martes, 28 de abril de 2015

Reseña: Pie de bruja - Carolina Andújar

Este año he emprendido un viaje de conocimiento nacional; nunca antes me había animado, ni mucho menos tenía pensado darme la oportunidad de descubrir el maravilloso y diverso mundo de la literatura colombiana. Confieso, era uno de los muchos que pensaba que en mi país la producción literaria no salía de la obra de Gabo, de uno que otro libro de William Ospina, o de los disparates de algunas editoriales que publican libros “escritos” por Jota Mario Valencia, Amparo Grisales o el último experimento con Juan Pablo Jaramillo, entre otros personajes mediáticos que alimentan las librerías con papel higiénico sobrevalorado. Estaba muy equivocado, hay muchas propuestas interesantes ya disponibles y muchas que vienen en camino, de todo tipo y para todos los gustos.

Después de leer sobre el trabajo de Carolina Andújar en infinidad de sitios web, de escuchar a varios youtubers y revisar varias reseñas de algunos bloggers acerca de “Pie de bruja” y percatarme de, por llamarlo de un modo, la locura colectiva que se estaba generando en torno a esta obra, mi inquietud por el mismo se hizo presente. La navidad 2014 me trajo, entre otros, este libro (con la ternura hecha autógrafo), que está disponible en Colombia gracias al sello Montena de la Editorial Penguin Random House y que ya puede encontrarse en varios países, entre los que destaco España. Enhorabuena para Carolina. Es difícil, pero se puede vivir de la literatura.

Vamos al grano. Lo primero que me encontré en “Pie de bruja” fue una portada realmente atractiva y un diseño de obra que trabajaba en pro del concepto de la misma: detalles como la paginación y el capitulado, solo por mencionar lo más notorio.

Al empezar a leer la obra, me llevé una sorpresa mayúscula, pues teniendo como familia a la literatura juvenil, tan minada de clichés y en donde el síndrome copia y pega parece reinar, “Pie de bruja” me mostraba un trabajo arduo y exhaustivo detrás de todo; fue notoria la labor investigativa por parte de Carolina en lo que respecta a la creación de escenarios, nombre de lugares, ubicaciones, comidas, bebidas y demás detalles que le dan al libro mucho, pero mucho valor.

Tomada de ulibro.com 
“Pie de bruja” se desarrolla en Europa y nos cuenta la historia de Ava, una joven rebelde y salida
del molde de feminidad característico de la época en que se desarrolla todo, una joven habida de conocimiento, una joven amante a la lectura, una joven que se cría sin la presencia de sus padres, teniendo como mayor apoyo a su hermano Marcus y muy cerca su imagen contraria reflejada en la joven Wihelma. Gracias a las historias que escucha durante su infancia de boca de Branka, su nana, Ava desarrolla un gusto especial hacia todo lo que ronda la brujería y lo sobrenatural, especialmente la historia del joven Slaven, y como este terminó convirtiéndose en Pie de bruja; este gusto terminaría siendo definitivo en su vida.

El inicio del libro y la forma en que la autora te va ambientando en el lugar y la época en que todo tiene lugar, es un total acierto; empecé a meterme de lleno en la historia, contento por lo que me estaba encontrando, entretenido por las ocurrencias de Ava y construyendo en mi mente mil escenarios frente a lo que podría encontrarme más adelante. Pero de un momento a otro, con la llegada de la historia de amor que enmarca y es coprotagonista en todo esto, el libro pierde brillo y se torna algo soso y por momentos absurdo. Ava y Slaven constituyen una relación bastante extraña, apresurada, cual cuento de hadas en el lugar equivocado, y por más que traté de ver la construcción de algo tan importante en el libro, terminé por no encontrarlo, o bueno, encontrarlo pero a medias. Iba leyendo y sentía que la narrativa era extensa en algunos detalles sin mucha relevancia y se quedaba corta en otros que me impedían conectarme más y creerme lo que estaba ahí impreso. La lectura del nudo de la historia, me llevó a un estado de exasperación tal, que estaba a punto de dejar a un lado el libro. El amor es importante y bien manejado puede ser el plus que necesite para engancharme, pero en “Pie de bruja” lo sentí forzado y los personajes principales no ayudaban mucho en este apartado. Mi opinión.

Dejando de lado lo mencionado previamente, continué y me di una espera de 30 páginas para reavivar mi interés y matar el aburrimiento en que me había sumergido, y afortunadamente, la trama de la historia tomo un tinte diferente. El papel de la política y la religión en una sociedad es determinante para su desarrollo y en “Pie de bruja”, este par de aspectos, logran dar un vuelco interesante y sorpresivo. Odio a Nemeth con toda mi alma, pero le agradezco todo lo que crea y aporta en la historia.

Hablando del cuerpo de personajes, debo destacar a uno que sobresale y que se robó mi odio y mis aplausos, y es el ya mencionado Nemeth. En este se conjugan tantos elementos destacados, que resulta aterrador ver la exquisitez con se va desenvolviendo y desarrollando, todo lo que aporta a la trama, la forma en que se mete en tu cabeza y siembra rabia, el grado de odio que llegas a sentir por él. Un aplauso para Carolina, pues lograr que un personaje llene de tantas cosas al lector, no es tarea fácil, pero con Nemeth lo logró a cabalidad. En cuanto al resto, en su mayoría, son personajes que suman, como por ejemplo Branka y Wihelma. Para los protagonistas reservé un espacio especial, pues creo que lo merecen; nunca terminé de conectarme con Ava, no le vi ni pies ni cabeza, creo que se ahogó en un mar de lágrimas y ni siquiera el interesante, por momentos tedioso, pero bien construido Slaven, pudo sacarla de allí.

El tramo final lo leí en menos de nada y realmente lo disfruté, a pesar de quedarme con la sensación de que sobraban muchas páginas y que algo de simplificación pudo generar un resultado mejor en esta historia de amor sobrenatural, con tintes de madurez interesante y algunos pecados sin redimir.

Es un gusto ver que en Colombia se hagan proyectos como este y que una editorial del peso de Editorial Penguin Random House los apoyé; y a pesar de que terminé sin encontrar justificación suficiente al amor desbordado de muchos por este libro, debo felicitar a Carolina Andújar, por tomarse en serio la difícil, pero hermosa tarea de dar a luz una vida en la literatura.

viernes, 24 de abril de 2015

Reseña: Los gatos guerreros - Huellas peligrosas (Los cuatro clanes #5) - Erin Hunter

Soy una persona impaciente y que quiere todo para ya. Pocas veces me he comprometido con una lectura como lo he hecho con la saga “Los cuatro clanes” de la serie de “Los gatos guerreros”, pero henos aquí, enamorado de todo lo que la literatura infantil y juvenil tiene por ofrecer.

“Huellas peligrosas” es el quinto libro de la ya mencionada saga, a la que da vida el colectivo de autores Erin Hunter y que llega a Colombia gracias a la Editorial Océano y que se puede encontrar en las diferentes librerías del país.

“Antes de la tormenta” nos dejó Estrella de Tigre como flamante líder del Clan de la Sombra. Mayúscula sorpresa y un inicio perfecto para lo que me deparaba este nuevo capítulo en la historia de los gatos del bosque.

Estrella Azul continuaba sumida en su decepción hacia el mundo debido a la traición que su antiguo lugarteniente y ahora líder del Clan de la Sombra había causado por sus actos frente al Clan del Trueno. Corazón de Fuego, el nuevo lugarteniente de Estrella Azul se vio envuelto entre la sorpresa por los nuevos acontecimientos y la responsabilidad por tener que asumir de un modo u otro la batuta de su clan ante la figura casi inexistente de su líder; sumado esto a la ausencia de su mejor amigo Látigo Gris… La situación no pintaba nada bien.

Las portadas seleccionadas para estos libros son sencillamente magníficas y la de este tomo en particular, con Nimbo Blanco a la cabeza es mi favorita. El blanco le da una identidad y un tono mágico a todo.

En este punto de la historia, las sorpresas siguen siendo el pan de cada día. Hechos inesperados tienen minados cada uno de los capítulos que componen el libro y nuevamente dan un sabor impredecible pero delicioso a todo lo que entre letras se prepara. Cuervo, el viejo amigo de Corazón de Fuego y Látigo Gris cobra una importancia inesperada (pero que si vemos detenidamente, ya tuvo en los primeros tomos de la saga) en ciertos parajes de la historia, pues de este dependerá el destino de la misma y el devenir de los habitantes del bosque, amenazados por el estado de insensatez imperante en Estrella Azul y el mal que se cierne sobre los clanes. De igual manera, parece que el orden que reinaba en su momento entre los cuatro clanes, es una utopía que se vistió de caos y se tomó muy a pecho su disfraz.

Nuevamente el corazón se me hizo pedazos con esta saga, los Erin Hunter tienen muy bien planeado donde colocar sus bombas emocionales dentro de los diferentes libros y “Huellas Peligrosas” no es la excepción. Centellina permite que Nimbo Blanco destaque y de un giro a su participación. Al leerlo tendrán más idea de lo que quiero expresar.

Soy repetitivo con esto y lo sé, pero es difícil no mencionar a cada oportunidad el excelente trabajo que se hace con los diferentes personajes. Las transiciones que se dan lugar con el paso de las páginas y que forman lo que cada personaje termina siendo frente a cada momento, resultan creíbles y son registradas de manera soberbia.

La calma no siempre es una buena señal, y ese es el foco de este libro, que entre tantas sorpresas me trajo momentos que quería que pasaran, pero que al llegar no vi venir y menos imaginé que se desarrollaran como lo hicieron. Este es sin duda el capítulo más oscuro de la historia, pues la maldad llega a su punto más alto y la sangre pinta de otro color el verde característico del bosque. La zozobra es reina.

El final en este tramo y la apertura al cierre de la saga, es dechado. No entiendo como dentro de la sencillez en que se construyen los diferentes diálogos y situaciones que forman esta obra de manera integral, se pueden generar momentos espléndidos y que dejan una marca inolvidable.

Llegó la hora de abrir el capítulo final



Reseña: Mendigo en la Playa de Oro - Jordi Sierra i Fabra

¿Quién no recuerda las listas de útiles para el colegio? Resmas de papel, pegante, bolígrafos, lápices, colores, papel seda, cartulina, tijeras, jabones, marcadores y entre muchas otras cosas… Libros.

Usualmente no leía con mucho agrado lo libros que me pedían para la clase de Comprensión de Lectura o la de Español, pero algunos de ellos lograban captar toda mi atención y se quedaron grabados para siempre en mi vida.

Dentro de mi biblioteca, no todos los libros son míos, algunos pertenecen a mi hermana, y la obra de las que le vengo a hablar hoy, tiene estampada en su primera página la marca “9° B”. Intacto e inmaculado, estaba a la espera de quien lo leyera, pues ella apenas lo saco de su empaque para marcarlo.

“Mendigo en la Playa de Oro” de Jordi Sierra i Fabra llega a Colombia gracias a la editorial Pearson de España; el libro físico pueden encontrarlo en la Panamericana, pero si lo buscan en ebook, la Librería Nacional es buena opción.

Una portada en donde la elegancia y la sobriedad se conjugaban de manera perfecta me recibió y abrió la puerta a la vida de Claudio, un joven de esos que escasean, siempre preocupado por ayudar a los demás. Vale comentar que la portada que veo en las ediciones actuales no es la misma; la que yo tengo es mejor jejeje

Claudio, en pleno inicio de su carrera universitaria, se dedica en sus ratos libres a cuidar a personas de la tercera edad, que por circunstancias económicas o por no contar con nadie que se haga cargo de ellos, requieren del apoyo del personal de voluntarios de Cáritas. Ricardo Pedraza, con más de siete décadas encima, es un señor que nadie aguanta y ahora la tarea de Claudio era ocuparse de él, pues acababa de salir del hospital luego de romperse la cadera y no tenía familiares cercanos que se responsabilizaran de su recuperación. Aquí empieza todo.

La familia, el desarrollo personal, la vida, la muerte y el amor son el insumo de la historia que nos cuenta este libro; un sinfín de situaciones que van poniendo a prueba tanto a los personajes principales como a los secundarios, situaciones del pasado y del presente, que ponen a pensar en el futuro, van tomando lugar y mostrándonos lo impredecible que es la vida, lo loco que es el camino y nuestra labor en nuestro destino. De manera directa o indirecta, a la velocidad de la luz o a la de una tortuga subiendo el Everest, somos nosotros quienes controlamos el 99% de lo que pasa con nuestra vida.

Sierra i Fabra llena de mensajes y conversaciones inolvidables las pasadas 200 páginas que conforman este libro, letras que se convierten en lecciones y que te ponen a pensar, a reflexionar y a hacer una revisión de tus acciones y de lo que quieres hacer.

Leyendo este libro, mi mente desempolvó una serie de recuerdos maravillosos; las manos sudando y el cuerpo inestable ante el maravilloso y aterrador momento del primer beso, esos momentos con los amigos del colegio y de la universidad en donde la única preocupación era hacer una tarea para el día siguiente y en donde las deudas, los compromisos laborales y una serie de situaciones que te complican la vida con el paso de los años no existían; y seguramente quien lo lea se sentirá identificado con otras situaciones, que por una u otra razón, no me tocó vivir.

En ciertos momentos la narrativa resulta sosa, pero al instante recupera ritmo y ocurre algo que te hace olvidar de esos pequeños detalles que quizá no funcionen como deberían.

Al terminarlo, una de tantas cosas con las que me quedé de esta obra y que quiero compartirla aquí, está en tomar riesgos, en vivir y en aprovechar cada segundo que tengamos para ser felices. Les recomiendo disfrutar de la poesías que decoran este magnífico libro en las últimas páginas. "Padre" es pasión y amor en su máxima expresión.

Digerible, sencillo, pero lleno de valor. Una lectura que me robó más de una sonrisa y que seguramente volveré a leer más adelante. Yo también tuve 20 años…

Reseña: Cuatro (Extra Divergente) - Veronica Roth

No es un secreto que la literatura juvenil está tendiendo de manera estrepitosa hacia las distopías, hacia historias en donde los jóvenes son los salvadores de la humanidad luego de hecho que impartieran nuevas condiciones en el orden mundial. “Los Juegos del Hambre” y “El corredor del laberinto”, por mencionar solo algunos, han marcado pauta y han enloquecido a miles de lectores alrededor del mundo, además creando un nuevo fetiche para la industria cinematográfica por medio de las adaptaciones a la gran pantalla de estas historias. “Divergente” de Veronica Roth es otro de los ejemplo en donde las distopías dan un golpe a la mesa y reclaman su lugar entre la lista de best seller literario, para luego abrirse paso en el séptimo arte y convertirse en un producto igualmente rentable.

Luego de adentrarme en el mundo “Divergente”, conocerlo, desconocerlo y reconocerlo con “Insurgente” y abrirme paso a un final de proporciones épicas en “Leal”, pensaba que mi camino por esta saga había terminado… Pero no. Como sucede con muchos otros productos literarios, el ánimo de lucro puede hacer que las historias se extiendan o tengan hijos no planificados. “Cuatro” es una especie de precuela o punto de vista alternativa a la historia creada por Roth y que llega a Colombia gracias a Plaza & Janés y a mis manos gracias a mi hermana, quien curiosamente y frente a todos los pronósticos, me obsequio algo. Punto para ella.

Lo primero que debo acotar, es que fue curiosamente interesante conocer que la historia central de la trilogía, había sido inicialmente concebida para ser contada desde el lado de Tobías Eaton (Cuatro) y no desde la óptica de Beatrice Prior (Tris).

Si bien en “Leal” empezamos a ver como vivía Cuatro todas y cada una de las situaciones que se fueron presentando, la manera en que este libro homónimo al nombre del personaje muestra la vida del personaje es otro cuento y está ambientado en otro momento diferente.
“Cuatro” nos cuenta la vida de Cuatro, valga redundar, antes de que Tris apareciera de manera importante en su camino, antes de verlo convertido en uno de los instructores de Osadía y antes de que la guerra generada por la ambición de los eruditos estallara.

A pesar de que empecé a leerlo con la prevención frente al relleno que pensaba iba a encontrarme, la situación se tornó diferente, pues la construcción de la vida de Tobías antes de convertirse en Cuatro, los motivos que lo llevaron a tomar las decisiones que tomó, los conflictos familiares que mermaron su niñez y adolescencia y la marca que dejó en su existencia la llegada de Tris.

Logré sentir la frustración y desesperación que irradiaba en este personaje, esos sensaciones que a todos nos tocan en algún momento y cuya consecución dentro de la historia es mérito de reconocimiento para Roth, quien realmente vitaliza al personaje y lo construye de manera correcta.

Además de Cuatro, nos encontramos con otros personajes que ya pudimos conocer en la trilogía principal de la saga, como lo son Marcus, Eric, Max y Evelyn, entre otros. Resulta agradable ver desde otra perspectiva a cada uno, que hubo antes de que todo sucediera y las razones de su actuar en ciertos momento de la historia. Por otro lado, la construcción del libro me permitió descubrir y entender muchas cosas que quedaron perdidas en mí luego de terminar los libros previos.

¿Es necesario haber leído “Divergente”, “Insurgente” y “Leal” antes de leer “Cuatro”? Pienso que no. Siento que la historia que cuenta es clara, entendible y funciona; quizá como obra única resulte sencilla, pero puede disfrutarse sin tener conocimiento incluso de la existencia de los demás.

Con este libro cierro un ciclo literario que llevaré conmigo para siempre, pues con todo y sus fallas, me gocé el mundo divergente y me declaro un seguidor ferviente de este.

lunes, 20 de abril de 2015

Reseña: El único e incomparable Iván - Katherine Applegate


Amo las historias infantiles y los dibujos animados. Soy capaz de despertarme un fin de semana a las 7 de la mañana solo para ver “Los cuentos de los hermanos Grimm” sin importar cuán pesada haya sido la semana y cuán cansado me encuentre; me gozo como pocos el plan de ir a cine con mis sobrinos a ver la película para niños del momentos, disfruto y sufro tanto o más que ellos; en muchos casos, ya tengo los diálogos de ciertas películas grabados en mi mente y puedo reproducirlos de memoria. Aun soy un niño y espero no dejar de serlo.

Curiosamente y dentro de lo que puede llegar a generarme todo lo que rodea este mercado, la literatura infantil no se había hecho espacio en mi vida desde que leí “Corazón” de Edmundo Amicis, por allá en el año 2000. Menudo error el mío haberme alejado de este espacio lleno de tanta magia y responsabilidad, un espacio en donde es difícil calar pues competir con videojuegos y conversaciones en línea no debe ser tarea fácil.

“El único e incomparable Iván” de Katherine Applegate llegó a mí gracias a un regalo de la Editorial Océano y su sello Océano Gran Travesía. Con este libro adquirí una boleta al mundo de la literatura infantil y creo que necesito comprar un fast-past…

Iván es un gorila que vive en un circo, por así llamarlo, que tiene residencia permanente en un centro comercial, con funciones a las 2 y 4 de la tarde y a las 7 de la noche.

Una portada que me pintó una sonrisa y despertó mi parte más tierna fue lo primero con lo que me encontré en este libro; la imagen de Iván y Ruby es encantadora sin saber aún cuál es la historia que cuenta. Después de leerla, los sentimientos se elevan al infinito.

La de Iván es una vida como la de muchos animales, los cuales por culpa del cáncer que representamos los seres humanos para el resto de los habitantes del planeta tierra, ven afectada su existencia, violentada su libertad y tienen que olvidarse de vivir una vida normal y feliz; tienen que olvidarse de su naturaleza.

Applegate nos narra de una manera encantadora, en donde por momentos la sencillez roza lo sublime, como Iván, por esas cosas y ocurrencias del destino, se ve abocado a trazarle un objetivo a su vida, un objetivo diferente y que va más allá de ver pasar los días entre plátanos, dibujos y espectadores; y en la búsqueda de ese objetivo, empieza a descubrirse a sí mismo, a ver todo lo que ha perdido, enfrentarse a su realidad y hacer hasta lo imposible por cambiarla.

Este es uno de esos libros que todo mundo debería leer sin importar la edad, pues su mensaje y el trasfondo que permea todo lo que ofrece, es fuerte, inspirador y te llena de propuestas, de ideas, de ganas de cambiar las cosas y te muestra que por más difíciles que parezcan, siempre hay una forma de salir adelante y cumplir lo que te propones.

El libro contiene un trabajo gráfico impecable, que llega al corazón y va muy de la mano a lo que cada personaje aporta en la construcción de la historia. Por ejemplo ¿cómo no enamorarse del luchador e indomable Bob?, ¿cómo no admirar a la inquebrantable y siempre afable Stella?, ¿cómo no llenarse de ganas de cambiar el mundo y de darle una oportunidad a quienes parecen haberlas perdido o quizá nunca haberlas tenido? Iván y sus amigos me transmitieron sus alegrías, sus pesares, sus sueños, sus frustraciones, sus vidas. Admiración total  al trabajo de Applegate.

Más de 300 páginas que no se sienten, que no aburren, que se disfrutan, que se gozan, que se sienten, que se quedan en lo más profundo del ser, que hacen reflexionar y que te ponen a pensar.

Si con “Despertares Atroces” de Alvaro Vanegas descubrí el terror en la literatura, con Iván volví a matricularme en la literatura infantil.

Reseña: Donde guardas tus miedos - Margarita Arenas

Todos llegamos al mundo en diferentes circunstancias, por diferentes razones, en diferentes momentos, con diferentes propósitos y distintos objetivos; algunos llegan al mundo con estrella y otros estrellados.

Desde que asistí al lanzamiento de “Martirio” de Andrés Salgado y la Editorial 531 hizo el anunció del lanzamiento de un nuevo libro, mis ganas de tenerlo y conocer todo lo que guardaba entre sus páginas surgieron sin espera.

“Donde guardas tus miedos” es la opera prima de Margarita Arenas y la nueva apuesta de esta editorial colombiana que va haciéndose espacio en el mundo de la literatura nacional y esperemos siga creciendo. (Aquí pueden encontrar más información sobre como adquirir el libro).

Gracias a un sorteo conjunto entre la editorial, Margarita y Diana Santamaría, una de las booktubers más populares del país, pude hacerme POR FIN al libro (andamos en época de vacas flacas y me decidí a no comprar más libros hasta no terminar el mundo que tengo pendiente). Era momento de meterme en esta nueva historia.

Lo primero que me encontré fue con una portada en un color de paz, pero que transmitía la angustia más pura que pueda imaginarse. Un contraste más que interesante.

Vamos al grano. “Donde guardas tus miedos” nos cuenta la historia de Ana, un joven como muchas en Colombia, con conflictos internos que la definen y que se encargarán de acompañarla en la tarea de escribir el libro de su vida. Una víctima más de la sociedad de mierda en que estamos metidos, en donde las oportunidades no les tocan a todos y vemos como el camino se va tragando a muchos.

Al meterme en el mundo de Ana, me encontré con una lectura sencilla, fácil, digerible, amena, pero que al mismo tiempo toca la puerta, se mete en tu interior, toca fibras y mueve sentimientos de una manera poco habitual. Literalmente compras un pasaje con rumbo desconocido en donde las curvas y las condiciones son inesperadas y puedes pasar del sol encantador a la tormenta indomable.

Margarita Arenas trata de plasmar una realidad que parece lejana y que no nos toca, que afecta a muy pocos, pero es más común de lo que pensamos y debería importarnos a todos. El maltrato a la mujer y la segregación social corren por las venas de nuestra sociedad. El intento de la autora, en mi opinión, se logra de manera correcta y acertada, sin llegar al amarillismo que tiene fregados a la mayoría de medios de comunicación en este país (y sin temor a equivocarme, en el mundo entero), pero sensibilizando y acercando al lector a la temática y a la problemática tan grave que atrapa entre sus letras.

Ana no es la única que sufre en esta historia, pues como sabemos y seguramente hemos podido ver a lo largo de nuestras vidas, la mayoría de problemas tiene origen antes de nosotros y tendrá repercusiones más allá de nuestra existencia. Adriana, su mamá, viene marcada por una serie de momentos que cambiaron por completo su destino, una serie de decisiones que apresuraron sus etapas y que repercutieron tanto en Ana como en el resto de su familia. Roger es un tipo que lo tiene todo, pero al mismo tiempo no tiene nada. Félix es un hombre lleno de miedos, lleno de temores, de debilidades y de frustraciones. Alberto es un personaje encantador, al que lo fácil le complicó todo. Samy es el príncipe azul que se mete en una vida que lo necesita pero que se niega a dejarlo entrar. Este libro está lleno de personajes a los que puedes odiar, de los que te puedes enamorar, a los que logras interpretar pero no terminas de entender.

Además de los personajes, la ambientación que se crea y la cercanía de las situaciones que se pintan al pasar de las hojas es ciertamente agradable. No soy de la época de Soda, pero empecé a tomarla.

El lunar de todo, resulta en la forma en que se pasa del nudo al desenlace, por momentos sentí forzado el desarrollo, sin continuidad. No me conecté del todo con lo que me mostraban los trazos finales de la obra, pero eso no mermó mi admiración por todo lo que encontré en ella.

No me queda más que felicitar a Margarita, pues su libro me secuestró durante un día y medio, y al día de hoy, sigo con la ira y la impotencia a flor de piel, y con felicidad por haberme topado con una historia sincera, sin mayores pretensiones que la de contarse a sí misma, pero con mucha tela por cortar y mucho trabajo por hacer. “Donde guardas tus miedos” es un cúmulo de aciertos merecedor de aplausos y una carta de presentación que deberían darse la oportunidad de vivir.

jueves, 16 de abril de 2015

Reseña: Día 21 (Los 100 #2) - Kass Morgan

Una de las grandes enseñanzas que nos han dejado el cine y la literatura, es que las segundas partes no suelen ser buenas, y digo no suelen, pues siempre hay excepciones a la regla. El libro protagonista el día de hoy es uno de ellos.

Hace un tiempo me enamoré de una portada que me lleno de expectativas y de una sinopsis que parecía resumir lo que sería una historia prometedora; pero debo decir que de “Los 100” de Kass Morgan, fue esa portada uno de los únicos puntos que me permito rescatar, además de un final que contenía todos esos elementos que esperaba del libro, pero que no supieron ser tratados hasta el mencionado desenlace.

Por lo mencionado previamente me decidí a comprar “Día 21”, la segunda parte de esta saga. El libro aún no ha llegado a las librerías de Colombia, pero como yo, pueden comprarlo en su versión electrónica en Amazon, La Casa del Libro o en la Play Store de Google (por solo $16.300). Valga recordar que este libro llega de la mano del sello Alfaguara de la Casa Editorial Penguin Random House, así que esperemos que muy pronto llegue al país en formato físico.

Vamos al grano. “Los 100” nos dejó con el descubrimiento de que los supervivientes no eran los únicos habitantes en el planeta y que la situación a bordo de la nave se tornaba cada vez peor por la falta de oxígeno. Ese es el punto de partido para este segundo tomo de la trilogía.

Lo primero que debo decir, es que en este caso, la portada no es nada agradable, por el contrario, me pareció horrenda y es triste que hayan optado por sesgar gráficamente el libro a lo que es la adaptación a televisión de la saga. Reprochable, pero en términos de mercadeo…

Ya hablando de la historia, este libro es un cuento totalmente diferente a lo que ofrecía su antecesor; es dinámico, emocionante, se siente el avance, te encarreta, te envuelve y logra, al menos en mi caso, transmitir y llevar las diferentes sensaciones de los personajes al lector, no en todo caso, pero si la mayoría. Uno de esos libros que se deja leer y que quisieras no terminar.

A medida que iba pasando las hojas, que nuevos personajes iban apareciendo, que los ya conocidos iban mutando y enseñándome nuevas facetas de sí mismos, y que las situaciones iban haciéndose más y más difíciles, el libro se hacía más fuerte y la historia ganaba peso e intensidad; realmente me sentía feliz leyéndolo.

Otro punto a favor del trabajo de Morgan en este tramo de la historia, fue minarla de sorpresas y hechos inesperados, de esos elementos que te dejan con la boca abierta y te hacen replantear las bases bajo las cuales ibas revisando todo lo que tenía lugar en los diferentes escenarios; por supuesto que hay un par de momentos que pecan de predecibles, pero se borran con lo bien logrados que están los restantes y que son mayoría en este caso. Debo confesar que la sorpresa o verdad que se revela en el tramo final del libro es realmente fuerte y marca un punto importante en todo lo que puede llegar a ser el último libro. Léanlo para saber de qué les hablo.

Una de las mayores críticas que hice al libro anterior, fue que una historia que te vendía acción y emoción por montones, terminaba entregándote un melodrama bastante curioso. Por supuesto que la historia de amor hace parte de “Día 21”, pero los matices que se le dan son más precisos, el rosa se pinta en los lugares justos y si bien por momentos se hace dueña de la escena, no termina por robarse el protagonismo ni empañar la trama central.

¿Y los personajes? Una Clarke envuelta en sus conflictos internos y en el pasado que no la perdona, un Bellamy entre la espada y la pared, un Wells con un aire diferente, una Sasha que inyecta misterio y emoción a la historia, un Luke apasionado y decidido, y una Glass (de la cual estoy cada vez más enamorado) que se lleva los aplausos. Partiendo de esto último, debo decir que lo que pasaba con Glass, Luke y el resto de habitantes de la nave, construía los puntos más altos del libro. La desesperación que enmarcaba los hechos ocurridos en el espacio exterior, el peso que Glass tenía sobre sus hombros, la parte social implícita en todo el ejercicio desarrollado ante la crisis que se vivía en el entorno; todo resultaba apasionante.

Hablando del final, no es tan excitante como el que ofrece la entrega anterior, pero eso se sopesa con la construcción y el buen desarrollo que tiene “Día 21”. Kass Morgan se reivindica por completo frente al bodrio que resulto ser “Los 100”.

Vamos a ver en que termina todo.

lunes, 13 de abril de 2015

Mi tiempo con Blue Jeans...

La literatura juvenil se fortalece y cobra mayor importancia año tras año; nuevas historias, nuevos héroes y heroínas, nuevos romances, nuevas amistades, nuevos conflictos, nuevos rompimientos, nuevos clichés y nuevas enseñanzas van teniendo lugar en la imaginación de un número creciente de autores que se adentran en esta aventura. 

En 2009, con mucha preparación a cuestas, un nuevo habitante se abrió paso en este camino: el español Francisco de Paula Fernández Gonzáles publica su primera novela "Canciones para Paula" y desde ahí el fenómeno Blue Jeans no ha parado de crecer. 

En días pasados tuve el chance de contactarme con Francisco, quien con todas las obligaciones y compromisos del mundo, sacó un rato para charlar. He aquí el resultado...


- ¿Por qué escribir para un público joven? 

Empecé escribiendo novelas juveniles porque mis comienzos fueron en las redes sociales que por aquel entonces solo las usaba la gente joven. Si quería que me leyeran debía adaptar lo que escribía al público al que me dirigía. Pero con el paso del tiempo cada vez me siento más cómodo con este tipo de libros y es un honor para mí poder dedicarme a este género.

- ¿Qué cambios llegaron a tu vida luego del éxito alcanzado con tus obras?

Mi vida ha cambiado por completo. Encontrar el camino en la vida es de las cosas más importantes que te pueden pasar. Ojalá siempre pudiera dedicarme a escribir libros.

- Esta pregunta puede sonar cliché pero ¿por qué Blue Jeans

Blue Jeans es el título de una canción del grupo Sqeezer. El tema no es gran cosa pero lo de Blue Jeans me gustaba. Cuando empecé en Fotolog quería que se me juzgara por mi manera de escribir, que se hablara de los personajes y que se supiera lo menos posible de mí. Por eso, me "oculté" bajo un pseudónimo. Creo que fue un acierto usar el sobrenombre a la hora de publicar.

- Mi hermana te ama; devoró la trilogía de “El club de los incomprendidos”, quedó algo perdida con el final pero... Debo darte las gracias pues desde ahí volvió a adoptar la lectura como parte de su vida.

Saluda a tu hermana de mi parte. Es bonito comprobar que estos libros se han convertido en primeras lecturas de tanta gente y el cariño que los lectores le tienen. Esta aventura no es solo mía, sino de todas esas personas que la están viviendo con tanta intensidad como yo.

- Lamentablemente aquí en Colombia no ha llegado la película pero ¿alguna vez imaginaste que uno de tus libros fuera llevado a la pantalla gigante? 

No, es muy complicado que un libro se convierta en película. No hay muchas novelas juveniles de un autor español que hayan pasado al cine. Es un sueño para los lectores y para mí. Espero que algún día podáis verla en Colombia, donde hay tantos lectores. Desgraciadamente, no es una decisión mía y depende de la distribuidora y de los cines de allá.

- ¿Qué es “Algo tan sencillo como tuitear te quiero”? 

Mi nueva novela. Saldrá el 26 de mayo en España y hemos puesto mucha ilusión y trabajo en ella. Comienzo con otra historia con personajes diferentes que se enfrentan al primer año en la universidad.

- Un sueño por cumplir... 

En cuanto cumples un sueño tienes que seguir con el siguiente. Al final todo se reduce a que los tuyos y tú sean felices.

- La problemática del bullying es el pan de cada día, especialmente para los jóvenes ¿qué está pasando en el mundo? 

Creo que cada caso es diferente y hay que tratarlo de una manera distinta. En el mundo hay muchas injusticias y sucesos que no deberían pasar. El bullying está entre las principales lacras en las escuelas e institutos. A veces es un problema de educación, otras un tema de egos... lo único que se puede hacer es denunciarlo y concienciar a todo el mundo, mayores y pequeños, de que esto pasa y hay que denunciarlo a primeras de cambio.

- ¿Cuál libro estás leyendo en este momento? 

Acabo de terminar el guardián secreto de Dolores Redondo.

- ¿No has pensado en tomar unas vacaciones en Colombia? Aquí tienes seguidores por montones :) 

Los viajes a Latinoamérica son muy largos, costosos y desgastan muchísimo. He estado en Colombia y el trato que recibí fue espectacular. Desgraciadamente, no tengo mucho tiempo para vacaciones y el poco tiempo del que dispongo prefiero gastarlo en viajes más cortitos para no perder muchas horas de vuelo, adaptación al jet lag... Pero Colombia es un gran país y los colombianos unos excelentes anfitriones.

_____________________________________________________________________________


Para cerrar, quiero aplaudir a Francisco, pues dentro de una industria como la literaria en donde el ego y la sensación de divinidad parece revestirse en más de uno, él sabe de donde vino, agradece lo que ha logrado y no olvida a quienes han hecho parte de eso.

Ah, y para quienes como mi hermana, están locos por ver la película en Colombia, les cuento que ya está disponible en Netflix.

jueves, 9 de abril de 2015

Reseña: El mar infinito (La quinta ola #2) - Rick Yancey

Una de las lecturas más amenas y bien logradas con que me he encontrado en este 2015 ha sido, sin duda alguna, “La quinta ola” de Rick Yancey; partiendo de ahí, mis ganas de saber qué pasaría con este intento de acabar con la humanidad, qué le tiene deparado el futuro a Cassie y su hermano, cuál será el destino del pequeño oso o si Evan realmente había partido. No me aguanté las ganas y me sumergí de inmediato en “El mar Infinito”, la segunda entrega de esta trilogía que llega a Colombia gracias a Plaza & Janés.

Lo primero que debo mencionar, es que al ver el nombre del libro, me llegó a la mente una sexta ola; pero el trabajo implícito en ese título, es algo más metafórico y que lleva inmersa la esencia de lo que es la trilogía y que con el pasar de las hojas cada uno de sucesos van sumando a ese propósito. Siguiendo por ahí, la portada que acompaña este tomo contrasta con la de su antecesor, no llegándome del mismo modo, pero sin disgustarme en lo absoluto.

Bueno pues, tiempo de hablar del libro. Al cierre de “La quinta ola”, Cassie, Ben y el pequeño Sammy lograron escapar del búnker gracias al sacrificio (¿?) de Evan y a la más que pertinente llegada del grupo amigo de Zombi; ahora el grupo tomaba un camino incierto hacia rumbo indeterminado. “El mar infinito” no inicia allí exactamente, sino que se adelanta y nos muestra al grupo ya instalado en un hotel que empieza a recibir al invierno y sus inclementes condiciones (temperaturas bajo cero para ser más específico).

La historia que Yancey nos cuenta desde ese punto no es ágil, peca de sosa y carece de la fuerza lograda en la entrega anterior. Los diálogos en muchos casos bien manejados no son lo suficientemente cargados de emoción como para darle mayor ritmo a todo y el libro se sumerge en un mar infinito en donde las olas no existen y la emoción se ve relegada a pequeños momentos durante la primera mitad de este tomo. Créanme, en muchos momentos me paré, tomé un café, prendí el TV, saludé a mis peces, me volví a sentar y repasé muchos parajes ya visitados entre las letras del autor, pero la desconexión era la sensación recurrente. No me enganchaba, sentía que Cassie y Ben perdían el rumbo y salvar la obra les quedaba grande, me sentí triste pues las diferentes situaciones que se planteaban no me llenaban y la lentitud de la narrativa solo me aportaba malas sensaciones.

Hacha es uno de esos personajes secundarios que dentro de “La quinta ola” mostró su carácter fuerte y me dejó muchos interrogantes respecto del papel que desempeñaría en la historia, más allá de hacer parte del cuadrado amoroso allí planteado; desde el inicio de “El mar infinito”, es Hacha quien sembró en mi mayor incertidumbre, pues se hace un lugar protagónico en todo este cuento y su lugar en todo queda en stand by. Es Hacha y ese papel que empieza a desempeñar en la historia lo que sirve de salvavidas al libro, lo revitaliza y lo llena de fuerza, de todo eso que Yancey había ofrecido y que parecía incapaz de mantener con más de la mitad del libro ya leído. Es este personaje tan lleno de fuerza, de valentía, de tantas cosas que le dan un giro interesante a todo, quien saca la cara por esta parte de la saga; su historia es emocionante, todo lo que tiene que atravesar te mantiene al borde del colapso y fue la inyección que me mantuvo pegado y pasando hojas a un ritmo inesperado hasta llegar al desenlace del libro.

Además de esto, desde que Hacha hace su regresa triunfal, el resto de los personajes y las situaciones en que se sumen, parecen tomar un aire nuevo y alimentarse de lo que ya mencioné para reavivar la saga y girar el timón, quizás, hacia un mejor destino.

¿Y el final? Tremendo. Hacha se luce una vez más y mi confianza en lo que puede lograr Yancey regresa, además, mi amor por la saga y mis ganas por saber en que culminará todo.

A modo de cierre, me permito hacer dos comentarios: 1. El precio del libro es excesivo y fue el freno para adquirirlo en físico y recurrir al ebook que es tres veces más económico, al menos en Colombia, 2. El agradecimiento que hace Rick Yancey a su esposa es la perfección hecha letras, es la muestra del amor puro que todos deberíamos encontrar y vivir al menos una vez en la vida, de ese amor que espera, apoya y alimenta. Una sonrisa antes de cerrar este capítulo.


Vía @EdMolino en Twitter

jueves, 2 de abril de 2015

Mi tiempo con Javier Martos...

Una de las grandes cosas que me ha dejado este proyecto, ha sido la posibilidad de conocer un poco más a varios autores, intercambiar palabras y pensamientos. En esta oportunidad traigo la entrevista que hice a Javier Martos, autor de "Promesas de que algún día", entre otras.


- ¿Qué soñabas ser cuando fueras grande?

Tuve varias épocas, supongo que como todos los niños. Durante un tiempo quise ser médico, periodista, jugador de fútbol, director de cine, locutor de radio... pero a medida que te vas haciendo mayor te das cuenta de que tienes que enfocar la vida hacia algo que te permita pagar las facturas. Siempre he querido ser millonario para poder ser presidente de mi equipo de fútbol (Sevilla F.C.), a ese sueño aún no he renunciado, y quizá fuera ese el motivo por el cual al final me licencié en Administración de Empresas en la universidad. 


- ¿Cómo va la situación en España?

Está mal, la verdad. La televisión y los políticos afirman que la situación va mejorando, y a veces uno quiere creer que es así, pero la realidad es que las familias siguen pasando por muchos apuros económicos. Es difícil encontrar trabajo, y los que hay ofrecen salarios bastante bajos. Al menos parece que ya hay luz al final del túnel, aunque haya sido un túnel muy oscuro. Pero la cosa tiene que mejorar mucho todavía. 

- “Quiero ser escritor”. ¿Cuándo lo decidiste?

He escrito toda mi vida. En el colegio, en el instituto, en la facultad... Escribía relatos y los dejaba en el cajón, en el ordenador, o me los imprimía para hacerme mis propios libritos. Mi única lectora era mi hermana mayor. No solía presentarlos a concursos ni a editoriales. Con 16 años escribí un guion de cine de 75 páginas cuyos protagonistas eran mis amigos del instituto, también un montón de relatos (me da rabia que la mayoría se hayan perdido). 

Cuando leí Doce pistas falsas de Jeffrey Archer y La zona muerta de Stephen King, algo hizo clic en mi cabeza y decidí que yo también quería que todas esas historias que tenía en el cajón estuvieran en las librerías de todo el país. Por entonces tendría 20 ó 21 años, y empecé a presentar los relatos a certámenes y a convocatorias de antologías. También di el pasito que me faltaba y me propuse terminar alguna de las novelas que tenía empezadas. 

- ¿Cómo llegaste a "Promesas de que algún día"?

"Promesas de que algún día" es una historia que me rondaba la cabeza desde hacía muchos años. Había visto una película, no recuerdo el título ni los actores, que trataba sobre el secuestro de un niño, pero los criminales no sabían que el pequeño necesitaba medicinas cada pocas horas para poder seguir con vida. Habían elegido el peor objetivo para secuestrar, y a partir de ahí se desencadenaba la acción de la película. 

Desde entonces quise escribir mi propia historia sobre un secuestro, pero quería que fuera uno llevado al extremo, en el que todo se viniera abajo y el trueque niño-dinero se volviera imposible y los personajes sufrieran hasta el límite. La idea la tenía, pero no me decidía a escribir el libro porque me faltaba algo, me faltaba el escenario adecuado. 

Cuando surgió el boom del apocalipsis zombi en España, entendí que esa era la pieza que me faltaba. La historia, el secuestro, se desarrollaría en mitad de un apocalipsis zombi (unos zombis particulares, no los habituales). Esa era la historia que quería contar. Y entonces las palabras salieron solas una detrás de otra. 

- Un día normal entré a una librería aquí en Colombia, vi la portada de "Promesas de que algún día" y no se me borró de la mente hasta que lo tuve en mis manos ¿fue fácil llegar a ella?

La portada del libro creo que tiene mucha fuerza. Estoy muy contento con el resultado. A los lectores les ha gustado mucho. La verdad es que el trabajo de Daniel Expósito (el ilustrador) ha sido excelente. Cuando Dolmen decidió publicarla, me preguntaron si tenía alguna idea para la portada, y les hice un boceto a lápiz (no soy nada bueno dibujando). En mi opinión, el niño protagonista tenía que aparecer en la portada, y por supuesto el osito de peluche que interviene en cierto punto de la historia. Ese osito era fundamental. A partir de ese boceto, Daniel Expósito se puso manos a la obra, y lo cierto es que la ilustración final ha quedado genial. Espero poder trabajar de nuevo con Daniel para futuras novelas. 

- Al terminar el libro, quedé con ganas de más ¿algún día sabremos qué pasó o debo dejarlo a mi imaginación?

La historia de Promesas de que algún día está planificada en dos libros. Desde el principio estuvo pensado así. Quería que el primer libro se centrara en el secuestro, que todo pivotara alrededor de ese punto. Y aunque el libro es autoconclusivo y tiene desenlace, dejé muchos cabos sueltos a propósito. Cabos sueltos que pretendo atar en la segunda parte. El título de la segunda parte es "Deja morir las promesas" y está en proceso de escritura. En esta segunda novela se aclarará qué ocurre con los personajes cuyas tramas están abiertas. Espero que la novela pueda ver la luz más pronto que tarde. Algunos lectores me han preguntado si terminaría convirtiéndose en una trilogía, pero no será así. La historia está pensada para quedar cerrada en dos libros. Si hubiera algún libro más, sería una antología de relatos ambientados en el mismo universo, para expandir algún aspecto puntual o para hablar de personajes que aún tengan cosas que decir. 

- Tu obra al otro lado del mundo, en las librerías colombianas...

Pues ahora mismo creo que solo puede conseguirse Promesas de que algún día. Dolmen tiene buena distribución en países como Colombia y México. Tengo otra novela, coescrita con Jesús Gordillo, que se titula Ojos de circo, y una antología de relatos de terror titulada Una hamburguesa para cenar, pero ninguno de estos dos libros se pueden encontrar en Colombia (al menos por el momento). Para hacerse con estos libros (de la editorial Tyrannosaurus Books) habría que acudir a Amazon u otras plataformas online. 

- ¿Cuál es el lugar preferido de Javier Martos para leer y para escribir?

Leo en todas partes. En el autobús, en la playa, en el sofá, antes de dormir, haciendo cola en algún establecimiento... No tengo problemas para concentrarme. Y siempre leo en papel. No he dado el salto aún a los libros electrónicos. Escribir sí es otro cantar, lo hago en casa, en mi biblioteca. Allí tengo el portátil y un ordenador sobremesa de los que salen todas las historias. Antes ponía música, pero con el tiempo he necesitado el silencio para poder concentrarme. Cuando me pongo a revisar y corregir, sí puedo poner música.

- ¿Cuál libro estás leyendo en este momento?

Acabo de terminar Straight to you de David Moody. Y en español estoy leyendo El arca, de Boyd Morrison. Suelo leer siempre un libro en inglés y otro en español. Y tengo una lista de espera de al menos treinta libros que poco a poco iré terminando.