló de frente y lo derrumbó. La manera en que Dashner da un giro a lo que fue este personaje dentro de la primera entrega, lo replantea y lo saca a flote dentro de sus nuevas circunstancias, es sublíme. Creo que en esta ocasión no exagero. El resto de personajes siguen estando a la altura. Mucho cuidado con Weber.

La narrativa plagada de sorpresas, acción y misterio, ya es sello del autor; por momentos me sentía leyendo apartes de alguno de los libros de "El corredor del laberinto", pero luego de pensarlo, la misma obra me retractó y me hizo darme cuenta que me encontraba frente al estilo Dashner, ante ese singular toque ya característico en el maravilloso trabajo de este hombre.

Esta segunda entrega pierde complejidad; la sentí más rápida y digerible, sin duda alguna más sencilla. Todo esto hizo que disfrutara mucho la lectura, que devorase sin descanso letra por letra, que me sorprendiera y emocionara de maneras que no lo hice con el primer libro.

El número de la página iba creciendo y con este, las magníficas secuencias de acción que con ayuda de mi mente iban tomando forma, los diferentes escenarios que gracias a mi imaginación y a la atmósfera desarrollada por el autor, potenciaban lo que la historia me iba dando. Un trabajo en equipo entre escritor y lector que viví y disfruté. Para ponerlos en contexto, cree una banda sonora para varios apartes del libro y con eso lo digo todo. El final es algo raro, no tan fuerte como el cierre planteado en la entrega anterior, pero sobresaliente en muchos sentidos.

No me queda más sino recomendarles darse un paso por esta historia, seguir los pasos de Michael dentro de este universo inusual, en donde lo que es, no es lo que parece ser... o como sea. 

Reseña: Crónicas del amor oscuro - Roberto Arévalo Márquez

El 23 de mayo del año 2015 ha sido un día para la historia, no solo de la comunidad LGBTI en el mundo, sino para los derechos humanos. Irlanda se convirtió en el primer país en aprobar la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo, dando así un espaldarazo a la igualdad, al respeto de las diferencias y al reconocimiento de la diversidad. A propósito, me permito citar las palabras de Aodhan Ó Ríoridáin al respecto:


Hace ya un mes que leí el libro del cual quiero contarles hoy, y a pesar de haber tenido muchas ganas de escribir sobre este, siempre pasaba algo que me hacía dejarlo a un lado y pasarlo por alto, pero siento que un hecho histórico como el mencionado previamente, es la oportunidad perfecta para hablar de "Crónicas del amor oscuro" de Roberto Arévalo Márquez.

Llegué a este libro mientras compraba "Mal paga el diablo" de Alvaro Vanegas, y al leer su sinopsis y ver que era de libre descarga (ya lo dieron de baja) me dije: ¿por qué no? Poco tiempo después y revisando mi biblioteca virtual, decidí darle una oportunidad.

"Crónicas del amor oscuro" nos cuenta la historia de Juan y Fernando, dos jóvenes con vidas, por así decirlo, "normales", con destinos aparentemente alejados, en situaciones diferentes, pero que como todo habitante en el pañuelo que resulta el mundo, terminan encontrándose y viendo como sus caminos tienen aún muchos rumbos por construir.

Un corazón de chocolate (o al menos eso es lo que yo veo) en medio de un fondo negro, adornado con letras blancas hacen de esta una de las portadas más simples y poco llamativas con las que me he topado durante este año, pero no se puede juzgar a un libro solo por su portada... Lo abrí y empecé a escuchar lo que Juan y Fernando tenían para contarme.

Esta es una historia de amor que se va tejiendo entre los conflictos internos de los personajes, su lucha por aferrarse a la "normalidad" y a los parámetros de aceptación de la sociedad, entre los diferentes sucesos que van poniendo a prueba sus relaciones personales. Una historia de amor llena de matices, de sube y bajas como cualquier otra, pero con un trasfondo social y una crítica interesante ante la realidad que viven las parejas del mismo sexo. También se habla de religión, de la iglesia (dos cosas completamente diferentes, pilas pues) y de cierta manera, de política; temas con los que también me encontré en "Ruega por nosotros" de Alfonso Carvajal, libro que aborda una temática similar, con una visión diferente, pero con un mismo punto de destino.

Con el pasar de las páginas, el trabajo de campo de Arévalo Márquez inmerso en la construcción de este libro se hace notorio: el proceso de dar identidad a los protagonistas, la creación de los escenarios a que estos se ven abocados por los momentos de reconocimiento que van viviendo, los ambientes en que dichos momentos van teniendo lugar, las descripciones al "mundo de ambiente" en que los personajes se van desenvolviendo y los diferentes choques y encontrones sentimentales que se van dando lugar son acertados y muy bien tratados.

Haciendo hincapié en lo que a personajes se refiere, debo mencionar que la manera en que la mayoría de estos se logran y se dan lugar dentro de la historia es un aspecto a destacar del libro. Me encontré Juan y Fernando, dos hombres llenos de miedos, de prejuicios, de soledad, pero que al mismo tiempo y cada uno a su manera, emanaban fuerza y ganas de comerse el mundo, ganas de amar, ganas de sentir, ganas de vivir. De igual modo me topé con una encantadora María, mi personaje favorito en todo este cuento; y que hablar del parche de amigos de Fernando, pues todos y cada uno personifican las distintas caras que puede tomar el dado al momento en que una verdad puede salir a la luz. Debo hacer una pequeña mención a la madre de Fernando y a la familia de Juan; dos polos increíbles y que revisten de crudeza y de valentía esta historia.

Este libro me brindó momentos de júbilo, de tristeza, de alegría, de impotencia, pero sobre todo de esperanza, de sufrimiento que me jodieron la cabeza y de gozo que se hicieron pompas de jabón en mis ojos

¿Y el final? Sorpresas y hechos que no se me pasaron en ningún momento por la mente. No diré más.

Tomado de: www.bbc.co.uk
Vivimos en un mundo en donde aún y después de todo lo que ha pasado, (victorias tan importantes ante sucesos tan absurdos como que un hombre de color o una mujer no pudieran ejercer su derecho al voto, se han logrado), ser y pensar de manera distinta se considera un delito. Vivimos en una sociedad intolerante en donde los derechos humanos se ven violentados a diario, pero en donde muchos aún luchan por generar cambios, por generar espacios de discusión, por hacer de la igualdad y del respeto algo universal. Considero que este libro es un instrumento más para hacer más viable la consecución de todo esto.

A modo de cierre, quiero citar uno de los párrafos que sirve como conclusión al libro. Es sincero e inspirador. Una definición del amor que todos deberíamos aprender:

"Éstas son las crónicas del amor oscuro. Historias de gente que ama y siente de una forma diferente o al menos se cree diferente. En realidad, estas historias tan solo relatan las vidas de aquellos que alguna vez ganaron y otras perdieron; amores frustrados, escondidos y a veces desinhibidos. Crónicas de gente que un día arriesgó y de otros que simplemente esperaron un mañana mejor. De gente que se resignó a las normas de una sociedad que no ve más allá de sus propios prejuicios y de gente que resistió los golpes que le dieron historias no muy diferentes a las que vivieron un hombre negro que un día se atrevió a amar a la hija de su amo, al joven atrevido sin dinero que se enamoró de una chica de bien, de una chica hermosa que un día se presentó en casa con su novio extranjero, de la mujer que antes de casarse descubre que está enamorada de su mejor amiga y manda todo a la mierda por vivir su historia o los dos chicos jóvenes que se conocen en la negociación de la venta de un terreno y descubren que entre ellos, más allá de la terquedad del mundo, lo que hay es simplemente amor".

Un tema que me toca y que nos toca a todos como seres humanos. No olviden que no hay que ser para defender.

viernes, 22 de mayo de 2015

Reseña: Los gatos guerreros - La hora más oscura (Los cuatro clanes #6) - Erin Hunter

Llegué a la serie de libros de "Los gatos guerreros" y a la saga "Los cuatro clanes" gracias a la suerte, gracias a mi amor por la literatura y a mi pasión por esos majestuosos animales que con un "miau" me parten en dos. No saben cuanto agradezco haberme perdido en el bosque y presenciar todo lo que Estrella de Fuego y los demás me regalaron. Llegó la hora del final... Llegó "La hora más oscura".

Este es el sexto y último libro de la primera saga que compone esta maravillosa serie de libros que llega a Colombia de la mano de la Editorial Océano.

En "Huellas peligrosas", el quinto libro y penúltimo episodio de esta aventura, nos quedamos con la muerte de Estrella Azul, la líder del Clan del Trueno, a manos de los perros que llegaron al bosque por intervención de Estrella Tigre, el nuevo líder del Clan de la Sombra; esto desencadenó el nombramiento de Corazón de Fuego como líder del Clan del Trueno. Ahora el destino de su Clan y todo el bosque estaba en las patas de Estrella de Fuego. Aquí es donde "La hora más oscura" ve el amanecer.

Sin duda alguna este es el capítulo más oscuro de toda la saga y la prueba del crecimiento y fuerza que el colectivo Erin Hunter fue capaz de inyectar a la historia a medida que esta se desarrollaba, la capacidad de superación y de sorprender al lector, pues cada vez que pensé encontrarme ante un hecho cumbre, los autores se encargaban de mostrarme que tenían ases bajo la manga por doquier y que de algo que parece tan sencillo como la vida de un gato, se pueden sacar nueve y hasta más vidas de maravillosas aventuras.

Estrella de Fuego hace su aparición en esta portada de cierre, ya como líder de su clan. No es mi portada favorita, pero este personaje debía ser el encargado de cerrar.

Ante el fracaso a medias, o triunfo a medias (según como se le quiera ver) del plan de Estrella de Tigre en su ataque al Clan del Trueno, el líder del Clan de la Sombra continuó trabajando y buscando una forma de vengarse y desatar toda su ira y resentimiento en contra de sus antiguos aliados.

Los personajes, me atrevería a decir que en su totalidad, han sido construidos de manera magistral, cada uno a su modo, cada uno en su bando, cada una dentro de sus posibilidades; la historia se alimentó de manera increíble y sorprendente de todos ellos, se hizo fuerte, me regaló sonrisas, me robo un par de lágrimas, me llenó de angustia y de felicidad, de emoción y de tantas cosas que en este último tramo también se hacen presentes. Nimbo es mi personaje favorito de este libro; Carbonilla mi favorita de toda la saga.

La llegada de nuevos gatos, la consecución de nuevas alianzas y la reconstrucción de otras, la angustia de un líder naciente y la desesperación de otro frustrado son la ruta que va encaminando página tras página el desarrollo de este capítulo final.

No quiero extenderme más pues siento que ya he dicho mucho, y si bien el final me resultó apresurado, el brillo de la obra en conjunto no se opaca de ninguna manera. Gracias a la vida por ponerme cosas como estas en el camino... Es hora de "La nueva profecía".



Reseña: El cuarto de los deseos (Mi hermanastro #1) - Dani Cubides

La señorita Mónica Pradilla, administradora del canal en Youtube "Los libros de mamá", fue la encargada de presentarme el trabajo de una nueva autora, de hablarme de su contenido, de su propuesta y del fenómeno que representaba la misma: aproximadamente 21 millones de lectores en Wattpad era la carta de presentación para lo que Dani Cubides se traía entre manos.

A medida que empecé a empaparme de todo lo que estaba pasando con esta señorita, leer la sinopsis de su libro, escuchar algunas entrevistas que hicieron a la misma, entre otras cosas, mis ganas por leer "Mi hermanastro" se fueron haciendo más fuertes; cree muchos prejuicios y comentarios negativos sobre lo que esta obra ofrecía y necesitaba tener un soporte pleno para ellos, alimentarlos o quizás, darme cuenta lo equivocado que estaba. Valga recordar que esta historia llegó a las librerías de la mano de la Casa Editorial Planeta. Gracias a la misma Mónica, quien me prestó el mencionado libro, pude meterme en este y descubrir el motivo por el cual tanta gente seguía la historia. 

"El cuarto de los deseos" es el primer libro de la serie "Mi hermanastro", el cual nos cuenta la historia de Valerie y Nick, hermanastros (sin vínculo sanguíneo vale aclarar) quienes no se soportan; Valerie es una niña dedicada, amante de la música y de los libros; y Nick es uno de los típicos "chachos" dentro del colegio. Dicen por ahí que del amor al odio hay solo un paso, y por cosas del destino, esta frase se toma por completo la vida de estos dos personajes.

Lo primero que me encontré en este libro, fue con una portada muy bien lograda, en donde una guapa Valerie me daba la bienvenida a su "trágica y sorprendente" historia. Al abrir el libro vi otro punto que llamó bastante mi atención y radica en el tamaño de fuente algo exagerado y en las excesivas márgenes. Un libro de 150 páginas que termina habitando más de 300.

Traté de borrar todos los prejuicios e ideas que tenía al respecto de este libro y me dispuse a leerlo... La forma en que Dani va creando la historia es sencilla y cotidiana hasta cierto punto, lo cual permitió meterme de lleno y leer sin pausa durante un buen rato. Una narrativa que cualquiera puede seguir fácilmente.

Con el pasar de las páginas y de los días en la vida de Valerie, me fui topando con situaciones jocosas que me robaron sonrisas, con ciertos escenarios conocidos y en cierto modo bien construidos; pero al mismo tiempo con una historia superficial y llena de clichés; me sentía viendo un remix de comedias románticas de Adam Sandler, con un toque de la vida de Daniela Franco (de la serie "Padres e Hijos" por si no la tienen presente), con retazos de la saga "After" y con un lamentable aire a la sobrevalorada "50 sombras de Grey"; y la cereza del postre llega al ver que esta historia iba a empaquetarse en una serie de libros. Más cliché juvenil para donde. Tengo que mencionar que no he leído (y creo que no leeré) la obra de Ana Todd ni la de E. L. James, pero por lo que he escuchado, leído y revisado al respecto... Sigamos.

Otro punto que no puedo dejar de mencionar y que es evidente al leer el libro, consiste en los saltos de tiempo en que la misma se construye y que terminan haciendo notoria la falta de experiencia y de compromiso por parte de una autora que dice querer seguir escribiendo, y peor aun, la ausencia de trabajo de un equipo editorial; al parecer para Planeta, el trabajar por ofrecer un producto de mediana calidad, no es lo más importante (basta con observar las novedades de la casa editorial durante la Feria del Libro de Bogotá en este 2015 para notarlo).

Tomada de feriadellibro.com
Pasando a otro aspecto y para seguir hablando del libro, debo felicitar a Dani por crear un personaje insoportable, odioso y molesto en dosis absurdas como lo es Valerie; esta señorita representa tantas, pero tantas cosas y generó tal desprecio de mi parte, que no me queda más que reconocer a la autora por el trabajo inmerso en la construcción del mismo, pues dar vida a un personaje que despierte sentimientos y sensaciones tan marcadas y fuertes en los lectores, sea cual sea el motivo, es algo meritorio. El resto de la plantilla es muestra un trabajo bien manejado hasta cierto punto, en donde se dio mucha importancia a personajes que no la requerían como Paula y en donde a mi modo de ver, se desaprovecharon baluartes como Tom.

Saliendo un poco del tema y abriendo una puerta que "Mi hermanastro" me permite, tengo que mostrar mi preocupación en lo que compete a la situación actual de la literatura juvenil en general, en donde las editoriales, los autores, las redes sociales y los promotores de lectura juegan un papel muy importante. Los jóvenes están empezando a interesarse cada vez más por el mundo literario, pero ¿qué clase de contenido están ofreciendo las editoriales?, ¿qué está aportando la literatura juvenil a las nuevas generaciones? y ¿a quién estamos dando espacio en nuestras bibliotecas? Los jóvenes leen, pero ¿qué están leyendo?

Al cerrar el libro, los sentimientos encontrados estuvieron a la orden del día, puesto que si bien me parece importante que plataformas como Wattpad estén visibilizando tantos esfuerzos y talento que muchas veces se queda sin explotar y sin mostrarse ante el mundo, es preocupante encontrarse con editoriales que en busca de lucro publiquen cosas sin pulir y llenen de contenidos que dejan mucho que desear el ya marchito mercado de la literatura juvenil.

Para terminar, debo aplaudir la forma en que Dani mediante Valerie, me regaló una definición pura, sin mayores complicaciones, pero con una fuerza inexplicable de lo que es el amor. Un mensaje con el que me quedo.

lunes, 11 de mayo de 2015

Reseña: Todas las hadas del reino - Laura Gallego

En el vientre, durante noches de llanto y teteros, en medio de una tarde no tan normal como debería, entre lecturas para el colegio, una mañana frente al televisor, sentados en un biblioteca, en un bus con rumbo incierto, al lado de la persona que amamos, incluso sentados en el baño… Los cuentos nos han acompañado desde antes que vimos la luz del sol y seguramente nos acompañarán hasta que nos despidamos de la vida.

Gracias a las redes sociales, especialmente a twitter, he logrado descubrir libros por montones, antojarme y ver un poco más allá. “Todas las hadas del reino” de Laura Gallego llegó a mi desde España, gracias al mundo 2.0. Debo recordar que ya está en Colombia gracias a la editorial Penguin Random House (una de sus novedades durante la Feria del Libro de Bogotá 2015).

No conocía a Laura Gallego, ni la extensa lista de títulos que su mente ha regalado al mundo, ni mucho menos el gigantesco grupo de seguidores que aman su trabajo… y con toda razón lo hacen.

La portada de este libro fue lo primero que me llamó la atención; en primer lugar, amo el color verde, y en segundo lugar, la dinámica en ella implícita es de aplaudir. Una bella portada y nada más por decir.

“Todas las hadas del reino” nos cuenta la historia de Camelia, un hada que aceptó la vida de madrina, una joven con cientos de años encima, trabajadora como pocas y comprometida con sus ahijados como ninguna.

La historia de Camelia y todo lo que la rodea es fascinante; reí con sus absurdos ahijados, me enamoré de su dedicación y compromiso, me perdí en el bosque en donde se ubicaba su casita, me deslumbré con castillos que fueron escenario de mil aventuras, me sorprendí con la mágica sencillez de la pluma de Laura y de la vida de un hada madrina. Este libro tiene una narrativa rica en detalles, la cual me permitió identificarme de manera inmediata con el entorno que proponía, con los personajes que le conforman y con la historia que propone.

Desde la primera letra, hasta el punto final, es imposible dejar de querer seguir leyendo; es una lectura adictiva, encantadora, sin pretensiones y sin lenguaje rebuscado; Laura me tomó de la mano y me invitó a un paseo por un mundo maravilloso, en donde los recuerdos de aquellos cuentos de los cuales aún soy adicto, se hicieron nuevamente presentes y en donde nuevas aventuras me envolvieron y me llenaron la vida de mil y una sensaciones.
 
Tomada de www.abc.es
Este cuento largo, como muchos otros, está lleno de magia y de lugares maravillosos, y por supuesto, de personajes de todo tipo. Ancentrales misteriosos como Ren, niños insufribles como Arlinda y Arnoldo, princesas desesperadas como Verena, caballeros sin igual como el humilde e impredecible Simón, hadas entrañables como Lila o como Gardenia, y un personaje exquisito como lo es Camelia, quien dentro de miles de matices que la llevaban desde un extremo a otro, que la hacen uno de esos personajes que se quedan marcados en nuestra piel, que nos roban sonrisas, nos llenan de ira y nos piden a gritos unas cuantas lágrimas, es el hada madrina y la amiga que todos quisiéramos tener. Un personaje que tengo metido en el alma y que seguramente no borraré nunca.

La historia es una caja de colores en todo el sentido de la palabra; puede mostrarte tonos pastel, otros más vivos, combinaciones conocidas y otras que Laura va creando, para luego oscurecer el papel y llenar todo de una negro aterrador. Este cuento es una lección de vida, un reflejo de lo que somos, de la ingratitud que nos haces sus títeres de vez en cuando y de las gratas sorpresas que puede traerte la vida cuando menos las esperas.

Para terminar, debo contarles que me siento realmente feliz luego de leer este libro, y más aún, de descubrir a la maravillosa Laura Gallego. Una obra y una autora que debería tener un espacio en toda biblioteca.

Dicen por ahí que el príncipe azul (o la princesa en este caso), siempre está más cerca de lo que parece, simplemente nos negamos a verle.


jueves, 7 de mayo de 2015

Mi Feria del Libro (Bogotá 2015)


Lo que me dejó la Filbo :)
En un país en donde una persona lee en promedio 1.5 libros al año, es todo un gusto contar con un espacio como la  Feria del Libro de Bogotá, en donde se dan cita las grandes casas editoriales, otras más modestas, otras que se están abriendo paso, los lectores y un montón de actores que dan fuerza y le apuestan a este encuentro.

Desde primero de bachillerato, hace mucho tiempo (la vejez llega, nada que hacer), y gracias al buen rendimiento en clase de Español (modestia aparte), tuve el placer de integrar un pequeño y privilegiado grupo de estudiantes que visitarían la feria ya mencionada. Desde ese momento, año tras año, edición tras edición, quizá saltándome un par de ellas, hice parte de este evento, como lector en formación. Mi salario de estudiante no me permitía hacer grandes compras, pero siempre me llevaba algo.

Este año, ese lector en formación ha llegado a otro nivel; he leído como nunca antes, he descubierto géneros maravillosos, he descubierto autores de todo tipo, he tratado de alimentarme y estructurar opiniones respecto a la situación actual de la literatura en conjunto, enfáticamente de la literatura juvenil, revisado el papel de las casas editoriales en todo este cuento, revisado blogs y canales de youtube inmersos en la materia… En fin, los libros tienen acaparada una parte importante de mi agenda.

Al trabajar en una editorial (de literatura jurídica, valga aclarar), tengo la posibilidad de asistir a la feria con mayor facilidad, pero este año no quería ir en modo trabajo, sino en modo visitante, en modo comprador, en el modo que debe visitarse un evento de este tipo. Cuatro días en la Filbo, solo uno de trabajo.

Vamos a empezar hablando de lo positivo

Vía +Ministerio de Cultura 
El número de familias que vi este año durante mis visitas a la feria es de alegrarse; papás y mamás de la mano de sus hijos descubriendo mundos, consumiendo historias, familias buscando conexiones. Fue una grata, pero grata sorpresa encontrarme con esto. Ver un papá buscando con su hija cuentos, un hijo enseñando a su mamá todo esto de la realidad aumentada en los libros… simplemente encantador.

La oferta. Las grandes editoriales se fajaron, se vinieron armadas hasta los dientes con novedades por doquier. Mención especial para Penguin Random House que les dio un espacio importante dentro de la feria a los autores colombianos de trayectoria y creo que eso se vio reflejado en las ventas.

Vía @filbogota
Macondo. La elección del país invitado a la feria y el homenaje a la obra de Gabriel García Márquez fue realmente soberbia. Los olores, los sabores, las historias, la gallera, los libros, las líneas de tiempo, las conferencias y charlas que allí se dieron lugar. Felicidad.

Las sorpresas

Ver la cantidad de editoriales colombianas que están abriéndose espacio con buenas propuestas, dando oportunidad a nuevas caras, con ánimo, con la mejor energía. No dimensionaba todo lo que se está moviendo en el país en un negocio que podría pensarse, agoniza en Colombia. Terrible equivocación. Aquí destaco a las que se me vienen a la cabeza en este momento: Editorial 531Calixta Editores y Collage Editores.

De igual manera, ver tantas librerías, tiendas y demás para hacer compras. Encontrar espacios como Dislectura, en donde podías encontrar una oferta literaria, que si bien no contaba con novedades, era excelente en todo el sentido de la palabra y que contaba con precios muy, pero MUY atractivos… Libros de $5.000, $10.000 y $15.000 en su mayoría. Se imaginarán como terminó mi billetera luego de pasarme por ahí. Esta librería es solo un ejemplo, porque ofertas hubo en toda la feria, unas mejores que otras, por supuesto.

Vía @megustaleerco
Hablando de ofertas, tengo que hacer dos menciones especiales: la Panamericana está haciendo las cosas muy bien en cuanto a su librería se refiere; una oferta que crece día a día, su editorial metiéndose de lleno en el cuento, la absurda cantidad de promociones que tenían (y que tienen, todos los días en sus puntos de venta) y la oferta de literatura en inglés más fuerte que he visto en las grandes superficies. La otra mención va para Penguin Random House   nuevamente; el 50% de descuento durante el cierre de la feria fue ÉPICO. Nada más por decir.

Fue muy interesante ver como la oferta cultural, más allá de los libros, se hace un lugar cada vez más importante. Se crea un ambiente en donde hay espacio para todos y en donde se puede aprender y apreciar otro tipo de cosas.

Y un aplauso para quienes se están metiendo en las nuevas tendencias y están buscando formas de potenciar la literatura, haciéndola interactiva, más cercana a las nuevas generaciones. Esto de la realidad aumentada en los libros es algo muy chévere.

Ahora vamos con lo malo

Muchos, pero muchos jóvenes visitando la feria, estableciendo relaciones cada vez más fuertes con la literatura, pero ¿qué tiene esto de malo? Aquí les dejo mis interrogantes ¿qué están leyendo los jóvenes? ¿Qué tipo de relaciones están estableciendo con la literatura? Es lamentable ver que con una oferta interesante en literatura juvenil, obras que dejan mucho que desear sean las que estén metiéndose en la cabeza de la mayoría de los jóvenes. Locura colectiva por “La edad de la verdad” del youtuber Juan Pablo Jaramillo, por una serie de libros sobrevalorados como los que componen la serie “After”, o por una obra lamentable, de la cual con leer un par de páginas lo único que me quedó claro es que el afán de dinero carcome el corazón y el alma de la literatura, como lo es  “Mi hermanastro”  de Dani Cubides. Estos son solo ejemplos. Lamentable, repito. Y aquí, la mención especial va para la Casa Editorial Planeta. Lo siento, pero creo que las cosas hay que decirlas.

Vía @oceanocolombia
Bloggers y booktubers. Apartándome de la locura colectiva que también generararon la mayoría de los representantes de estas comunidades cada vez más grande en nuestro país, partiendo de lo visto y alimentándome de comentarios purgados de esa locura colectiva, debo decir que aún estamos muy crudos en la materia; hay muchas ganas, mucho potencial y trabajo por hacer. Los jóvenes tenemos un espacio y un papel importantísimo en la literatura, mucho que aportarle, mucho por construir; esta comunidad tiene mucho por decir y creo que se pecó de superficial en la mayoría de eventos; se notó en muchos casos la falta de preparación. Lo triste en este apartado, es que lo superficial, parece ser lo que se vende. Un problema cultural interesante y preocupante. De igual manera y a pesar de todo, gracias, especialmente, a la Editorial Océano por abrir estos espacios y también al resto de editoriales que están viendo en esta comunidad un aliado importante. Ojo, algunos, como la señorita Katherin Velandia, lo hicieron muy bien dentro de sus espacios.

Y hablando de problemas culturales, el de los robos a los expositores sigue siendo uno increíble, pero que va creciendo con cada edición. El agravante y lo más vergonzoso llega con el saqueo de la primera copia de “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez, robada de Macondo. Esto es para meter la cabeza bajo tierra.

Corferias se queda corto en materia de infraestructura. Baños, espacios libres, zonas para los expositores, plazoleta de comidas. Muy cortos.

Expositores, presentadores y conversatorios. Hombre, la literatura es un negocio, pero un espacio como la Feria del Libro de Bogotá, debe tener implícitos otros valores, otros objetivos. Conocer lo que se está vendiendo, hablar con convicción, la seriedad y el conocimiento a la hora de presentar un evento. Todo eso juega, aunque la mayoría de los asistentes parezcan desinteresados al respecto. Pero ojo, muchos de los conversatorios, charlas y eventos estuvieron a la altura.

Extra...

Vía @editorial531
Para cerrar, dos comentarios: 1. No puedo dejar de felicitar a la Editorial 531, pues dentro de los libros más vendidos dentro de la Feria, Andrés Salgado con su “Martirio” y Margarita Arenas con “Donde guardas tus miedos”, se hicieron presentes. Bravo. 2. Dentro de tanta locura colectiva y material que dejaba mucho que desear, es una alegría inmensa ver a "La Oculta" de Héctor Abad, como uno de los libros más vendidos de la Feria y el libro más vendido en lo que lleva del año en Colombia.

Muchos libros, muchos rojos en la tarjeta de crédito, muchas experiencias, muchos amigos, muchas risas, muchas frustraciones, muchas cosas positivas, muchas otras por mejorar. Gracias a todos y cada uno de los que hicieron esto posible y nos vemos en la Filbo 2016.

*Nota especial para  Cindy Roa  y  Mónica Pradilla,  con quienes descubrimos cuan colombianizado estaba Macondo. Muchas gracias por esperarme, acompañarme, alimentar esta experiencia, enseñarme y hacerme reír.