miércoles, 1 de agosto de 2012

Cliché personal


Insensato siempre he sido, beligerante convencido;
apatriado de mi vida, pensativo en fuga activa
pero amante detonante, siempre un polvo resonante.

Por el camino escupo tiempo, y desperdicio mi saliva
desorientada ya mi vida, encrucijada y sin salida
¿Acaso el miedo es mi enemigo? ¿Acaso soy un desvalido?
¿Acaso solo no he nacido? Hoy el magma es mi destino.

Recurrente sabio inerte, navegante en el presente
y una guerra abandonada, otras cuantas postergadas
por ausencia de valor, un retórico dolor.

Del averno al mismo cielo, entre piedras y recuerdos;
millón de mares bordeados, un par más a medio rodeados,
en fin perdida está la cuanta, cantinero nuevo trago a esta mesa
hoy me adentro en mis dolores, vivo y lloro sin rencores.

Y con tanto en mi cabeza, se presenta la destreza
y desecho ante su techo, me desplomo cual remedo
me deshago cual poeta, cuya musa huye escueta,
destrozada marioneta, en hojas al viento resuelta.

Vida mía escatimada, adolorida y en sangre moldeada
vino tinto del momento, fiel inerte ante el recuerdo;
remembranza que no cesa, alegría que se estresa 
llanto y risa mal parada, muerte y vida a su llegada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario