lunes, 29 de junio de 2015

Reseña: El fin del mundo - Fabrice Colin

Las sorpresas, buenas o malas, hacen parte de nuestro día a día. Encontrar algún billete en la chaqueta que no usabas hace meses, la llegada de un nuevo integrante a la familia, un quiz inesperado... mil sorpresas que pueden tener lugar en nuestra vida.

Durante este año la Editorial Panamericana (si, Panamericana, la librería más grande de Colombia también tiene una editorial) logró sorprenderme de grata manera al meterse de lleno y con mayor fuerza en el mercado, al mostrar otras historias, al generar nuevos espacios y abrir otros mundos.

Dos de las propuestas que con mayor fuerza está promoviendo esta editorial desde la Feria del Libro de Bogotá 2015 son "Nueva aurora" de Jean-Pierre Andrevon, y la protagonista de esta entrada, "El fin del mundo" del guapetón Fabrice Colin. En una de mis visitas a la feria ya mencionada, recibí este libro como regalo. ¿Acaso existe mejor regalo que un libro? Quizás un abrazo.

Antes de entrar en materia, debo acotar que Panamericana, tanto en el papel de editorial como en el de librería, tiene una oferta más que interesante para todo tipo de público. Ya queda en ustedes conocerla, yo cumplo con contarles.

"El fin del mundo" de Fabrice Colin se desarrolla en diferentes partes del globo terráqueo, se vive desde la perspectiva de sus cuatro protagonistas, y se enmarca en el inicio de la tercera guerra mundial. 

Jim, Xian, Hafsa y François, cada uno desde una realidad completamente diferente, pero con muchos puntos de encuentro comunes, intentan sobrevivir a una nueva muestra de la estupidez y el sentido de auto destrucción de la humanidad.

Una portada increíble (y en pasta dura), unas contraportadas alucinantes, un tipo de fuente apropiado, en medio de hojas exquisitas al tacto y márgenes excesivamente grandes; estos elementos me dieron la bienvenida al libro.

La historia y forma en que se narra la misma resultan amenas y sencillas, a pesar de la temática que aborda. El libro se deja leer y no me exigió más de la cuenta para lograr comprenderlo. Un punto a favor que permitirá que cualquier persona que decida abrirse paso por las aproximadamente 200 páginas que componen esta aventura, lo haga sin mayor problema.

Tomado de: es.wikipedia.org
Pasando al tema de los personajes, resulta interesante ver la construcción de relaciones y elementos comunes entre estos, construyendo así uno de los puntos más altos de la obra, a pesar de la sencillez con que se dan. Debo confesar que ninguno de los protagonistas, ni tampoco los personajes secundarios lograron cautivarme sobremanera, pero si tuviera que elegir alguno, sería la compleja Hafsa.

Las situaciones que van teniendo lugar con el pasar de las páginas son otro de los elementos positivos en "El fin del mundo"; y es que a pesar de sentirme decepcionado por una portada que me pintó algo completamente diferente a lo que me ofreció realmente el libro, se nota el trabajo realizado por parte del autor y todo el equipo detrás del mismo en generar diálogos que llegaran al lector y en mostrar escenarios que se percibieran reales y muy bien elaborados. 

Vale comentar que si bien esta obra se hace con algunos de los elementos comunes en las distopías que llevan un buen tiempo tomándose el mercado literario, no personifica lo que realmente es una distopía.

Un libro introductorio con un prometedor desenlace pero sin continuación a la vista, ameno para pasar un rato pero sin ser destacable en absoluto, con un excelente epílogo que resalta por sobre el resto de la obra.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario